Los esqueletos de la estación de Tirso de Molina

Excavar en Madrid para realizar cualquier obra puede hacer que salgan a la luz historias de todo tipo, y eso que no estamos hablando de Roma, donde sufren verdaderos dolores de cabeza con los hallazgos arqueológicos que continuamente van encontrando. Estoy convencido de que pocas de esas historias os sorprenderán tanto como el macabro secreto que esconden los andenes de la estación de Tirso de Molina en la linea 1 del Metro madrileño, que cuando tuvo lugar lo que os voy a contar a renglón seguido se llamaba Ferrocarril Metropolitano Alfonso XIII.

Plaza del Progreso en 1933

La estación de Tirso de Molina fue inaugurada en 1921 con el nombre de Progreso, que era el nombre que por aquel entonces recibía la plaza situada sobre el solar que había ocupado el Convento de la Merced hasta 1834, cuando fue abandonado y posteriormente derribado tras la Desamortización de Mendizábal.

Obras de construcción de la linea 1 del Metro

Nadie podía imaginar que los obreros que construían la línea 1, al  comenzar a excavar bajo la plaza, descubrirían los esqueletos de los frailes que habían sido enterrados en el pequeño y olvidado cementerio del Convento de la Merced. Sigue leyendo

Anuncios

El Madrid más misterioso tiene sabor a Mahou.

Este verano, Mahou nos propone una cita con el Madrid más misterioso y desconocido. Los únicos requisitos son querer conocer un poco más acerca de la historia, a veces sorprendente, de nuestro querido Madrid y tener ganas de disfrutar de una Mahou bien fresquita ¿Os animáis?

El Jardín del Angel

El Jardín del Ángel, aunque parezca el titulo de una novela de Carlos Ruiz Zafón ambientada en Barcelona, está en Madrid, justo donde comienza la calle de las Huertas, junto a la plaza del Angel. Pero este autentico oasis de verdor, antes que floristería y jardín, fue el camposanto – si, habéis leído bien – de la vecina iglesia de San Sebastián. Por allí pasaban a diario Lope de Vega, Tirso de Molina, Cervantes, Quevedo, Calderón de la Barca, Gongora… o Luis Candelas, el famoso bandolero vecino del cercano barrio de Lavapiés. Nos encontramos, por tanto, ante un lugar lleno de historia y misterio en el que Mahou nos ofrece la posibilidad, hasta que acabe este verano del 2014, de disfrutar de una Mahou en uno de los espacios más misteriosos de  todo Madrid.

Mahou 5 Estrellas

Y ahora, antes de continuar, me voy a la nevera a por una Mahou 5 Estrellas y enseguida os cuento la historia de Mahou, de la Iglesia de San Sebastián, su camposanto y lo que en él sucedió, el Jardín del Ángel y algunas curiosidades y anécdotas que a buen seguro, no dejaran de sorprenderos.

Mahou, la mas madrileña y castiza de las cervezas.

Hijos de Casimiro Mahou

Sigue leyendo

Tras las huellas de San Isidro Labrador.

A punto de celebrar, como cada 15 de mayo, la festividad de San Isidro Labrador, Santo Patrón de la Villa y Corte de Madrid, me parece oportuno proponeros un recorrido por su vida, obra y milagros, a través de aquellos lugares madrileños con él relacionados. ¿Os animáis?

Un breve apunte biográfico.

Libro1 Libro Diacono Juan Gozos a San Isidro Labrador

Isidro de Merlo y Quintana nació en Madrid en el año 1082, en el seno de una familia humilde, en una casa situada en el lugar en el que en la actualidad se encuentra la calle de las Aguas. Tras quedar huérfano a muy temprana edad, se procuró el sustento con diversos trabajos hasta que finalmente se empleó como labrador. Cuando el emir almoravide, Alí ibn Yusuf, atacó Madrid en 1110, el joven Isidro, como otros muchos madrileños, se trasladó en busca de seguridad a Torrelaguna, donde continuó trabajando en el campo. Sería aquí, donde conocería a la que poco después se convertiría en su esposa, una joven llamada María, natural de Uceda, cuya dote matrimonial consistía en unas tierras de labranza en su pueblo natal, lo que hizo que los jóvenes esposos se trasladaran. Fruto de este matrimonio tuvieron un hijo al que pusieron de nombre Illán. Pasados unos años, la familia regresó a Madrid donde Isidro comenzó a trabajar en las tierras de la familia Vargas. Isidro se levantaba de madrugada y nunca empezaba su jornada de trabajo sin haber asistido antes a la Santa Misa. Sus compañeros lo acusaron ante el patrón de llegar tarde al trabajo y cuando Iván de Vargas fue a comprobar si tal acusación era cierta, contemplo asombrado que, si bien era cierto, que Isidro llegaba más tarde que los demás, mientras Isidro oía misa, un ángel guiaba sus bueyes que araban como si el propio Isidro los estuviera dirigiendo.

San Isidro Labrador

En el año 1130, sintiendo que su muerte estaba cercana, Isidro hizo humilde confesión de sus pecados y tras aconsejar a sus familiares y amigos que vivieran en el amor a Dios y la caridad con el prójimo, murió cristianamente. A los 43 años de haber sido sepultado, en 1163 sacaron del sepulcro su cadáver que, milagrosamente se halló incorrupto, algo que los devotos madrileños consideraron como un milagro. Siglos más tarde el rey Felipe III se hallaba gravísimamente enfermo, a su regreso de Lisboa, en Casarrubios del Monte (Toledo), hasta que le fue llevado el cuerpo de San Isidro a sus estancias, y en ese preciso momento, el monarca sanó milagrosamente. Tras este prodigio, el rey intercedió ante el Sumo Pontífice para que declarara santo al humilde labrador, y por este y otros muchos milagros, el Papa Gregorio XV lo canonizó el 12 de marzo de 1622 junto con Santa Teresa de Jesús, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier y San Felipe Neri.

Y ahora, tras este breve apunte biográfico de nuestro Santo Patrón, comencemos nuestro recorrido por Villa de Madrid, siguiendo sus huellas.

Recorreremos el Madrid medieval, con los restos de las antiguas murallas, las iglesias mudéjares, la sorprendente Capilla del Obispo, de estilo gótico-renacentista, la torre mudéjar de la iglesia de San Pedro el Viejo, la Capilla de la Cuadra de San Isidro y la Capilla de San Isidro en la iglesia de San Andrés. Pero también nos acercaremos hasta la Ermita de San Isidro, cruzando el Manzanares, el Museo de San Isidro, donde se encuentra el Pozo del Milagro, la casa de Iván de Vargas, para finalizar en la Colegiata de San Isidro, donde reposan sus restos mortales y los de su esposa, Santa María de la Cabeza. Sigue leyendo

San Antonio de los Alemanes, un tesoro escondido.

La Santa, Pontificia y Real Hermandad del Refugio, junto con iglesia de San Antonio de los Alemanes, antes conocida como San Antonio de los Portugueses, forma parte del conjunto hospitalario fundado por Felipe III en 1604 para atender a los súbditos portugueses residentes en Madrid, si bien la construcción del templo no dio comienzo hasta 1624.

Mariana de Austria - Velázquez

Tras la separación de España y Portugal en 1640 pasó a denominarse Hospital de los Alemanes, cambio de nombre otorgado por la segunda esposa de Felipe IV, Mariana de Austria, debido a que a partir de ese momento, los beneficiarios del hospital pasaron a ser los peregrinos alemanes que se encontraban de paso en la capital del ya decadente y exhausto imperio español.

iglesia1

Las obras para la construcción de la iglesia, según un proyecto delos arquitectos Pedro Sánchez y Francisco Seseña, duraron hasta 1633. Se trata de un templo de planta central elíptica inscrita en un rectángulo, típico ejemplo del barroco, cubierta con una ligera falsa bóveda diseñada por Coloma y Miteli. Su ornamentación fue encargada a los pintores de la corte, Francisco Ricci y Carreño de Miranda y en ella se representa a San Antonio orando, con un cielo sobre grandes arquitecturas fingidas, que alojan imágenes de Santos portugueses, en honor al nombre inicial de la iglesia.

Chueca & Malasaña (197) Sigue leyendo