Madrid en llamas. La “quema de conventos” de 1931.

La llamada “quema de conventos” fue una ola de violencia dirigida contra edificios e instituciones de la Iglesia Católica, que tuvo lugar entre los días 10 y 13 de mayo de 1931. Los disturbios comenzaron en Madrid, durante la inauguración del Círculo Monárquico Independiente de la calle Alcalá, y rápidamente se extendieron por otras ciudades de Andalucía y Levante, como Málaga, Valencia, Sevilla, Granada, Córdoba, Cádiz, Alicante y Murcia. Aproximadamente cien edificios religiosos ardieron total o parcialmente durante aquellos días. Se perdieron valiosas obras de arte, libros irreemplazables y objetos litúrgicos de gran valor, se profanaron cementerios de conventos y varias personas murieron o resultaron heridas. Y todo esto, cuando aún no había pasado ni un mes desde el 14 de abril de 1931, fecha en que fue proclamada la II República, tras las elecciones municipales celebradas el 12 de abril. Sin duda un mal presagio para el régimen recién instaurado.

“En Madrid el populacho, excitado por unos cuantos miserables, se echó a la calle e inició la estúpida y criminal e inmotivada ofensiva contra las iglesias y conventos, quemando y saqueando. Las turbas echaron sobre la República naciente el primer borrón y la primera vergüenza”. (Alejandro Lerroux)

Monja rescatada del convento contiguo a la Casa Profesa de los JesuitasIglesia de los Carmelitas

No conviene olvidar que, durante los primeros meses de vida de la II República, hubo una clara oposición a todo aquello que representaba la Iglesia Católica, partidaria, como no podía ser de otro modo, del regreso de D. Alfonso XIII, y por tanto, de la monarquía. A la quema de conventos y edificios religiosos, siguió la expulsión de algunos prelados, como el Cardenal Segura, algunas disposiciones constitucionales claramente dirigidas contra la Iglesia, la secularización de los cementerios, la prohibición de los crucifijos en las escuelas, la disolución de la Compañía de Jesús, la ley contra las congregaciones religiosas, y la continua propaganda anticlerical. Mal comenzaba el asunto en un país como España, de profunda raigambre católica. Las dos Españas estaban a punto de mostrar su cara mas cruel.

Así comenzó, y así os lo cuento.

Manifestantes frente a la sede del Ciículo Monárquico Independiente en la calle AlcaládelGrupos de exaltados durante los graves acontecimientos del 11 de mayo de 1931

Todo comenzó el domingo 10 de mayo de 1931, tras las discusiones y la violencia callejera que tuvieron lugar entre partidarios de la II República y defensores de la monárquía, congregados en la calle de Alcalá, donde se celebraba la inauguración del Círculo Monárquico Independiente fundado por Juan Ignacio Luca de Tena, director desde hacía dos años del diario ABC. Luca de Tena acababa de regresar de Londres, donde se había entrevistado con D. Alfonso XIII, con el objetivo de formar un comité electoral, cuya misión sería elegir un candidato monárquico para las elecciones a Cortes Constituyentes del mes de junio. El resultado de estos altercados fue de dos muertos, numerosos heridos, varios vehículos incendiados y graves destrozos en el centro de Madrid, zona donde se iniciaron los disturbios. El clima de crispación y de apasionamiento se había desbordado por completo, a lo que contribuyo en gran medida el hecho de que los partidarios de D. Alfonso XIII provocaran a los republicanos, haciendo sonar la Marcha Real  y lanzando pasquines de El Murciélago en el que se llamaba a “hacer la vida imposible a esta caricatura de República”.

Uno de los vehiculos incendiados frente a la sede del Circulo Monárquico IndependienteLa Guardia Civil frente al edificio del diario ABC.

Ante el cariz que iban tomando los acontecimientos, algunos miembros del Círculo Monárquico Independiente, solicitaron la protección de la fuerza pública. Por todo Madrid corría ya el rumor de que un taxista simpatizante de la II República había sido asesinado los monárquicos, a lo que la multitud, ya prácticamente incontrolable, respondió concentrándose ante la sede del diario ABC, situada en la calle Serrano, donde intervino la Guardia Civil, causando varios heridos y dos muertos, uno de ellos un niño, al disparar contra los manifestantes.

Restos quemados del kiosko del diario “El Debate”

A partir de este momento ya no hubo marcha atrás. Una manifestación frente a la Dirección General de Seguridad, en la Puerta del Sol, exigía la dimisión del ministro de la Gobernación Miguel Maura; grupos de exaltados quemaban un quiosco del diario católico El Debate, apedreaban el casino militar y rompían los escaparates de una librería católica; algunas armerías de la capital eran asaltadas y se realizaron disparos contra la Guardia Civil, y para acabar de complicarlo todo, a medianoche, un exaltado disparó contra la multitud congregada en la Puerta del Sol hiriendo a una persona, para poco después ser linchado. Esa misma madrugada el Ministro de la Gobernación, Miguel Maura, propuso desplegar a la Guardia Civil, pero sus compañeros de gabinete, con el presidente Niceto Alcalá Zamora a la cabeza se opusieron, mostrándose reacios a enviar a las fuerzas del orden contra el pueblo.

“Todos los conventos de España no valen la vida de un republicano. Si sale la Guardia Civil, yo dimito”. (Manuel Azaña)

Como consecuencia de todos estos dramáticos hechos, a la mañana siguiente, al grito de ¡a los conventos! ¡a los conventos!, numerosos grupos de exaltados comenzaron a incendiar algunos iglesias y conventos de la capital y de otras ciudades españolas, principalmente de Andalucía y Levante.

Madrid en llamas.

“Arde totalmente el convento de los Padres Jesuitas situado en la Gran Vía. En el suelo restos de los muebles y objetos sagrados. En los muros letreros puestos por los revoltosos. En tanto por las ventanas y desde el tejado, ascienden espesas humaredas que dan al cielo un tono sombrío”.

A continuación haré un repaso de los edificios religiosos que resultaron destruidos o seriamente dañados durante estos días.

Jesuitas

Casa Profesa de los Jesuitas ubicada en la calle Isabel la Católica esquina con la calle Flor Baja y su iglesia aneja. En este incendio se perdió su biblioteca, considerada la segunda mejor de España,  con más de 80.000 volúmenes, entre ellos algunos incunables irreemplazables. En el incendio se perdieron para siempre ediciones príncipe de Lope de Vega, Quevedo o Calderón de la Barca.

Instituto Católico de Artes e Industrias (ICAI)

Colegio de la Inmaculada y San Pedro Claver y el Instituto Católico de Artes e Industrias (ICAI) la calle de Alberto Aguilera. Se perdieron los más de 20.000 volúmenes de su biblioteca.

Iglesia de Santa Teresa de los Padres Carmelitas. En el suelo la imagen de la Santa de Ávila

Parroquia de Santa Teresa y San José de los Carmelitas Descalzos de la Plaza de España, que había sido inaugurada tan solo tres años atrás, concretamente, el 26 de mayo de 1928.

Iglesia de Santa Teresa de los Padres Carmelitas. En el suelo la imagen de la Santa de Ávila

Colegio del Sagrado Corazón de Chamartín. Quedo destruido el que había sido palacio de los Duques de Pastrana y del Infantado, construido en el siglo XVIII y cedido en 1859 a la congregación de las Religiosas del Sagrado Corazón de Jesús.

Colegio Nuestra Señora de las Maravillas en la calle Bravo Murillojpg

Colegio de Nuestra Señora de las Maravillas de Cuatro Caminos. Se perdió su museo de mineralogía y material científico de gran valor.

Convento de las Mercedarias Calzadas de San Fernando d en Cuatro Caminos

Convento de las Mercedarias Calzadas de San Fernando en Cuatro Caminos. En este edificio, antes de comenzar el incendio, fueron desenterrados y profanados varios cadáveres de religiosas, que fueron sacados a la calle donde fueron paseados y lanzados a las llamas.

Fueron también pasto de las llamas: El centro de enseñanza de Artes y Oficios de la calle de Areneros regentado por la Compañía de Jesús, el Colegio del María Auxiliadora de las Salesianas y el Convento de las Bernardas de Vallecas. Además de los edificios mencionados, se intentaron incendiar, aunque felizmente sin éxito, otros 12 edificios religiosos de la capital.

“La Iglesia, a pesar de la quema de los conventos… nunca en ninguna parte aceptó tan resignadamente ni con mayor sumisión un estado de cosas tan contrario a sus intereses espirituales”. (Alejandro Lerroux)

Bandera Monáquica de Alfonso Bandera Republicana

Sin duda una de las páginas mas negras de nuestra historia reciente, no hace ni un siglo que sucedió, que no debería tener que escribirse de nuevo. Siempre habrá dos Españas, o incluso más, puede que tantas como españoles haya, pero si somos capaces de convivir en armonía y respeto mutuo, estos trágicos acontecimientos y los que se produjeron cinco años después, a partir del 18 de julio de 1936, no deberían volver a repetirse. Yo al menos así lo deseo y lo espero. ¡Quiera Dios que así sea!

Anuncios

Acerca de Titinet

No voy a cansaros nada mas empezar. Doy por hecho que vuestro interés no radica en mi persona, sino en lo que a partir de ahora podáis leer en este blog que nace hoy. Así que de mis 55 años de vida, os diré simplemente que soy madrileño de nacimiento y de corazón, que estudie Geografía e Historia y que aparte de la debilidad que siento por la ciudad donde nací, mi gran pasión ha sido siempre y lo seguirá siendo, viajar. Mi padre solía decir que "viajar debería de ser una asignatura obligatoria en todos los planes de estudios" y yo, desde muy pequeño comprendí cuanta razón tenia. Viajar te enriquece, te ayuda a ser mas tolerante con otras culturas, con otras religiones y te ayuda a tener una mente mas abierta y receptiva. Viajar te aporta algo que los libros y las horas de estudio, por mucho que te den, jamas podrá ser igual de enriquecedor. A lo largo de mis muy vividos 55 años, he viajado siempre que he podido, y no ha sido poco. He recorrido prácticamente toda Europa y también he tenido ocasión de viajar a Asia, África y América. Pero por mucho que haya viajado, y tengo intención de seguir haciéndolo, mi ciudad siempre sera Madrid y mi sitio siempre estará aquí. En esta ciudad que me vio nacer y que día tras día me ha ido desvelando sus secretos, contándome sus historias, sus momentos de gloria, sus éxitos, pero también sus miserias, sus dramas y sus fracasos. Una ciudad con un pasado y una historia mucho mas extensa e interesante de lo que muchos conocen. Una ciudad abierta a todos, acogedora y cosmopolita. Una ciudad con una riqueza cultural y humana capaces de sorprendernos en muchas ocasiones. Todo esto es para mi Madrid, y este blog pretende contároslo y haceros participes de la historia y las posibilidades que ofrece esta maravillosa ciudad. Espero que lo disfrutéis. Adelante. Poneos cómodos y sed bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Conservación del patrimonio, Gran Vía, Guerra Civil, Historia, Monarquía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.