Lucifer está empadronado en Madrid.

Que Lucifer siente una especial debilidad por Madrid es algo mas que evidente, como vais a poder comprobar a continuación. Han sido numerosas las visitas que el Principe de las Tinieblas ha hecho a la Villa y Corte a lo largo de su historia y para ello se ha servido de los medios mas variados, al fin y al cabo su poder es inmenso, por no decir infinito.

Celebración de un aquelarre

Comenzó paseándose por Castilla, donde las hechiceras de la primera mitad del siglo XVI invocaban al Diablo Cojuelo. Y como Madrid, desde que Alfonso VI la reconquistara en el siglo XI, siempre formó parte del Reino de Castilla, seguro que en alguna de aquellas giras por tierras castellanas se dejaría caer por aquí, aunque no haya constancia de ello. De modo que podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que fue entonces cuando nació el idilio entre Lucifer y la capital de España.

“Estos cinco dedos pongo en este muro, cinco demonios conjuro: a Barrabás, a Satanás, a Lucifer, a Belcebú, al Diablo Cojuelo que es buen mensajero, que me traiga a Fulano luego a mi querer y a mi mandar”

“Señor de la calle, señor de la calle, señor compadre, señor cojuelo, que hagáis a ______ que se abrace solamente a mí y que me quiera y que me ame, y que si es verdad que me ha de querer, que ladre como perro, que rebuzne como asno y que cante como gallo”

Convento de San Plácido

En 1625, reinando en España Felipe IV, el Diablo hizo una visita a las monjas del convento de San Placido, situado en el 9 de la calle de San Roque, en el corazón del actual barrio de Malasaña. (Ver la entrada titulada “El convento de San Plácido, su iglesia y los escandalosos sucesos que entre sus muros acontecieron”, publicada en julio de 2014).

El Diablo Cojuelo

En 1641 el escritor Luis Vélez de Guevara fue el instrumento utilizado por Satanas para visitar Madrid. La obra: El Diablo Cojuelo, que narraba las andanzas de nuestro diabólico protagonista junto al personaje del hidalgo estudiante Don Cleofás Leandro Pérez Zambullo, que huye de la justicia por una cuestión de faldas, refugiandose por casualidad en el desván de un astrólogo que tiene encerrado a un diablo en una botella. El diablo le suplica que le libere y Cleofás accede. A cambio, el que se presenta como Diablo Cojuelo lleva al hidalgo a un mágico viaje en el que desde las alturas ve el interior de las casas de Madrid como si las hubieran despojado de sus tejados, dejando ver los vicios e hipocresías del Madrid de los Austrias.

Palacio Real 5

Durante las obras de construcción del Palacio Real, iniciadas en 1738, tras el incendio que destruyo por completo el Real Alcazar, afirman las crónicas de la época que, Satanás se apareció a los obreros que allí trabajaban. (Ver la entrada titulada “El Palacio Real de Madrid. Historia, leyendas y secretos de un noble edificio”, publicada en junio de 2014).

Vista de la Real Casa de Correos en la Puerta del Sol en el siglo XIX

La siguiente aparición de Satanas en Madrid de la que se tiene constancia fue en 1768, reinando Carlos III. La aparición tuvo lugar durante las obras de construcción de la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol, que debía construir el francés Jaime Marquet, el arquitecto elegido por el monarca en contra de los deseos de los madrileños que preferían el proyecto de Ventura Rodríguez. Cuentan las crónicas de la época que un buen día mientras trabajaban, los albañiles recibieron la terrorífica visita de Satanás que, con voz de ultratumba, se dirigió a ellos haciéndoles saber que el edificio en el que estaban trabajando era propiedad del Infierno. Muertos de miedo, los obreros se negaron a seguir trabajando ante la posibilidad de una nueva visita del Príncipe de las Tinieblas. El caso se puso en conocimiento de la Inquisición, que designo un fraile para que estuviera presente en las obras, logrando de este modo que los trabajadores volvieran al tajo, aunque aún con el miedo en el cuerpo. Bien fuera debido a la presencia del religioso o porque tuviera otras cosas mas importantes en mente, lo cierto es que Satanás no volvió a aparecerse por la casa de Correos.

El aquelarre - Francisco de Goya (Museo Lázaro Galdiano) El Hechizado por la fuerza  - Francisco de Goya (National Gallery)

Satanás visitó a Francisco de Goya con bastante frecuencia. La primera vez fue en 1798 y la última en la Quinta del Sordo entre 1819 y 1824, fecha en la que el pintor partió hacia su exilio en Burdeos, donde fallecería en 1828. De la primera de las visitas surgen dos pequeños cuadro titulados El aquelarre y El hechizado por la fuerza, para el palacio de recreo que los duques de Osuna tenían en la Alameda de Osuna y que en la actualidad forma parte de los fondos del Museo Lazaro Galdiano. El primer cuadro muestra un ritual de aquelarre, presidido por el Gran Cabrón, una de las formas que puede adoptar Satanás en el centro. A su alrededor aparecen varias brujas ancianas y jóvenes que le ofrecen niños de muy corta edad con los que, según la superchería de la época, se alimentaba. El segundo, representa el momento en que el personaje central, todo vestido de negro, sostiene, aterrorizado, una alcuza con la que está vertiendo aceite sobre una lámpara cuya luz ilumina el cuadro mientras con la mano izquierda se tapa la boca para que no le entre el Diablo.

Capricho Nº 60 titulado Ensayos - Francisco de Goya (Museo del Prado)

También en unos de los Caprichos del genial pintor, concrétamente el Nº 60 titulado Ensayos, realizado entre 1797 y 1798 podemos ver a Satanás es testigo desde el fondo de como una bruja completamente desnuda, trata de enseñar a su discípulo a elevarse en el aire. En primer plano del grabado aparecen dos gatos, uno de los cuales mira fijamente al espectador mientras el otro parece alejarse hacia el fondo.

El Aquelarre o el Gran Cabrón - Francisco de Goya (Museo del Prado)

Años después, casi al final de su vida, el genio de Fuendetodos, tras una nueva visita, creó las famosas pinturas negras, de las que a nosotros nos interesa especialmente El aquelarre o El Gran Cabrón, pintada en 1823. En ella podemos ver a Lucifer en forma de macho cabrio, que se dirige a la joven sentada en la silla que está siendo postulada a bruja. El resto de las figuras miran al Gran Cabrón, excepto la que aparece de espaldas en primer término, con mantilla de novicia, que mira a la joven. Actualmente se puede ver en el Museo del Prado.

El Diablo Cojuelo - Zarzuela en 3 actos de F. A Barbieri Interior del teatro Principe Alfonso antes de la construcción del escenario

En 1878, el Diablo debió de sentirse mas castizo que nunca, porque decidió llevar a cabo una de sus apariciones en plan gran estrella en una zarzuela. Alguien tan madrileño, aunque solo sea de adopción, no podía resistir la tentación de valerse de ese género musical, tan querido en la Villa y Corte, para una de sus apariciones. Se trataba de una versión lírica de El Diablo Cojuelo, con música del maestro Barbieri y textos de Ramos Carrión y Pina Domínguez, que se estreno en el teatro Principe Alfonso, también conocido como Teatro Circo de Rivas, el 18 de junio de ese año.

Revista satírica Satanas

El 10 de octubre de 1880 decide aparecerse a través de la revista satírica Satanas, una cabecera demasiado evidente, dirigida por el dramaturgo, periodista y político Emilio Sánchez Pastor. Cuatro páginas a tres columnas, ilustradas con dibujos y caricaturas de Luque, Cilla y Escalera. Se dedicará fundamentalmente a la crítica política del gobierno presidido por el líder del Partido Conservador, Antonio Cánovas del Castillo. Pero algo salió mal, porque tras el número 11, el semanario dejo de publicarse. Sin duda el periodismo no era lo suyo.

Ricardo Bellver y Ramón New Image 9 

Y por fin, en 1879, el Diablo tomó la firme decisión de instalarse de forma definitiva en la capital de España. Para diseñar el que habría de ser su domicilio, escogió al escultor Ricardo Bellver y Ramón, que junto al arquitecto Francisco Jareño y Alarcón, serían los encargados de levantar el Monumento al Ángel Caído, que no estaría finalizado hasta 1885. Uno de los monumentos mas llamativos y hermosos de Madrid, del que os hablaré con mas detalle al final de esta entrada. Desde su cúspide, Lucifer podía contemplar a placer la ciudad donde había decidido vivir. Por fin tenía casa en Madrid.

Incendio de la Iglesia de los Carmelitas de la plaza de España el 11 de Mayo1931

En 1931 algo debió de suceder que molestó sobremanera al Diablo. Puede que Lucifer, como Principe de las Tinieblas que es, en el fondo siempre haya sido monárquico y la abdicación de S.M. D. Alfonso XIII y la proclamación de la II República no le hicieran demasiada gracia, solo él lo sabe. El caso es que comenzó a pasearse por Madrid quemando conventos e iglesias y asesinando a religiosos, sin duda con la intención de desprestigiar a los diferentes gobiernos republicanos. ¡Y por vida de Satanas que lo consiguió!

Las cinco advertencias de Satanas

Aun así, estando como estaba de ocupado, en 1935 aún le quedó tiempo para dejarse ver en el Teatro de la Comedia de la calle del Príncipe, sirviéndose en esta ocasión de la pluma del gran Enrique Jardiel Poncela y su obra Las cinco advertencias de Satanas, en la que su protagonista Félix, un hombre de mediana edad que, tras una vida licenciosa y disipada junto a su amigo Ramón al que solía traspasar sus antiguos amores, toma la decisión de casarse con la joven Coral de la que esta realmente enamorado, dejando atrás su vida anterior. Sin embargo, el Diablo se aparece en su camino, haciéndole cinco advertencias y poniendo en peligro sus planes. Al ir cumpliéndose las predicciones de Satanas, y tras una revelación absolutamente inesperada, a Felix no le queda mas remedio que renunciar a su amor por Coral, que acaba marchándose con Ramón.

Los cuatro jinetes del Apocalipsis

Pero lejos de tranquilizarse, su monumental cabreo debió de ir a mas, porque el 18 de julio de 1936, llamó a 4 de sus mejores amigos, los cuatro jinetes del Apocalipsis, que siempre están dispuestos a echarle una mano con sus diabólicos planes, y sin pensárselo dos veces, nos montó una guerra que duro casi 3 años y dejo mas de un millón de muertos, España destrozada y Madrid seriamente tocado. Instalado de nuevo en su domicilio madrileño, el Diablo le debió coger el gusto al asunto ese de las guerras, porque justo cinco meses después del final de la nuestra, y de nuevo bien secundado por sus cuatro amigotes y en esta ocasión también por un alemán de origen polaco con un ridículo bigote, se fue a dar una vuelta al mundo que comenzó  el 1 de septiembre en Polonia y no finalizaría hasta casi 6 años más tarde en Japón, organizando una orgía de sangre y destrucción, que a punto estuvo de acabar con el mundo y la raza humana. Y el 14 de agosto de 1945, Satanás, por fin se calmó tras 15 años de monumental cabreo, dejando un rastro de más de 60 millones de muertos y el pueblo judío al borde del extermino total. Sin duda se había quedado bien a gusto.

 Cartel de la película Las cinco advertencias de Satanas, dirigida por José Luis merino en 1969 Cartel de la película El Diablo Cojuelo, dirigida por Ramón Fernández en 1971  Cartel de la película El día de la bestia, dirigida por Alex de la Iglesia en 1995

A partir de ese momento se quedó en Madrid y volvió a salir a pasear por esta ciudad que tanto le gusta, dejándose ver por sus cines y teatros con bastante frecuencia: en 1938, 1945 y 1969 en las adaptaciones al cine de Las cinco advertencias de Satanas, de la mano de Isidoro Socías, Julián Soler y Jose Luis Merino, respectivamente y en 2011 en la reposición teatral de la misma en el Teatro Marquina, en 1971 en la película El Diablo cojuelo, dirigida por Ramón Fernández y protagonizada por Alfredo Landa y Rafael Alonso y en 1995 hizó una aparición cinematográfica realmente espectacular, en forma de macho cabrio, en la película de Alex de la Iglesia, El día de la bestia, protagonizada por Alex Angulo, Terele Pávez y Santiago Segura.

Franco sale bajo palio tras la Misa de Requiem oficiada por el eterno descanso de D. Alfonso XIII

Durante este periodo estuvo  muy cerca de ser desahuciado por las fuerzas mas reaccionarias de la dictadura del general Franco, bien secundadas por la reaccionaria Iglesia Católica de la época, quienes afirmaban que alrededor del domicilio de Lucifer, se solían celebrar ceremonias satánicas y misas negras. No sabemos como se las apañó para lograr que las aguas se calmaran, pero el caso es que la sangre no llego al río. Imaginaos la que hubiera organizado de haberse visto obligado a abandonar su hogar madrileño. Yo prefiero no hacerlo.

Dibujo del propio Ricardo Bellver de su escultura El Ángel Caído - Grabado de Arturo Carretero aparecido en La Ilustración Española y Americana del 30 de marzo de 1878

Desde entonces nada se ha sabido de Lucifer, pero es seguro que sigue haciendo de las suyas con mas frecuencia de la que sería de desear. Lo único que sabemos con absoluta certeza, es que sigue viviendo en la capital de España, en su domicilio de la glorieta del Angel Caido de los Jardines del Buen Retiro de la Villa de Madrid. No es un mal sitio para vivir. Lucifer nunca ha sido tonto, soberbio, si y mucho, pero estúpido, jamás de los jamases.

Para los mas incrédulos y escépticos me parece oportuno añadir que, aunque todo lo anterior pueda parecer que no son mas que una serie de leyendas y supercherías sin fundamento alguno, fruto de las mentes especialmente impresionables de algunas personas, algo de cierto debe de haber en ello porque el año 2013, el cardenal Antonio Rouco Varela, siendo todavía Arzobispo de la Archidiócesis de Madrid, nombró ocho exorcistas con la misión de hacer frente al creciente numero de peticiones que se recibían al respecto, alegando posesiones demoníacas e influencias maléficas. Y todos sabemos que cuando el río suena, agua lleva.

Y ahora vamos a conocer un poco mejor el hogar de Lucifer en Madrid.

El Angel Caido (Real Academia de Bellas Artes de San Fernando)

Antes de marcharnos rumbo al parque de El Retiro, os diré que, en la escalinata de entrada a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, podemos contemplar una copia algo mas pequeña de la figura del Angel Caido realizada en yeso patinado por el propio Bellver en 1887. Un segundo hogar para los duros meses del invierno madrileño.

El Retiro 1

El Monumento del Ángel Caído se encuentra en los Jardines del Buen Retiro, sobre el solar que ocupó la La Real Fábrica del Buen Retiro, conocida popularmente como “La China”, hasta su destrucción por los franceses en 1813 durante la Guerra de la Independencia.

El Retiro 20

El autor de la escultura, que representa a Lucifer en el momento de ser arrojado del cielo por Dios, fue el madrileño Ricardo Bellver y Ramón, que se encontraba en 1877 en su tercer año como pensionado en la Academia Española de Bellas Artes de Roma. Fue entonces cuando realizó en yeso y gracias a la ayuda recibida del duque de Fernán Núñez, la obra titulada El Ángel Caído, con la que año siguiente, gano por cinco votos contra dos, la Medalla de Primera Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes, celebrada en Madrid el año siguiente. La obra ganadora fue adquirida por el Estado por 4.500 pesetas y se decidió enviarla a París con motivo de la Exposición Universal de 1878. Para su realización, Bellver se inspiró en un fragmento del Canto I del poema narrativo de John Milton, El Paraiso perdido, tal y como consta en el catalogo de la Exposición.

El Retiro 13 El Retiro 19

“Por su orgullo cae arrojado del cielo con toda su hueste de ángeles rebeldes para no volver a él jamás. Agita en derredor sus miradas, y blasfemo las fija en el empíreo, reflejándose en ellas el dolor más hondo, la consternación más grande, la soberbia más funesta y el odio más obstinado” (John Milton – El Paraiso perdido, Canto I)

Antes de su regreso de París, el Estado español, propietario de la escultura en yeso, decidió pasar la obra  a bronce, para lo que se tuvo que llegar a un acuerdo con el escultor, que deseaba realizar la obra en Roma. El coste de la operación fue de 10.000 pesetas de las de entonces.  En cuanto al modelo en yeso, fue destruido tras la fundición. El Ángel Caído pasó a partir de ese momento a formar parte de la colección del Museo Nacional del Prado. En octubre de 1879  se propuso a la Dirección General de Instrucción Pública que la obra fuera instalada al aire libre. 

El Retiro 15  El Retiro 17

“La estatua del Ángel Caído, por lo atrevido de su composición, por su original actitud y también por la materia en que ha sido fundida, tal vez no produzca todo el efecto apetecido, encerrada cual está en los estrechos límites de una sala, mientras que colocada en un sitio público, al aire libre con más espacio y horizonte, luciría ventajosamente el mérito de tan bella creación, sirviendo al mismo tiempo de ornato e iniciando de este modo al público en la contemplación de los buenos modelos del arte plástico que tan poderosamente contribuye a su cultura”

El Retiro (40)

Para sorpresa de propios y extraños la petición fue aceptada, pese a tratarse de una representación de Lucifer, y la obra se cedió al Ayuntamiento de Madrid para su instalación en los Jardines del Buen Retiro. En mayo de 1880 se encargó al arquitecto Francisco Jareño y Alarcón, que diseñará un pedestal sobre el que se apoyaría la obra de Bellver. Fue realizado en granito, bronce y piedra, adoptando la estructura de una fuente con un amplio pilón de forma ochavada con unas dimensiones aproximadas de 10 metros de largo por 10 de ancho, sobre el que se apoya el Ángel Caído con sus 2,65 metros de altura. 

El Retiro 6 El Retiro 7

Presenta la forma de una pirámide truncada, de planta octogonal, y en cada uno de sus lados se pueden ver unas máscaras fundidas en bronce, que representan a diablos que sujetan con sus manos lagartos, sierpes y delfines. Tres surtidores en cada una de ellas arrojan agua en el pilón de la fuente. Sobre dicha base se sitúan otros tres cuerpos, el último de ellos formado por tres escalones circulares, sobre el que descansa la escultura del Ángel Caído que remata el monumento.

Detalle del Monumento del Ángel Caído Detalle del Monumento del Ángel Caído

En cuanto a la figura de Lucifer, este se nos presenta a la vista con la cabeza mirando hacia el Cielo, de donde ha sido expulsado por el mismísimo Dios contra el que oso rebelarse. Le vemos con las alas desplegadas y su hermoso cuerpo contorsionado, con el brazo izquierdo sobre su frente parece querer protegerse de la ira divina y su boca esta abierta en un dramático y expresivo gesto de espanto e incredulidad ante el tremendo castigo impuesto por Dios. Su brazo derecho y sus piernas ya son presa de las serpientes que han de arrastrarlo hasta los abismos mas profundos, donde permanecerá por toda la eternidad. Un castigo a todas luces excesivo.

Y para terminar, un dato realmente curioso: bien fuera de forma intencionada, simple coincidencia o por una intervención directa de Lucifer, el monumento se encuentra a una altitud de 666 metros sobre el nivel del mar. ¿No os da que pensar? A mi si.

Anuncios

Acerca de Titinet

No voy a cansaros nada mas empezar. Doy por hecho que vuestro interés no radica en mi persona, sino en lo que a partir de ahora podáis leer en este blog que nace hoy. Así que de mis 55 años de vida, os diré simplemente que soy madrileño de nacimiento y de corazón, que estudie Geografía e Historia y que aparte de la debilidad que siento por la ciudad donde nací, mi gran pasión ha sido siempre y lo seguirá siendo, viajar. Mi padre solía decir que "viajar debería de ser una asignatura obligatoria en todos los planes de estudios" y yo, desde muy pequeño comprendí cuanta razón tenia. Viajar te enriquece, te ayuda a ser mas tolerante con otras culturas, con otras religiones y te ayuda a tener una mente mas abierta y receptiva. Viajar te aporta algo que los libros y las horas de estudio, por mucho que te den, jamas podrá ser igual de enriquecedor. A lo largo de mis muy vividos 55 años, he viajado siempre que he podido, y no ha sido poco. He recorrido prácticamente toda Europa y también he tenido ocasión de viajar a Asia, África y América. Pero por mucho que haya viajado, y tengo intención de seguir haciéndolo, mi ciudad siempre sera Madrid y mi sitio siempre estará aquí. En esta ciudad que me vio nacer y que día tras día me ha ido desvelando sus secretos, contándome sus historias, sus momentos de gloria, sus éxitos, pero también sus miserias, sus dramas y sus fracasos. Una ciudad con un pasado y una historia mucho mas extensa e interesante de lo que muchos conocen. Una ciudad abierta a todos, acogedora y cosmopolita. Una ciudad con una riqueza cultural y humana capaces de sorprendernos en muchas ocasiones. Todo esto es para mi Madrid, y este blog pretende contároslo y haceros participes de la historia y las posibilidades que ofrece esta maravillosa ciudad. Espero que lo disfrutéis. Adelante. Poneos cómodos y sed bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Cine, Curiosidades y Anécdotas, Escultura, Guerra Civil, Historia, Literatura, Malasaña & TriBall, Música, Misterios y leyendas, Monarquía, Museos, Parques, Pintura, Siglo de Oro, Teatro y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.