“Mantua Carpetatorum sive Matritum Urbs Regia”

Los que seguís habitualmente este blog, estaréis ya habituados a encontrar abundantes referencias al conocido como Plano de Teixeira, realizado entre 1648 y 1654 por el cartógrafo de origen portugués Pedro Teixeira Albernaz. Este plano, realizado con gran minuciosidad, es toda una referencia a la hora de estudiar el Madrid del Siglo de Oro y ha servido como modelo para muchos otros posteriores, siendo utilizado por Juan de Dios Hernández y Jesús Rey Francisco para la construcción de la maqueta de la Villa y Corte que se conserva en el Museo de Historia de Madrid de la calle Fuencarral. Si hay una imagen que refleje fielmente como era ese Madrid del Siglo de Oro, el Madrid de los últimos Austrias, esa es la visión ofrecida por el plano de Pedro Teixeira, que tiene como título oficial, “Topographia de la Villa de Madrid descripta por Don Pedro Texeira. Año 1656″.

Plano de Teixeira - Museo de Historia de Madrid

¿Quien fue Pedro Teixeira?

Pedro Teixeira nació en Lisboa en 1595 en el seno de una familia de cartógrafos.  Aún reinaba Felipe II y Portugal y España eran una sola nación. Su padre, Luis Teixeira, fue Cosmógrafo Mayor de Portugal por lo que desde muy pequeños, tanto él como su hermano Joao aprendieron el oficio. Pero el deseo de aventura de Teixeira hizo que, siendo aun muy joven, se embarcara en un barco corsario, participando en el saqueo de varios navíos enemigos convirtiéndose de este modo en pirata. Dejadas atrás las locuras de juventud y su etapa aventurera, los hermanos Teixeira abandonaron Lisboa para dirigirse a Madrid con su licencia de cosmógrafos bajo el brazo, encontrando trabajo a las ordenes de Juan Bautista Lavanha, Cartógrafo Mayor de la Corona, a quien en 1585 Felipe II había encargado la creación de la Academia de Matemáticas de El Escorial. 

Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

La experiencia tanto en cartografía militar, como en piratería naval, hizo que Teixeira se convirtiera en un espía al servicio de la corona de España, reconociendo y midiendo fortificaciones del enemigo, y estudiando puertos o fortalezas, llegando en ocasiones a infiltrarse tras las lineas enemigas. España estaba implicada directamente en la Guerra de los treinta Años que tuvo lugar entre 1618 y 1648, y las habilidades y conocimientos de Teixeira se hicieron rápidamente poco menos que imprescindibles.

Portada del Atlas del Rey Planeta

En 1622, un año después del fallecimiento de Felipe III y con un jovencísimo Felipe IV con tan solo 17 años en el trono de España, Lavanha recibió de la Corona un encargo cartográfico muy especial: la realización de un Atlas de la Península Ibérica, en el que deberían estar representados todos sus pueblos y ciudades. Por esas fechas, Texeira obtuvo el título de Cosmógrafo Real, gracias a lo cual el 12 de septiembre de 1622, recién casado, con Eugenia de Salazar, en la iglesia de San Martín, una unión de la que nacerían dos hijos, Antonio y Francisca, Teixeira comenzaría a colaborar con Lavanha en tan importante trabajo. A los dos años murió Lavanha, el director del proyecto, encargandose Teixeira desde ese momento de la finalización del llamado “Atlas del Rey Planeta”. Doce años emplearía en este trabajo, de los cuales ocho transcurrieron recorriendo la costa peninsular, pueblo a pueblo. El resultado de su trabajo y de su esfuerzo fue sin duda una obra de gran interés militar para la Corona y sus ejércitos, considerada en la actualidad una auténtica obra de arte. Finalmente, en 1630, Texeira regresó a Madrid y durante cuatro ordenó y clasificó todos los apuntes y mediciones tomados durante su viaje dando forma y color al que sería el primer Atlas de la costa peninsular, titulado “La descripción de España y de las costas y puertos de sus reinos”.

 El Rio Bidasoa - Pedro Teixeira

En 1640 Portugal recuperó su independencia, sin embargo, Teixeira se mantuvo fiel a Felipe IV y a España. Seguramente consideró dónde iba a ser mejor valorado su trabajo y dónde podría conseguir el cargo de ayuda de cámara que el rey le había prometido, un privilegio que nunca le fue concedido. Teixeira era por entonces un personaje clave de la política de defensa de la Corona española, y sus servicios como cartógrafo eran muy solicitados en la Corte, que conservaba en la Torre Dorada del antiguo Alcázar Real de Madrid, dieciséis mapas de España, Flandes e Italia, que lamentablemente, se perdieron en el incendio que destruyo el Real Alcazar de la Nochebuena de 1734.

topographia-de-la-villa-de-madrid-pedro-teixeira

Fue a partir de este momento cuando, con mas de cincuenta años, Pedro Texeira se dedicaría de lleno a la realización de su obra mas conocida, la “Topographia de la Villa de Madrid descripta por Don Pedro Texeira. Año 1656” o “Mantua Carpetatorum sive Matritum Urbs Regia”, mas conocido como el “Plano de Texeira”. Dedicaría años a tomar medidas de Madrid, calle por calle, edificio por edificio, finalizando su gran obra en 1651, aunque sería publicada hasta 1656. En 1660 Texeira redactó su testamento, falleciendo en Madrid el 13 de abril de 1662, en su domicilio de la calle del Pardo, siendo enterrado en la iglesia de San Martín a la que siempre estuvo fuertemente ligado.

La Iglesia y el Convento de San Martín

Pedro Teixeira fue un gran personaje de su época. Un hombre inteligente, aficionado a las matemáticas y a la lectura, ambicioso y aventurero. Fue soldado, ingeniero militar, cosmógrafo real, pirata, espía al servicio del rey Felipe IV, y lo mas importante, el mejor cartógrafo que jamás ha tenido la ciudad de Madrid.

El plano de Teixeira o la “Topographia de la Villa de Madrid descripta por Don Pedro Texeira. Año 1656”.

“La minuciosi­dad y exactitud del dibujo son tales que dejan poco que desear, no solo en cuanto a la demostracion del giro y disposición de las calles, sino en el alzado de las facha­das y topografía interior de los edificios, pudiendo juzgar de la conciencia con que fue hecho aquel precioso traba­jo por los varios públicos y particulares que aún se con­servan en el mismo estado en que los representa el plano, con la misma repartición de su planta, con el propio número de pisos, puertas y ventanas, y la misma forma general de su ornato arquitectónico”. (Ramón de Mesonero Romanos – El Antiguo Madrid)

Topographia de la Villa descrita por Don Pedro Texeira. Año 1656. (Iluminada)

Encargo privado de la Corona o iniciativa propia del mismo Texeira, con el objetivo de hacer méritos ante Felipe IV, y así lograr que le nombrase ayuda de cámara del rey, el caso es que los historiadores no se ponen de acuerdo sobre cuales fueron las razones para la creación de esta gran obra cartográfica, que Teixeira comenzó en 1648 y terminó en 1654, aunque no se publicaría hasta dos años después.

El plano, cuyo titulo oficial es “Topographia de la villa de Madrid descripta por Don Pedro Texeira. Año 1656”, es una representación en perspectiva, orientada desde el sur hacia el norte. Realizado utilizando una perspectiva similar a la conocida como caballera, aunque en numerosas ocasiones ocasiones, Teixeira ignore las reglas que rigen el dibujo realizado con arreglo a este sistema. Texeira partió de una planta de la ciudad, dibujada con gran precisión, sobre la que dibujó los alzados y distribuciones de las manzanas, valiéndose de algunos trucos de dibujante experto para que los edificios no taparan las calles, recortando en muchos casos las edificaciones y de este modo respetar el trazado de calles y plazas, dando lugar a fachadas irregulares e irreales.

Topographia de la Villa descrita por Don Pedro Texeira. Año 1656. Dedicatoria a Felipe IV

El plano muestra una leyenda superior que dice “Mantua Carpetanorum sive Matritum Urbs Regia” cuya traducción es “Mantua de los Carpetanos o sea Madrid Urbe Regia” y una elaborada dedicatoria al rey Felipe IV. Está compuesto por 20 láminas de 45 x 57 cm. cada una, que al ser unidas entre si, forman una sorprendente imagen de la ciudad de Madrid de 2,85 x 1,80 metros donde se recogen con gran minuciosidad y precisión aproximadamente 11.000 edificios, que en el siglo XVII formaban el conglomerado urbano de la Villa y Corte de Madrid.

Amberes en el siglo XVI

El plano fue grabado en Amberes en planchas de cobre, con la colaboración del holandés Salomón Savery, miembro de una conocida familia de grabadores, siendo posteriormente impreso en los talleres de Jan y Jacob van Veerle. Pedro Texeira, por razones de edad, no se desplazó a Flandes para dirigir y supervisar la impresión de su gran obra dirigir y supervisar la grabación, lo que sin duda es la razón de que el plano presente algunos errores ortográficos y de localización de algunos edificios.

A pesar de estos fallos, digamos menores, Pedro Teixeira nos legó con su plano, la mejor representación del Madrid de los Austrias que uno pueda imaginar, un plano que aun hoy día sorprende por su calidad, precisión, minuciosidad y gran detalle, algo realmente difícil de lograr con los medios disponibles en el siglo XVII.

 Museo de Historia de Madrid

Fuencarral, 78 – 28004 Madrid

http://www.madrid.es/museodehistoria

Anuncios

Acerca de Titinet

No voy a cansaros nada mas empezar. Doy por hecho que vuestro interés no radica en mi persona, sino en lo que a partir de ahora podáis leer en este blog que nace hoy. Así que de mis 55 años de vida, os diré simplemente que soy madrileño de nacimiento y de corazón, que estudie Geografía e Historia y que aparte de la debilidad que siento por la ciudad donde nací, mi gran pasión ha sido siempre y lo seguirá siendo, viajar. Mi padre solía decir que "viajar debería de ser una asignatura obligatoria en todos los planes de estudios" y yo, desde muy pequeño comprendí cuanta razón tenia. Viajar te enriquece, te ayuda a ser mas tolerante con otras culturas, con otras religiones y te ayuda a tener una mente mas abierta y receptiva. Viajar te aporta algo que los libros y las horas de estudio, por mucho que te den, jamas podrá ser igual de enriquecedor. A lo largo de mis muy vividos 55 años, he viajado siempre que he podido, y no ha sido poco. He recorrido prácticamente toda Europa y también he tenido ocasión de viajar a Asia, África y América. Pero por mucho que haya viajado, y tengo intención de seguir haciéndolo, mi ciudad siempre sera Madrid y mi sitio siempre estará aquí. En esta ciudad que me vio nacer y que día tras día me ha ido desvelando sus secretos, contándome sus historias, sus momentos de gloria, sus éxitos, pero también sus miserias, sus dramas y sus fracasos. Una ciudad con un pasado y una historia mucho mas extensa e interesante de lo que muchos conocen. Una ciudad abierta a todos, acogedora y cosmopolita. Una ciudad con una riqueza cultural y humana capaces de sorprendernos en muchas ocasiones. Todo esto es para mi Madrid, y este blog pretende contároslo y haceros participes de la historia y las posibilidades que ofrece esta maravillosa ciudad. Espero que lo disfrutéis. Adelante. Poneos cómodos y sed bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Historia, Madrid de los Austrias, Monarquía, Museos, Siglo de Oro y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Mantua Carpetatorum sive Matritum Urbs Regia”

  1. Muy interesante como siempre 😉

Los comentarios están cerrados.