La iglesia de Santa Maria la Real de Montserrat. Un gran proyecto inacabado.

Si las obras de construcción de la iglesia de Santa María la Real de Montserrat en la madrileña Calle de San Bernardo hubiesen llegado a buen término, ahora estaríamos ante uno de los templos más importantes de la capital de España. Pero lamentablemente, no fue así. Una vez más la falta de fondos hizo que las obras, iniciadas en 1668, se suspendieran en 1671 y no se reanudaran hasta 1729, para ser de nuevo suspendidas en 1740 “sine die” (lo que en España quiere decir de forma definitiva), cuando solo se había construido la fachada con una de las dos torres previstas, la nave central hasta el crucero y las capillas. Se quedaron sin construir la segunda torre, la gran cúpula del crucero con tambor y linterna, la cabecera y las sacristías. Los basamentos que aun hoy día se conservan nos permiten saber cómo debería haber sido la planta de una iglesia monumental y grandiosa cuya construcción jamás llegó a finalizarse.

Montserrat 2

 Un poco de historia

En 1640, Felipe IV, el Rey Planeta, no solo tenía gravísimos problemas para mantener la supremacía de España en Europa, sino que incluso dentro del propio territorio español tuvo que hacer frente a una serie de sublevaciones y revueltas, de las que una de las más graves tuvo lugar en Cataluña. Decía una antigua estrofa del himno de Els Segadors:

“Amb la sang dels Castelláns, en farem tinta vermella” (Con la sangre de los castellanos, haremos tinta roja)

Retrato de Felipe IV en Fraga durante la Guerra dels Segadors - Velázquez Sigue leyendo