La Puerta de Alcalá. La obra maestra de un gran arquitecto.

No es Madrid ciudad de grandes monumentos, nuestra querida villa no anda precisamente sobrada en lo que a ello se refiere. Sin embargo, entre todos los que son, hay uno que destaca no solo por su elegancia y belleza, sino también por haberse convertido, junto a la vecina fuente de Cibeles, en  el símbolo de toda una ciudad. Se trata, como no podía ser de otra manera, de nuestra muy querida y entrañable Puerta de Alcalá.

La Puerta de Alcalá (Foto Victoría Cuesta)

Cuando Carlos III llegó a Madrid procedente de Nápoles en 1760, tras renunciar al trono de aquel reino italiano para convertirse en Rey de las Españas, entró a la capital a través del arco triunfal que había sido construido, mas de un siglo atrás, para dar un digno recibimiento a Margarita de Austria, esposa de Felipe III. Sin embargo, dicho arco, había sido construido a toda prisa, por lo que su aspecto dejaba mucho que desear tanto en apariencia como en calidad. Sin duda un acceso a Madrid desde el Este, mas propio de un villorrio que de la capital de España. Ciertamente, Carlos III no se encontró con una gran ciudad, sino mas bien con un villorrio mal construido y peor urbanizado, sucio y empobrecido. Un Madrid, con demasiadas iglesias y conventos, pero con muy escasos monumentos o edificios medianamente interesantes desde el punto de vista artístico.

Carlos III conel habito de su orden (Palacio Real de Aranjuez)

El Rey tenía ante si un gran reto: transformar Madrid, hasta conseguir que fuera una capital digna de España, comparable a otras grandes ciudades europeas. Tras años 29 años de reinado, lo consiguió, aunque solo a medias.

Las otras Puertas de Alcalá, antes de la llegada a Madrid de Carlos III.

Hasta la entrada en Madrid de Carlos III a mediados del siglo XVIII, existieron al menos otras dos puertas llamadas de Alcalá, si bien su ubicación no se correspondía exactamente con la actual. Su importancia como entrada a Madrid desde el Este fue siempre notable, ya que desde allí, enfilando la calle de Alcalá se accedía a la Puerta del Sol, cuya puerta ya había desparecido, y desde allí, siguiendo la calle Mayor, entonces calle de las Platerías, se llegaba al Alcázar de los Austrias.

La primera de las referencias data de 1580, durante la epidemia de peste que sufrió la capital. Estaba la puerta por aquel entonces, situada en el cruce de Alcalá con Barquillo y recibía el nombre de Puerta de la Peste de la calle de Alcalá. En 1599, esta puerta desaparecería, para dar paso, unos metros mas cerca de la actual, concretamente a la altura de la calle Alfonso XI, a la puerta que debería servir para celebrar la entrada en Madrid de Margarita de Austria. Esta nueva Puerta de Alcalá fue obra de Patricio Cajés, quien se encontraba al frente de las arquitecturas efímeras utilizadas en las distintas celebraciones reales.

La Puerta de Alcalá en  la Topographia de la Villa descrita por Don Pedro Texeira. Año 1656

La puerta tenia tres partes bien diferenciadas con un arco central y dos vanos laterales. Toda ella fue construida en ladrillo, a excepción de los pedestales y pilastras, para los que se empleó piedra. Era tan modesta esta puerta que la fachada que daba al exterior de la ciudad era la única que aparecía decorada (la Reina solo habría de ver esta fachada), con obras realizadas en yeso por Juan de pobres y Alonso López Maldonado, que se deterioraron rápidamente, mientras que la fachada interior apenas presentaba ningún elemento decorativo. La decoración estaba formada por las armas reales y de la Villa, con dos figuras representando a Manto y a su hijo Ocno, los fundadores de la ciudad de Madrid según la mitología.

La calle de Alcalá hacia 1750 (Antonio Joli)

En 1636, la Puerta de Alcalá es objeto de una profunda remodelación al derribarse parte de la misma para pasar a ser un puerta con un único arco de apariencia mucho mas pobre que la anterior. Una actuación, consecuencia de las obras realizadas en el Palacio del Buen retiro, que tenía una de sus fachadas pegada al extremo sur de la puerta, mientras el otro estaba encajado entre los muros del pósito construido en 1667, algo mas arriba del actual Palacio de Linares. Teodoro de Ardemans, Arquitecto Mayor de la Villa, sería el encargado de llevar a cabo estas obras, que no se finalizarían hasta1692.

La vieja puerta fue derribada en 1770 al ampliarse la calle de Alcalá, denominada entonces Camino Real de Aragón y Cataluña, para dar paso poco después, a la que todos los madrileños, y los que nos visitan, podemos contemplar en la actualidad, la genial obra de Sabatini

Francesco de Sabatini. El arquitecto favorito de Carlos III.

Sabatini siempre gozo del favor real, y tras su muerte, sería el español Juan de Villanueva quien le sucedería, poniendo de este modo fin a la larga serie de arquitectos extranjeros al servicio de la corte.

Francesco Sabatini Sigue leyendo

Madrid en llamas. La “quema de conventos” de 1931.

La llamada “quema de conventos” fue una ola de violencia dirigida contra edificios e instituciones de la Iglesia Católica, que tuvo lugar entre los días 10 y 13 de mayo de 1931. Los disturbios comenzaron en Madrid, durante la inauguración del Círculo Monárquico Independiente de la calle Alcalá, y rápidamente se extendieron por otras ciudades de Andalucía y Levante, como Málaga, Valencia, Sevilla, Granada, Córdoba, Cádiz, Alicante y Murcia. Aproximadamente cien edificios religiosos ardieron total o parcialmente durante aquellos días. Se perdieron valiosas obras de arte, libros irreemplazables y objetos litúrgicos de gran valor, se profanaron cementerios de conventos y varias personas murieron o resultaron heridas. Y todo esto, cuando aún no había pasado ni un mes desde el 14 de abril de 1931, fecha en que fue proclamada la II República, tras las elecciones municipales celebradas el 12 de abril. Sin duda un mal presagio para el régimen recién instaurado.

“En Madrid el populacho, excitado por unos cuantos miserables, se echó a la calle e inició la estúpida y criminal e inmotivada ofensiva contra las iglesias y conventos, quemando y saqueando. Las turbas echaron sobre la República naciente el primer borrón y la primera vergüenza”. (Alejandro Lerroux)

Monja rescatada del convento contiguo a la Casa Profesa de los JesuitasIglesia de los Carmelitas

No conviene olvidar que, durante los primeros meses de vida de la II República, hubo una clara oposición a todo aquello que representaba la Iglesia Católica, partidaria, como no podía ser de otro modo, del regreso de D. Alfonso XIII, y por tanto, de la monarquía. A la quema de conventos y edificios religiosos, siguió la expulsión de algunos prelados, como el Cardenal Segura, algunas disposiciones constitucionales claramente dirigidas contra la Iglesia, la secularización de los cementerios, la prohibición de los crucifijos en las escuelas, la disolución de la Compañía de Jesús, la ley contra las congregaciones religiosas, y la continua propaganda anticlerical. Mal comenzaba el asunto en un país como España, de profunda raigambre católica. Las dos Españas estaban a punto de mostrar su cara mas cruel.

Así comenzó, y así os lo cuento.

Manifestantes frente a la sede del Ciículo Monárquico Independiente en la calle AlcaládelGrupos de exaltados durante los graves acontecimientos del 11 de mayo de 1931 Sigue leyendo

Cuatro historias de fantasmas

Cuando la noche cae sobre la ciudad, las historias de fantasmas parecen hacerse mas reales. La capital de España tiene muchos lugares y edificios que encierran entre sus muros historias y leyendas imposibles de comprender desde el puno de vista racional. Unas historias en muchas ocasiones espeluznantes y siniestras, que han pasado con los años a formar parte de la cultura popular de Madrid. Hoy os cuento cuatro de estas leyendas.

La misteriosa dama del baile de máscaras.

Carnaval de 1870

Nuestra primera historia se cuenta que ocurrió en el Madrid de mediados del siglo XIX durante un baile de Carnaval, en el que un joven y apuesto diplomático extranjero disfrutaba de todo lo bueno que la capital de España era capaz de ofrecer. Durante el baile, el joven cruzo su mirada con la de una bellísima joven vestida de terciopelo negro, que cubría sus ojos con un antifaz. El flechazo fue instantáneo y el joven diplomático y la enigmática mujer, que aseguraba ser condesa, bebieron y bailaron sin parar durante toda la noche. 

Salida de un baile de mascaras - José García Ramos

Y entonces, en un determinado momento de la feliz velada, la joven insistió al diplomático para que la acompañase a un lugar que quería que conociera. Pese a que solo sabia de ella que era condesa, el diplomático decidió acompañarla. El lugar que la joven queria mostrarle era la iglesía de San José situada en la calle Alcalá. Una vez en su interior, el diplomático vio cerca del altar un catafalco cerrado, en el que la misteriosa joven le aseguro que estaba su propio cadáver y que su funeral tendría lugar al día siguiente. Sin darle tiempo a reaccionar, la joven condesa desapareció y solo pudo pensar que todo lo ocurrido había sido consecuencia del alcohol, además de una broma macabra.

 Iglesia de San José Sigue leyendo

Los tres Rolls-Royce Phantom IV de Patrimonio Nacional.

En 1948, con una España aun desgarrada y arruinada por la tragedia de la Guerra Civil, una España de cartillas de racionamiento y mercado negro, con una inflación desbocada y un gran déficit comercial con el exterior, sumida en la pobreza y el malestar social, sin olvidar la represión del régimen, al general Franco, no se le ocurrió nada mejor, que encargar tres, no uno, no ¡¡¡Tres!!! Rolls-Royce Phantom IV, el summum del lujo automovilístico de la época. Un automóvil pensado y fabricado para reyes y jefes de estado, del que únicamente se fabricaron 18 ejemplares, de los que estos tres, acabaron en España por obra y gracia del general.

Franco - Rolls

Estos magníficos ejemplares de Rolls-Royce Phantom IV, descansan en las cocheras de El Pardo, perfectamente conservados y listos para arrancar al momento, como parte de una de las colecciones de automoviles de Estado más importantes del mundo, tanto por su exclusividad como por su calidad. Los Rolls-Royce de Patrimonio, dos de ellos con carrocería cerrada y un tercero con carrocería descapotable, fueron fabricados de forma absolutamente artesanal por la firma británica H. J. Mulliner & Co. y tardaron cuatro años en llegar a Madrid.  Sigue leyendo

La arquitectura madrileña de Antonio Palacios.

Antonio Palacios, uno de los más grandes arquitectos españoles de la historia, represento para Madrid lo que Otto Wagner fue para Viena, Hector Guimard para Paris, Charles Holden en Londres o Charles Rennie Mackintosh en Glasgow. Fue uno de los principales artífices de la transformación de Madrid en una metrópoli del siglo XX, sobre todo en lo que respecta al eje Gran Vía-Alcalá, proyectando un gran número de edificios en el primer tercio del siglo XX. Afortunadamente, muchos de ellos han llegado hasta nuestros días sin modificaciones importantes que afecten a su gran valor arquitectónico.

Sello Antonio Palacios

La obra madrileña de Antonio Palacios, bien merece que hagamos un breve recorrido por su vida y por los mas significativos de sus, aproximadamente treinta edificios, que aun podemos ver en Madrid, algunos de los cuales, serán objeto de futuras entradas.

Un breve apunte biográfico

Antonio Palacios

Antonio Palacios Ramilo nació el 8 de enero de 1874 en O Porriño (Pontevedra) en el seno de una familia relacionada con la construcción. Desde muy temprana edad  mostró un gran interes por la arquitectura, que sería fomentado por su familia, especialmente por dos de sus hermanos, uno ingeniero y otro topógrafo.

Antonio Palacios - 15-12-1924

En 1892, con 18 años, Antonio Palacios se viene a Madrid a estudiar ingeniería, pero rápidamente cambió de idea y decidió estudiar arquitectura, cambiando de ese modo el rumbo de su vida. Durante sus estudios Palacios se vera influenciado por los dibujos y escritos de Viollet-le Duc y la obra de Antonio Gaudí. En 1900 termina sus estudios de arquitectura y se asocia con su compañero Joaquín Otamendi, con quien se presenta a numerosos concursos, para finalmente, en 1902, lograr el premio por el Proyecto de Puente Monumental para Bilbao, en 1903 el Proyecto de Gran Casino para Madrid y en 1904 el Palacio de Comunicaciones en la madrileña plaza de Cibeles.

Antonio Palacios en 1943

A partir de este momento su carrera, tanto en asociación con Otamendi como en solitario, sería imparable. Antonio Palacios marco sin duda, la arquitectura del Madrid del primer tercio del siglo XX, hasta su fallecimiento, ocurrido en El Plantío el 27 de octubre de 1945 con 71 años de edad. Fue enterrado en la Sacramental de San Lorenzo de Madrid, aunque posteriormente, sus restos mortales serían trasladados al cementerio municipal de Porriño, donde fue enterrado como siempre deseó “baixo unha lousa de granito das canteiras de Vila Fría”, en la que se puede leer: Antonio Palacios – Arquitecto.

Y ahora, recorramos Madrid en busca de los edificios de Antonio Palacios Sigue leyendo

Madrid, 31 de mayo de 1906. Una boda real que acabó en tragedia.

ABC VIERNES 1 DE JUNIO DE 1906. UNA BOMBA DE DINAMITA CONTRA EL COCHE REAL.

EL ATENTADO

“Llegaba la comitiva en medio de vítores y aclamaciones a la parte de la calle Mayor, frente a la calle de San Nicolás. La carroza se encontraba a la altura del nº 88 de la calle Mayor, cuando se oyó una formidable detonación. Eran las dos y cuarto de la tarde. La gente se arremolinó, loca de terror, sin saber ni darse cuenta de lo que hubiera pasado”

“Los cuatro troncos de caballos tordos claros que arrastraban el carruaje ocupado por los Reyes, espantáronse, emprendiendo veloz carrera y arrastrando algunos pasos al caballo de varas del lado derecho, que cayó estremeciéndose violentamente y arrojando gran cantidad de sangre. El cochero, herido también, cayó al suelo desde lo alto del pescante”

“El general Aznar, que estaba ante la Capitanía general, acudió con su Estado Mayor al lado de la carroza de los Monarcas. Se vio á la Reina Victoria asomarse a la ventanilla derecha, sacar el busto fuera y hacer ademanes para tranquilizar a la multitud aterrada. Por la misma ventanilla, y con evidentes señales de la tremenda impresión que había recibido, se asomo el Rey”

Atentado Alfonso XIII 1 Atentado Alfonso XIII 2

Así comenzaba la crónica del diario ABC del día 1 de junio de 1906, en la que se daba cuenta detallada, del atentado perpetrado el día anterior por el anarquista Mateo Morral contra los reyes, cuando tras su boda, celebrada en la iglesia de San Jerónimo el Real, “Los Jerónimos”, se dirigían en su carruaje hacia el Palacio Real, donde poco después debía celebrarse una cena de gala, que se suspendió, como muestra de respeto a las víctimas. Sigue leyendo

De la Casa del Ataúd al Edificio Metrópolis.

Mucho ha cambiado el centro de Madrid desde que el 4 de abril de 1910, el rey D. Alfonso XIII, piqueta en mano, diera comienzo a las obras necesarias para la construcción de la Gran Vía. Todo comenzó con el derribo de la Casa del Cura, anexa a la iglesia de San José, en la calle de Alcalá.

Gran Vía 4 - Casa del Cura Gran Vía 4 (2)

Lo que ahora es una de las principales arterias de Madrid, antes no era sino un denso conglomerado urbano, con decenas de manzanas de casas de vecindad, conventos, iglesias y colegios, apiñados en sinuosas y estrechas calles, que pedían una renovación inmediata, una gran avenida que diera un respiro al envejecido, insalubre y trasnochado centro de la capital.

Iglesia de San José y la Casa del Cura Calle Alcalá 13

Y así, con la expropiación de 33 solares y la demolición de casi 300 casas, 15 calles desaparecidas, cambios y recortes en el trazado de otras 34, como la calle de San Miguel o la de Jacometrezo, 14.000 metros de cañerías y 274 farolas eliminadas, 9.000 metros cuadrados de aceras levantadas, y 29.000 metros cuadrados de adoquines, nació la Gran Vía madrileña. Madrid, por fin, había entrado en el siglo XX.

 Calle Alcalá 18 Alcalá 2 (2)

Entre las víctimas de los derribos necesarios para que tan gran obra llegara a buen término, uno de los más significativos de todos fue el de la llamada Casa del Ataúd, por ser uno de los primeros, por su macabro nombre, y por su situación privilegiada, aunque no estuviera situada exactamente en el futuro trazado de la Gran Vía, sino en la calle de Alcalá. Un edificio de 4 plantas, que debido a su forma y su estrechez, los madrileños, con su habitual desparpajo y sentido del humor habían bautizado con tan macabro y tétrico nombre.

Casa del Ataud 5 Casa del Ataud 1 Sigue leyendo

El Madrid de Valle-Inclán. La ruta de Max estrella.

 Hoy os propongo realizar un recorrido por el Madrid de “Luces de Bohemia. Esperpento”, una de las obras más mordaces de D. Ramón María del Valle-Inclán. Esta obra fue escrita por D. Ramón María del Valle-Inclán y publicada por entregas en 1920, para ser luego revisada y reeditada en 1924. Las sucesivas censuras harían que no se estrenara en España hasta 1970. “Luces de Bohemia. Esperpento” se desarrolla en quince escenas: en las doce primeras, a lo largo de una tarde y noche, el periodista ciego y fracasado Max Estrella y su amigo, el canalla Latino de Hispalis, inician un peregrinaje por las calles de Madrid, hasta la muerte del protagonista al amanecer; en las tres últimas, a lo largo de la mañana, tienen lugar el velatorio, entierro con su final tabernario. Algunas lápidas conmemorativas colocadas en las paredes de ciertos edificios nos van recordando a lo largo del recorrido los sucesivos episodios de la obra.

Valle-Inclán 1

Este recorrido se realiza todos los años en lo que se llama “La Noche de Max Estrella” a fines de abril en Madrid, una manifestación cultural y lúdica, creada a imagen del dublinense “Bloomsday”, por iniciativa del escritor Ignacio Amestoy Eguiguren, bajo el patrocinio del Círculo de Bellas Artes de Madrid y convocada por la Irreal academia del Esperpento. La Noche de Max Estrella recorre un itinerario vespertino y nocturno por algunas calles, plazas, plazuelas y callejones del centro Madrid, rindiendo homenaje a D. Ramón María del Valle-Inclán y a los personajes de su obra “Luces de Bohemia. Esperpento”.

Valle-Inclán 3 Luces de Bohemia

El recorrido rescata lugares, ambientes y escenas que de una u otra manera aparecen en la conocida obra de Valle-Inclán y debe su nombre al protagonista principal de la obra. La I Noche de Max Estrella se celebró a lo largo de la tarde y noche del 23 de abril de 1998. Posteriormente, y con la institucionalización de La Noche de los Teatros en el año 2007, la celebración de La Noche de Max Estrella, se incorpora en la programación de la misma, y a partir de la X edición se celebra a lo largo de la tarde noche del día 26 de marzo, víspera del Día Mundial del Teatro, junto con numerosos y variados espectáculos programados tanto en salas de teatro como en calles y plazas del centro de Madrid. Sigue leyendo

Madrid desde las alturas. Los mejores miradores y terrazas de la capital de España – 2ª Parte.

Hoy os propongo continuar recorriendo las mejores terrazas de Madrid, ya sea simplemente para disfrutar de las maravillosas vistas de nuestra ciudad, ya sea para comer, cenar o tomar una copa huyendo de los calores del verano madrileño y disfrutando de las alturas y su aire mas fresco. Hoy os pido que me acompañéis en un recorrido por las 10 siguientes de mi lista. Espero que disfrutéis.

11. La Terraza del Casino.

La Terraza del Casino 2 ?????????????????

La Terraza del Casino 1 ???????????????????

Casi tocando con la Puerta del Sol, se encuentra una de las mejores terrazas de laciudad. Se trata de la Terraza del Casino de Madrid (Alcalá, 15). Y al frente de su restaurante nos encontramos a restaurante de Paco Roncero, máximo representante de las vanguardias culinarias nacionales. Esta exclusiva terraza que corona el Casino de Madrid, con unas vistas privilegiadas del centro y de las  cuadrigas que coronan la antigua sede del BBVA situada enfrente, sólo sirve un menú degustación especial con platos innovadores y sofisticados elaborados a base de nitrógeno líquido esferificaciones y otros inventos del genial chef. Aquí no sólo podrás ver las estrellas sino que podrás comértelas porque el restaurante cuenta con dos estrellas Michelín. Precio medio: 135 €. Cerrado sábados mediodía, domingos y festivos. Metro: Sevilla o Sol.

12. El Cielo del Urban y La Terraza del Hotel Urban.

Urban 3

Urban 1 Urban 2

Muy cerca, en el lujoso y vanguardista Hotel Urban (Carrera de San Jerónimo, 34), se encuentra una de las terrazas más lujosas de la ciudad. Destinada a un público sibarita que huye de lo convencional. Dos espacios a nuestra disposición: por un lado, El Cielo del Urban, un espacio de estética industrial, con techos de cristal y hierro, que sirve un elaborado menú degustación y por otro, La Terraza, minimalista y al aire libre, con una carta de platos informales (sushi, jamón ibérico…) y de cócteles y una piscina con tumbonas blancas que se cierra al caer la noche. A ciertas horas las colas son eternas, pero merece la pena intentar subir ya que desde arriba podremos contemplar una de las mejores vistas del Madrid de los Austrias. Precio medio: 50 €. Abierto hasta las 4 de la mañana. Metro: Sevilla o Sol. Sigue leyendo

Madrid desde las alturas. Los mejores miradores y terrazas de la capital de España – 1ª parte.

Lo confieso, tal vez sea una de mis muchas manías adquiridas a lo largo de los años, pero cuando visito una ciudad. no paro de buscar terrazas y miradores que me permitan ver la ciudad desde las alturas. Y si además de las vistas, me puedo tomar una copa o incluso cenar, mejor que mejor. 

Madrid, a falta de montes o colinas de cierta altura que sirvan como miradores, está apostando por acondicionar o crear lugares donde las vistas sean el principal atractivo. Terrazas con algo especial en algunos de los edificios más representativos de la capital. Terrazas desde las que podremos disfrutar de un precioso atardecer urbano. Con este propósito, he confeccionado una lista de miradores y/o terrazas que os van a dar la oportunidad de ver Madrid desde otra perspectiva, a veces casi a vista de pájaro. No puedo evitarlo, me gustan las terrazas de los hoteles, los bares de copas en azoteas, los ascensores exteriores con paredes de cristal, los pisos altos… A veces es fácil, otras es necesario echarle un poco de cara y asumir que algún conserje te invite amablemente a abandonar el lugar. Pero si lo consigues, habrá merecido la pena.

Todo vale cuando se trata de conseguir una panorámica distinta de la ciudad y Madrid no iba a ser una excepción. ¿Iniciamos el vuelo? Sigue leyendo