Visitantes ilustres. En clave de Sol.

Hubo una época, no tan lejana, en la que viajar era un privilegio al alcance tan solo de unos pocos. Unicamente los reyes, la nobleza, el clero y la alta burguesía, disponían de los medios necesarios para poder desplazarse con unas mínimas comodidades de una ciudad a otra. A esta élite de privilegiados, habría añadir escultores, pintores, músicos, cantantes famosos…, todos aquellos que relacionados con las bellas artes eran habitualmente requeridos por las clases mas pudientes, que continuamente rivalizaban entre si, en un desmedido afán por ser considerados “primus ínter pares”. Entre los viajeros ilustres que durante el siglo XIX y principios del XX visitaron Madrid, que por aquel entonces, era un destino de gran atractivo para los viajeros románticos, me gustaría mencionar a cinco grandes genios de la música, cinco grandes maestros que nos honraron con su presencia, deleitando al público madrileño con su arte. 

Gioachino Rossinni en 1831

Gioachino Rossini en 1820

Gioacchino Rossini, conocido como “El Cisne de Pésaro”, era hijo de un músico y una cantante, por tanto podría afirmarse que llevaba la música en la sangre. Estudió en el Liceo Musicale de Bolonia, logrando su primer gran éxito en la Scala de Milan en 1812. Tres años más tarde asume la dirección artística del teatro de San Carlo en Nápoles, ciudad donde contraería matrimonio con la soprano madrileña Isabel Colbran. Autor de óperas como “Tancredo”, “El Barbero de Sevilla”, “La italiana en Argel” y “Guillermo Tell”, su presencia en los principales teatros de ópera de Europa era requerida constantemente y Madrid no iba a ser la excepción.La pasión que vivió Madrid por Rossini cuando en 1831 visitó la Villa y Corte, quedó reflejada en la entrega fervorosa que sintieron todos al escuchar sus óperas.

Calle de la Reina

Rossini llegó a Madrid en 1831 en compañía del marqués de Las Marismas, como invitado de la Reina Maria Cristina, a quien dedicaría una romanza titulada “La Passegiata, para inaugurar el Real Conservatorio de Música y declamación de Maria Cristina, fundado por Real Decreto del 15 de 1830. Durante su estancia se alojo en La Fonda de Genieys, que se encontraba en el palacio Masserano, en la esquina de la calle del Clavel con la de La Reina. La Fonda estaba considerada como una de las mejores de la Corte, y era habitual encontrarse en sus salones con Larra o Espronceda.

Partitura del Stabat Mater de Rossini Sigue leyendo

Lucifer está empadronado en Madrid.

Que Lucifer siente una especial debilidad por Madrid es algo mas que evidente, como vais a poder comprobar a continuación. Han sido numerosas las visitas que el Principe de las Tinieblas ha hecho a la Villa y Corte a lo largo de su historia y para ello se ha servido de los medios mas variados, al fin y al cabo su poder es inmenso, por no decir infinito.

Celebración de un aquelarre

Comenzó paseándose por Castilla, donde las hechiceras de la primera mitad del siglo XVI invocaban al Diablo Cojuelo. Y como Madrid, desde que Alfonso VI la reconquistara en el siglo XI, siempre formó parte del Reino de Castilla, seguro que en alguna de aquellas giras por tierras castellanas se dejaría caer por aquí, aunque no haya constancia de ello. De modo que podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que fue entonces cuando nació el idilio entre Lucifer y la capital de España.

“Estos cinco dedos pongo en este muro, cinco demonios conjuro: a Barrabás, a Satanás, a Lucifer, a Belcebú, al Diablo Cojuelo que es buen mensajero, que me traiga a Fulano luego a mi querer y a mi mandar”

“Señor de la calle, señor de la calle, señor compadre, señor cojuelo, que hagáis a ______ que se abrace solamente a mí y que me quiera y que me ame, y que si es verdad que me ha de querer, que ladre como perro, que rebuzne como asno y que cante como gallo”

Convento de San Plácido

En 1625, reinando en España Felipe IV, el Diablo hizo una visita a las monjas del convento de San Placido, situado en el 9 de la calle de San Roque, en el corazón del actual barrio de Malasaña. (Ver la entrada titulada “El convento de San Plácido, su iglesia y los escandalosos sucesos que entre sus muros acontecieron”, publicada en julio de 2014).

El Diablo Cojuelo

En 1641 el escritor Luis Vélez de Guevara fue el instrumento utilizado por Satanas para visitar Madrid. La obra: El Diablo Cojuelo, que narraba las andanzas de nuestro diabólico protagonista junto al personaje del hidalgo estudiante Don Cleofás Leandro Pérez Zambullo, que huye de la justicia por una cuestión de faldas, refugiandose por casualidad en el desván de un astrólogo que tiene encerrado a un diablo en una botella. El diablo le suplica que le libere y Cleofás accede. A cambio, el que se presenta como Diablo Cojuelo lleva al hidalgo a un mágico viaje en el que desde las alturas ve el interior de las casas de Madrid como si las hubieran despojado de sus tejados, dejando ver los vicios e hipocresías del Madrid de los Austrias.

Palacio Real 5

Durante las obras de construcción del Palacio Real, iniciadas en 1738, tras el incendio que destruyo por completo el Real Alcazar, afirman las crónicas de la época que, Satanás se apareció a los obreros que allí trabajaban. (Ver la entrada titulada “El Palacio Real de Madrid. Historia, leyendas y secretos de un noble edificio”, publicada en junio de 2014).

Vista de la Real Casa de Correos en la Puerta del Sol en el siglo XIX Sigue leyendo

De como el Teatro Real cayo rendido ante el arte de los Ballets Rusos de Diaghilev

Hubo un hombre que elevó el ballet a la categoría de arte

Serguéi Diaghilev (1872-1929) fue un visionario, un productor y mecenas, que a través de su compañía de danza dio a conocer al mundo la importancia del arte ruso y especialmente de sus ballets. En el París de 1909, Diaghilev consiguió reunir a los mejores bailarines del Ballet Imperial del Teatro Marinsky de San Petersburgo (entre ellos Vaslav Njiinsky y Ana Paulova) junto con los mas innovadores coreógrafos y artistas plásticos del Art Nouveau imperante en aquel momento en toda Europa. Eran los primeros pasos de una compañía única que revolucionaría y  revitalizaría el mundo de la danza. En 1911 Diaguilev y su equipo abandonarían el Ballet Imperial viviendo su etapa de mayor gloria hasta 1929, año en el que Diaghilev muere en Venecia, tras lo cual, la compañía se disolvió. La compañía actuó en los mejores teatros de la época y gracias al mecenazgo de D. Alfonso XIII, también en el Teatro Real de Madrid.

Diaghilev por Valentin Alexandrovich Serov

Uno de los aspectos mas importantes de la creatividad de Diaghilev fue su enorme capacidad para coordinar la creatividad de los artistas mas representativos e importantes en cada una de las áreas que sus ballets requerían. Una lista de genios realmente impresionante, que incluye desde músicos como Stravinsky, Debussy, Ravel, Satie, Falla, Prokófiev, Rimski-Kórsakov, hasta artistas plásticos como Braque, Matisse, De Chirico, Picasso, Miró, Juan Gris, Sert, e incluso Coco Chanel, y escritores como Jean Cocteau. Pero nada de esto hubiera sido posible sin los bailarines, como Nijinsky, Fokin, Balanchine, Lifar, Paulova, Karsávina, Nijinska, Massiner… Y de esta capacidad única surgieron Los Ballets Rusos y su nuevo concepto de danza, germen de una innovadora y revolucionaria estética que marcó un antes y un después en el ballet europeo. Diaghilev, gracias a estas arriesgadas aventuras estéticas, que no siempre eran comprendidas por los asistentes a sus representaciones, hizo llegar a través del ballet las vanguardias del siglo XX al gran público.

Nijinsky 17 Sigue leyendo

Una cita con San Cayetano, San Lorenzo y la Paloma.

La historia de Madrid no se podría entender sin sus fiestas populares y sus verbenas, y como todos los años, tres de las más populares coinciden en la primera quincena de agosto.

Fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma 2014

Agosto nos trae como todos los años, uno de los acontecimientos culturales y de ocio más populares y castizos de cuantos se celebran en Madrid: el próximo miércoles, 6 de agosto, comienzan oficialmente las fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma, en el distrito Centro de la capital.

Puesto de comida en las fiestas de agosto Gallinejas y entresijos

Son tradicionales los puestos de comida con largas mesas al aire libre, donde se puede disfrutar de unas riquísimas gallinejas, entresijos y todo tipo de fritangas, no aptas para estómagos delicados, los organilleros, los barquilleros y los campeonatos de petanca, ajedrez, rana y mus, los concursos de chotis, pasodobles y mantones de Manila y la elección de chulapas y chulapos. Madrid durante esos días se siente mucho mas villa que nunca.

Plaza de Cascorro

Pitingo se encargará este año del pregón con el que comenzarán las fiestas, un acto que tendrá lugar en la plaza de Cascorro. A continuación serán elegidos los populares personajes castizos: La Casta, La Susana, la Maja de Lavapiés, La Seña Rita, El Julián y Don Hilarión. Sigue leyendo

El Palacio Real de Madrid. Historia, secretos y leyendas de un noble edificio

El Palacio Real de Madrid es la residencia oficial de Su Majestad el Rey de España, pese a que ni el Rey, ni ningún miembro de la Familia Real, tengan en él su residencia habitual.  Actualmente es utilizado en los actos oficiales y en la celebración de las ceremonias de Estado.

Alcazar

Un poco de historia

Los orígenes del Palacio Real de Madrid o Palacio de Oriente, se remontan al siglo IX, en plena dominación musulmana de la Península Ibérica, cuando el emir Mohamed I edificó una alcazaba, para defender Toledo del avance de los cristianos, en el lugar donde hoy día vemos esta noble construcción. Una fortaleza defensiva que, tras la reconquista de Mayrit, por el rey Alfonso VI en el año 1083, sería utilizada por los reyes de Castilla, sobre la que años más tarde, en el siglo XVI, se construyó el Real Alcázar, que resultaría destruido por un pavoroso incendio ocurrido en la Nochebuena de 1734.

Felipe V - Miguel Jacinto Meléndez - Óleo sobre lienzo

Felipe V, el primer rey de la nueva dinastía de los Borbones, fue el impulsor de las obras de construcción del nuevo palacio, que debería ser el asombro y envidia de las demás cortes europeas. El nuevo monarca quiso que el palacio, ocupase el mismo lugar que el Alcázar destruido, encargando al arquitecto, el italiano Felipe Juvara, que toda la construcción se realizara en piedra (blanca de la localidad madrileña de Colmenar y berroqueña gris de la sierra de Guadarrama) y ladrillo, con el objeto de que ningún incendio pudiera provocar una nueva tragedia. Tras el fallecimiento de Juvara, serían su discípulo Juan Bautista Sachetti, quien se encargaría de finalizar los planos definitivos para la construcción del Palacio de Oriente. Posteriormente otros arquitectos de la talla de Ventura Rodríguez (la Capilla Real) o Francesco Sabatini (la escalera principal), también participarían en la realización de tan magna obra.

Plaza de Oriente (25)

Sigue leyendo

Madrid bien merece una frase

Madrid levanta pasiones, te atrapa y no te suelta, ya estás perdido. Puedes amarla u odiarla, pero nunca te dejara indiferente, no es una opción. A lo largo de su historia, han sido muchos los personajes que han escrito sobre Madrid: reyes, políticos, poetas, escritores, dramaturgos, humoristas, arquitectos, músicos, actores, actrices, directores de cine y teatro, cantantes, toreros, deportistas, espías… todos han expresado lo que sentían por esta ciudad castiza y chulapa, siempre en obras, como si estuviera sin terminar. ¡Que bonito será Madrid cuando lo acaben! Lo malo es que nadie sabe cuando será. Este es mi Madrid, vuestro Madrid, y estas son algunas de las frases que sobre nuestra ciudad, se han dicho, se han escrito, o incluso se han cantado a lo largo de su historia.

Y por supuesto, mi frase, mi humilde regalo a esta ciudad que me tiene atrapado el corazón de por vida.

“Si alguna vez me pierdo, no me busquéis muy lejos. Andaré por Madrid”

Atocha (6) Madrid desde Carabanchel

Para comenzar, un poco de humor, dos perlas impagables de boca de nuestra insuperable, inigualable e inimitable alcaldesa, la de las peras y las manzanas. ¡Con lo bien que se esta callado…!

Ana Botella

Ana Botella

A relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor. (Una relajante taza de café con leche en la Plaza Mayor).

And most importantly, Madrid is fun. (Y lo más importante, Madrid es divertido).

 Y ahora, tras este toque de humor, comencemos en serio con lo que nos interesa: las frases y citas celebres sobre Madrid. Sigue leyendo

Tras las Huellas de Mariano Benlliure.

Un breve apunte biográfico.

Benlliure hacia 1902

Mariano Benlliure nació en el barrio del Carmen de Valencia, el 8 de septiembre de 1862, en el seno de una familia de gran tradición artística. Su padre, Juan Antonio Benlliure Tomás realizaba trabajos de decoración de viviendas dibujando falsas perspectivas, jarrones, guirnaldas…, una tipo pintura decorativa muy de moda en la época, y sus hermanos Juan Antonio y José Benlliure, alcanzaron cierto éxito como pintores. 

Mariano Benlliure en el estudio de su hermano José

Artista precoz, con tan solo los trece años participó en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1876 presentando un grupo escultórico de cera llamado La cogida de un picador. Sin embargo, en aquella época estaba dedicado principalmente a la pintura que siguió cultivando tras trasladarse a París junto a su maestro Domingo Marqués. En 1879 viajó a Roma, donde, fascinado por Miguel Ángel, abandonó los pinceles para dedicarse de forma exclusiva a la escultura.

Accidenti! Jose de Ribera

En la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid de 1884, Benlliure obtuvo la segunda medalla por Accidenti!, una preciosa y entrañable escultura de un monaguillo que se quema con el incensario, tras declararse desierto el primer premio. Un galardón que daría el impulso definitivo a su carrera. En 1887 se establece en Madrid, donde, en la Exposición Nacional de dicho año, obtuvo primera medalla por la estatua del pintor Ribera. Su nombre y su estilo, de un naturalismo detallista y minucioso, un impresionismo espontáneo, de modelado nervioso, se hacen rápidamente famosos, hasta el punto de que el rey D. Alfonso XIII le encargó numerosos e importantes trabajos para la Casa Real.

 exposicion benlliure familia-real

 Benlliure con D. Alfonso XIII Dª Victoria Eugenia con los Hnos. Benlliure

En 1895 obtuvo la medalla de honor por la escultura del poeta Trueba, instalada en Bilbao, ciudad para la que también hizo la estatua de su fundador, don Diego López V de Haro. Es reseñable Fue Director de la Academia de España en Roma, Director General de Bellas Artes y Director del Museo de Arte Moderno de Madrid, así como miembro de diversas Academias de Bellas Artes en Madrid, Valencia, Zaragoza, Málaga, San Lucas de Roma, Milán, Carrara y París, y recibió innumerables condecoraciones como la Legión de Honor francesa, Comendador de la Orden de la Corona italiana o la Gran Cruz de Alfonso X de España. Falleció el 9 de noviembre de 1947 en Madrid, siendo sus restos trasladados hasta Valencia con todos los honores para ser enterrado junto a sus padres en el cementerio del Cabanyal.

   ABC Benlliure 1 Tumba Mariano Benlliure ABC Benlliure 2 Sigue leyendo

Las mejores croquetas de Madrid. La tapa perfecta.

Croqueta: del francés “croquette”. Porción de masa hecha con un picadillo de jamón, carne, pescado, huevo, etc., que, ligado con besamel, se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante. Suele tener forma redonda u ovalada. (Real Academia Española – RAE)

 Croquetas 2

No es tarea sencilla seleccionar una docena de locales en Madrid donde poder saborear las mejores croquetas. Cada uno de nosotros tenemos nuestras favoritas, por supuesto dejando a un lado las de nuestras madres y abuelas. Esas eran, son y serán siempre las mejores, porque la croqueta es, sobre todo, un plato de casa, una receta nacida de la necesidad, elaborada a base de sobras de cocido, potaje, fabada, guisos y estofados… hábilmente maquilladas con una cremosa y suave bechamel hecha a base de harina, leche y mantequilla. Todo ello bien ligado, con paciencia y mucha muñeca. Y tras freírla en abundante aceite de oliva, una croqueta perfecta es aquella que, dorada sin llegar a estar quemada, a la vez quema, y mucho, porque es fundamental que al romperla salga humo de su cremoso interior.

Croquetas 4

En cualquier caso, un buen relleno, con sabor pero sin excesos, una bechamel suave y muy cremosa (casi liquida en ocasiones) y un rebozado ligero y crujiente son las claves para conseguir una croqueta diez. En Madrid, donde las croquetas han estado siempre presentes, tanto en las cartas de los mejores restaurantes, como en los más modestos mesones, bares y tascas, la oferta es tan amplía, que la elección de las doce mejores croquetas de la capital, es poco menos que una misión imposible, pero aun así, me voy tirar a la piscina, confiando en que habré realizado una buena elección y selección.

Desde mi punto de vista y mi paladar, y tras haber probado croquetas de todo tipo, desde incomibles, malas, pasables, buenas, hasta de las de quitar el sentido, estos son los lugares donde creo que encontraréis las mejores:

Casa Julio 1 Casa Julio 2

Casa Julio (Madera, 37). Famosísimo local, lugar de peregrinación de los fans de U2, que estuvieron en este local en el año 2000, realizando una sesión fotográfica con ocasión de la entrega de los Premios Amigo, y probando sus croquetas, por supuesto. En pleno corazón de Malasaña, Casa Julio nos ofrece unas de las mejores croquetas de Madrid, unas croquetas redondas y contundentes, con la proporción perfecta entre bechamel y relleno, cremosas y con un rebozado fino pero consistente. Las de la casa son una deliciosa y asombrosa combinación de queso Gorgonzola, espinacas y pasas, pero las tienen también de jamón, queso azul, setas con puerro, atún y huevo, picadillo de matanza y morcilla con membrillo. Un autentico manjar. Además nos ofrecen la posibilidad de pedir un plato variado con las croquetas que más nos apetezca probar o bien las que más nos hayan gustado en anteriores visitas.

 Casa Manolo 1 Casa Manolo 2

Casa Manolo (Jovellanos, 7). A la espalda del Congreso de los Diputados y frente al teatro de la Zarzuela se esconde esta pequeña tasca madrileña, muy frecuentada por periodistas y políticos, con el aspecto de una taberna castiza de principios del XX. Sus croquetas de jamón y huevo, caseras, grandes y contundentes, con una cremosidad perfecta y su doble rebozado de pan rallado y huevo, bien merecen una visita.

Casa Lucas 1 Casa Lucas 2

Casa Lucas (Cava Baja, 30). Una pequeña taberna en pleno barrio de La Latina, donde se puede disfrutar de una caña bien tirada, una cuidada selección de vinos por copas, una amplia oferta de raciones y tapas creativas y por supuesto… unas de las mejores croquetas de jamón o boletus de la capital. Y por si fuera poco, los camareros son simpáticos, atentos y eficientes. Uno de los imprescindibles.

Sigue leyendo

El Palacio de la Música. ¿De espacio cultural histórico a vulgar, trivial, insulsa, adocenada y prosaica tienda de ropa?

El Palacio de la Música corre serio peligro como espacio cultural. Su permanencia como tal, está amenazada por la cadena de tiendas de moda Mango y la inoperancia, pasividad e ineptitud del consistorio madrileño y su alcaldesa, Dª Ana Botella.

Esperemos que se detenga a tiempo semejante despropósito.

1924-Gran Vía 1924 Gran Vía siglo XXI

Y mientras aguardamos con el corazón en un puño el desenlace de esta historia, vaya desde aquí mi pequeño homenaje al que fue uno de los cines más emblemáticos de la, cada día más impersonal y mediocre Gran Vía. Una avenida, que comenzó siendo símbolo de lujo, y modernidad y que con el paso de los años, la globalización y la fiebre consumista se ha convertido en una calle comercial mas, del montón, sin personalidad, con tiendas de cadenas sin ningún interés y franquicias de todo tipo, de esas que te encuentras en cualquier centro comercial. No solo deberíamos intentar salvar el Palacio de la Música, deberíamos hacer algo para que la Gran Vía vuelva  a ser lo que fue durante sus 100 primeros años de vida. Aún estamos a tiempo.

Un poco, o un mucho de historia.

Palacio de la Música 5 Gran Vía 11

La construcción del palacio de la Música tuvo lugar entre los años 1924 y 1926 en el segundo tramo de la Gran Vía, comprendido entre la Red de San Luis (Montera) y la plaza del Callao. Antes incluso, de que se iniciaran las obras de construcción del edificio de Telefónica, sin duda el mas emblemático de los inmuebles situados en la Gran Vía madrileña. Este segundo tramo, que por aquel entonces se llamaba avenida de Pi y Margall, es el mas ancho de los tres que forman su trazado y en él , durante los años 20 se instalaron los primeros edificios de oficinas de la ciudad y también las primeras galerías comerciales, como el edificio de los “Grandes Almacenes Madrid-París”.

Le Phenix Viviendas Plaza del Marqués de Salamanca

Su arquitecto, el vasco Secundino Zuazo Ugalde, autor también entre otros edificios de Madrid de la Casa de las abejas (1919), la ampliación y reforma del palacete del marqués de Casa Argudín en Goya con Príncipe de Vergara (1926), y el edificio levantado en 1929 en la plaza de la Independencia para la compañía francesa de seguros Le Phenix, proyecto una sala al más puro estilo estadounidense imperante en la época, con un gran patio de butacas, y anfiteatros enfrentados al escenario, y amplias zonas de estar que incluían un bar con vistas a la Gran Vía, descartando la tradicional planta de herradura, claramente desfasada de los teatros de épocas anteriores. Sigue leyendo

El Madrid de antes de la guerra. La “memoria histórica” de mis abuelos.

Yo no llegue a conocer aquel Madrid, entrañable, pequeño y familiar. El Madrid que yo he conocido ha sido el de los Planes de Desarrollo, el del “baby boom” de los 60, el de los atentados de esa sanguinaria banda de asesinos que ni siquiera me voy a molestar en llamar por su nombre, el de los sucesivos y continuos atentados contra el patrimonio artístico y cultural en nombre del progreso, el Madrid que vio morir a Francisco Franco, un Madrid de nuevo, sino monárquico, si al menos “juancarlista”, gracias al innegable buen hacer de nuestro rey D. Juan Carlos I, el Madrid de la inmigración descontrolada, el de la movida madrileña… Mi ciudad, la ciudad que me vio nacer, un lejano día 20 de mayo del año de 1958. Un Madrid del que, pese a todo, sigo declarándome enamorado.

 Arriba España Cartel CNT 19 de julio de 1936

Cuando yo era tan solo un niño, mis abuelos me contaban mil y una historias acerca del Madrid que ellos habían conocido y habían vivido, antes, durante y después de la odiosa y tan manipulada por unos y otros Guerra Civil. Una guerra que durante casi tres años enfrento a hermanos contra hermanos, sacando a relucir, en la mayor parte de los casos, lo peor del carácter español.

Mi primer recuerdo madrileño se remonta a mis paseos de la mano de la tata Yeya, Eleuteria era su nombre, hasta el Jardín Botánico, el botano decía yo con mi lengua de trapo. Bajábamos tranquilamente por la calle de Santa Isabel, donde vivíamos por aquel entonces en el nº 15, en la que había sido la casa de mis abuelos paternos antes de su regreso a Valencia, donde siempre habían vivido. Tras dejar atrás Atocha, entrabamos a los jardines por la Puerta del Rey, que daba al Paseo del Prado. Ese es mi primer recuerdo de Madrid.

Todo lo demás, lo que a partir de aquí os voy a contar son relatos, historias y recuerdos contados por mis abuelos. Unas historias tantas veces escuchadas, que a veces me parece haberlas vivido en primera persona. Es mi herencia madrileña, una herencia que nadie podrá quitarme jamás. Sigue leyendo