El Padre Cobos. Periodico satírico de política, literatura y artes.

Hoy me gustaría contaros la historia de El Padre Cobos, una publicación de corta pero intensa vida, aparecida por primera vez el 24 de septiembre de 1854, cuyo último número salió a la calle el 30 de junio de 1856. A lo largo estos casi dos años, El Padre Cobos dará cabida en sus cuatro páginas a diálogos entre personajes ficticios, a través de los cuáles se ponían de manifiesto todos los vicios del carácter nacional, con aceradas críticas hacia la clase política, que en aquellos complicados momentos de nuestra historia gobernaba el país, haciendo siempre gala de una gran habilidad para jugar con los sobreentendidos, los dobles sentidos y la ironía, para atacar al general Baldomero Espartero, el líder del progresismo de la época y al también general, Leopoldo O’Donnell, futuro líder de la Unión Liberal, sus principales enemigos en el terreno político.

Primer número de El Padre Cobos.

«El Padre Cobos enarbola la bandera de moralidad en el terreno de las artes y de las letras, invadido por el charlatanismo, el pandillaje y, lo que es peor, la ineptitud»

Esto era lo que se afirmaba en el primer numero de El Padre Cobos. En un principio se presentó como periódico de aparición semanal de Literatura y Artes, añadiendo muy pronto en su cabecera la Política y pasando a ser publicado cada 5 días.  En él escribieron, entre otros, Francisco Navarro Villoslada, Esteban Garrido, Cándido Nocedal, Ceferino Suárez Bravo, Adelardo López de Ayala, Emilio Arrieta o Fernán Caballero, aunque los verdaderos artífices y los padres de la publicación fueron José Selgas y Eduardo González Pedrosa, enemigos acérrimos del gobierno de Baldomero Espartero.

Baldomero Espartero

Así en un poema satírico titulado “Gran Parada”, se pudo leer en El Padre Cobos refiriéndose al duque de la Victoria:

“Oh, desventura! Está huero el interior del chascás del General Espartero”

De todos los periódicos satíricos que vieron la luz durante el reinado de Isabel II, El Padre Cobos fue el que alcanzo mayor popularidad, no solo por mas que evidente intención política, sino también por la agudeza de sus críticas y a la indudable calidad literaria de que hacían gala sus colaboradores. Destacaba en especial la sección titulada “Indirectas”, tan ingeniosa y mordaz, que cuando alguien mostraba gran ingenio a la hora de criticar determinados hechos y comportamientos, se hizo costumbre decír, que era una indirecta del padre Cobos.

Como y por qué nació El Padre Cobos

“¿El padre Cobos fue inglés?, me preguntó Tirabeque. No creo que lo fuera, le respondí, antes tiénesele por español, y tan rancio, que sospecho debió ser castellano viejo como tú, a juzgar por la naturalidad y franqueza que se le supone y atribuye; puesto que cuando se dice a alguno una cosa, por desagradable y sensible que le sea, sin rodeos ni ambages, y sin circunloquios ni retóricas, se dice por antífrases: esa es una indirecta del Padre Cobos”  (Fr. Gerundio – Diario Constitucional de Palma de Mallorca del 18 de noviembre de 1848)

El Padre Cobos tuvo un origen político surgió para oponerse al gobierno del general Espartero, que se formo tras el triunfo de la revolución de julio de1854, tras los inútiles esfuerzos de Isabel II por instaurar los gobiernos de Fernando Fernández de Cordoba, marques de Mendigorria y Angel de Saavedra Ramírez, duque de Rivas, ambos derribados tan solo dos días después de haber sido nombrados.

Los redactores de El Padre Cobos

Los nombre de los redactores se conocieron una vez desaparecido el periódico, cuando el periódico dejo de tener sentido una vez derribado Espartero. El Gobierno agotó todos los resortes políciacos para averiguarlos y ofreció hasta premios económicos para quien los descubriera, pero el secreto se mantuvo impenetrable. Los propios redactores se burlaron así en sus páginas: «Última hora. El que encuentre a los redactores de El Padre Cobos se servirá presentarlos al Gobierno quien le dará el hallazgo si tiene con qué» (15 de febrero de 1855).

Juan Eugenio de Hartzenbusch

Juan Eugenio de Hartzenbusch, en su fábula Las indirectas del Padre Cobos, escribe acerca de este personaje, de quien afirma:

 “Célebres entre agudos y entre bobos; las indirectas son del padre Cobos”; “Español, pero no castellano viejo sin catalán o gallego”; “Bartolomé de nombre, alto, robusto, de resuelto genial y un poco adusto” – (Juan Eugenio de Hartzenbusch – Las indirectas del Padre Cobos)

El Padre Cobos. Número XXVIII

En la cabecera del periódico y desde el primer día, se anunciaba en tono irónico una tirada de 150.000 ejemplares, que poco después aumentaría a 300.002 y 1/2. Algo absolutamente impensable, cuando los diarios de mayor éxito de la época apenas superaban los 5000 ejemplares. Este tono burlón e irónico sería el que utilizarían el 1 de julio de 1855, cuando en la cima de su éxito, El Padre Cobos anunció su suspensión alegando, que era verano y los redactores necesitaban darse un baño. En septiembre, El Padre Cobos regresó con nuevas muestras de ingenio y descaro, como el artículo titulado “Relinchos” que acabo por llevar a su autor, Ayala, a los tribunales. El jurado, finalmente, absolvió por unanimidad al Padre Cobos tras la defensa de Ayala, lo que le catapultó como orador. Su última indirecta aparecida en el último numero que vió la luz, estuvo dedicada, como no podía ser menos, a su acérrimo enemigo:

“En la segunda hoja de este número encontrarán nuestros lectores las medidas salvadoras adoptadas por el Gobierno del General Espartero para fomentar la prosperidad del país, y evitar la repetición de los motines. Un beso al Duque de la Victoria”

Donde se escribía El Padre Cobos y quienes eran sus colaboradores

El Padre Cobos. Iª época

El periódico se redactaba en el domicilio de Esteban Garrido, que aun necesitaría que pasaran 23 años para ser diputado, por lo que al ser por aquel entonces un perfecto desconocido, nadie sospecho que en su domicilio se fabricaba semejante bomba periodística. Estaba dirigido por el periodista coruñés Cándido Nocedal y Rodríguez de la Flor y el poeta murciano José de Selgas y Carrasco era el encargado de la redacción. Estaban tan seguros de la incapacidad  del Gobierno para descubrirlos, que desde sus páginas se permitían el lujo de de lanzar continuos desafíos, burlándose del gobierno en sus páginas:

“Última hora. El que encuentre a los redactores de El Padre Cobos se servirá presentarlos al Gobierno, quien le dará el hallazgo si tiene con qué” (El Padre Cobos – 15 de febrero de 1855)

Adelardo López de Ayala

La redacción estaba compuesta por Esteban Garrido, Eduardo González Pedroso, Adelardo López de Ayala, Francisco Navarro, José de Selgas, Emilio Arrieta, Ceferino Suárez y Cándido Nocedal, que formaban un brillante equipo tanto por su indudable talento y dotes literarias, como por su audacia. Es de destacar que muchos de ellos, con el tiempo, llegarían a alcanzar, aparte de la fama y el respeto de sus contemporáneos, altos cargos en el gobierno, como fue el caso de López de Ayala, que fue presidente del Congreso en 1878 y ministro de Ultramar en 1872, durante el reinado de Amadeo I de Saboya, y en 1875, reinando ya Alfonso XII.

Cecilia Böhl de Faber, %22Fernán Caballero%22

No obstante, el verdadero alma de El Padre Cobos fueron González Pedroso y Selgas, dedicados en cuerpo y alma al periódico, cuyos artículos nunca aparecieron firmados, aunque se sabe que, escritores tan conocidos y prestigiosos como Cecilia Böhl de Faber, que firmaba sus obras con el seudónimo de Fernán Caballero, fueron colaboradores habituales.

Cándido Nocedal

Como dato especialmente curioso, si no fuera por lo que significó, para la ya escasa libertad de prensa de la época, creo que merece ser mencionado algo que tendría lugar poco después, ya desaparecido El Padre Cobos: Nocedal, tras su nombramiento como ministro de Gobernación en 1856 tras la caída del Bienio Progresista, en 1857 promulgo una Ley de Imprenta, que ha sido unánimemente considerada como la más restrictiva del reinado de Isabel II.

Sin duda una de esas actitudes tan lamentables de algunos miembros de la clase política española, capaces de cualquier cosa, con tal de aferrarse al poder una vez obtenido.

Anuncios

Acerca de Titinet

No voy a cansaros nada mas empezar. Doy por hecho que vuestro interés no radica en mi persona, sino en lo que a partir de ahora podáis leer en este blog que nace hoy. Así que de mis 55 años de vida, os diré simplemente que soy madrileño de nacimiento y de corazón, que estudie Geografía e Historia y que aparte de la debilidad que siento por la ciudad donde nací, mi gran pasión ha sido siempre y lo seguirá siendo, viajar. Mi padre solía decir que "viajar debería de ser una asignatura obligatoria en todos los planes de estudios" y yo, desde muy pequeño comprendí cuanta razón tenia. Viajar te enriquece, te ayuda a ser mas tolerante con otras culturas, con otras religiones y te ayuda a tener una mente mas abierta y receptiva. Viajar te aporta algo que los libros y las horas de estudio, por mucho que te den, jamas podrá ser igual de enriquecedor. A lo largo de mis muy vividos 55 años, he viajado siempre que he podido, y no ha sido poco. He recorrido prácticamente toda Europa y también he tenido ocasión de viajar a Asia, África y América. Pero por mucho que haya viajado, y tengo intención de seguir haciéndolo, mi ciudad siempre sera Madrid y mi sitio siempre estará aquí. En esta ciudad que me vio nacer y que día tras día me ha ido desvelando sus secretos, contándome sus historias, sus momentos de gloria, sus éxitos, pero también sus miserias, sus dramas y sus fracasos. Una ciudad con un pasado y una historia mucho mas extensa e interesante de lo que muchos conocen. Una ciudad abierta a todos, acogedora y cosmopolita. Una ciudad con una riqueza cultural y humana capaces de sorprendernos en muchas ocasiones. Todo esto es para mi Madrid, y este blog pretende contároslo y haceros participes de la historia y las posibilidades que ofrece esta maravillosa ciudad. Espero que lo disfrutéis. Adelante. Poneos cómodos y sed bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Curiosidades y Anécdotas, Historia, Literatura, Monarquía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.