La iglesia de Santa Maria la Real de Montserrat. Un gran proyecto inacabado.

Si las obras de construcción de la iglesia de Santa María la Real de Montserrat en la madrileña Calle de San Bernardo hubiesen llegado a buen término, ahora estaríamos ante uno de los templos más importantes de la capital de España. Pero lamentablemente, no fue así. Una vez más la falta de fondos hizo que las obras, iniciadas en 1668, se suspendieran en 1671 y no se reanudaran hasta 1729, para ser de nuevo suspendidas en 1740 “sine die” (lo que en España quiere decir de forma definitiva), cuando solo se había construido la fachada con una de las dos torres previstas, la nave central hasta el crucero y las capillas. Se quedaron sin construir la segunda torre, la gran cúpula del crucero con tambor y linterna, la cabecera y las sacristías. Los basamentos que aun hoy día se conservan nos permiten saber cómo debería haber sido la planta de una iglesia monumental y grandiosa cuya construcción jamás llegó a finalizarse.

Montserrat 2

 Un poco de historia

En 1640, Felipe IV, el Rey Planeta, no solo tenía gravísimos problemas para mantener la supremacía de España en Europa, sino que incluso dentro del propio territorio español tuvo que hacer frente a una serie de sublevaciones y revueltas, de las que una de las más graves tuvo lugar en Cataluña. Decía una antigua estrofa del himno de Els Segadors:

“Amb la sang dels Castelláns, en farem tinta vermella” (Con la sangre de los castellanos, haremos tinta roja)

Retrato de Felipe IV en Fraga durante la Guerra dels Segadors - Velázquez

La Sublevación de Cataluña oGuerra dels Segadors”, tuvo por escenario gran parte de Cataluña entre los años 1640 y 1652 y sus consecuencias serian una vez mas negativas para una España en franca decadencia que, tras la firma en 1659 de la Paz de los Pirineos entre España y Francia, vio como el condado del Rosellón y la mitad del de la Cerdaña, hasta aquel momento partes integrantes del principado de Cataluña, pasaban a ser territorio francés.

Corpus de Sangre en 1640 - Antoni Estruch

La sublevación se inicio en Barcelona el 7 de junio de 1640 con el llamado Corpus de Sangre y el asesinato del conde de Santa Coloma, noble de origen catalán y virrey de Cataluña. Los integrantes de esta sangrienta revuelta eran mayormente campesinos y “segadors”, hartos de los abusos cometidos por el ejército real, compuesto por mercenarios entre los que había numerosos castellanos. Un ejército que había sido desplegado en el Principado de Cataluña con motivo de la Guerra de los Treinta Años en la que se vieron implicadas la gran mayoría de las potencias europeas de la época, y que no finalizaría hasta la firma de la Paz de Westfalia en 1648.

 La iglesia de Santa María la Real de Montserrat

Iglesia de Santa María la real de Montserrat (3)

La iglesia de Santa María la Real de Montserrat fue fundada por Felipe IV para dar acogida y cobijo a los monjes castellanos que llegaban huyendo de la insurrección en Cataluña  desde el monasterio de Montserrat, tras haber sido expulsados de forma violenta por los monjes catalanes, molestos por el hecho de que su abad fuera siempre de origen castellano. Tengamos en cuenta que Montserrat era el principal centro de la orden Benedictina de Cataluña aunque estaba bajo la jurisdicción castellana de Valladolid desde 1493, cuando Fernando el Católico ordenó el traslado de 14 monjes de la congregación de esta ciudad castellana pasando el monasterio a depender de la congregación Vallisoletana. En un principio, el convento Benedictino se situó en la quinta del Condestable de Castilla, situada en las inmediaciones del arroyo Abroñigal, y allí estuvieron los religiosos hasta que en 1704 se trasladaron a la calle de San Bernardo.

Montserrat 1 Montserrat 3 Montserrat 4

Problemas financieros hicieron que las obras no comenzasen hasta 1668, reinando ya Carlos II y fue posible gracias a las importantes aportaciones económicas realizadas por el barón de Gilet y el marqués de Llansol. De la construcción del templo, que como ya he comentado tendría que haber sido uno de los más importantes de Madrid se encargo en un principio Sebastián Herrera Barnuevo, hijo del escultor Antonio de Herrera, que proyectó una fachada considerada como la más compleja y elaborada del Barroco madrileño, inspirada en la  de la Iglesia del Gesú de Roma, obra de Jacopo Barozzi da Vignola.

Fachada de la iglesia del Gesú en Roma

Para salvar el considerable desnivel que presentaba la calle de San Bernardo, Herrera colocó sobre un basamento los tres cuerpos principales con entrecuerpos estrechos, y una gran sobriedad. Tras el fallecimiento de Herrera en 1671, Gaspar de la Peña seguiría con las obras durante algunos meses hasta que nuevos problemas económicos obligan a interrumpir las obras. Estas cesan a la altura del crucero, de modo que no llegan a construirse ni la cúpula ni el presbiterio y ni siquiera se llega a terminar la fachada principal.

New Image 3 Fachada de la iglesia de Montsrerrat Fachada de la iglesia de Montserrat

Las obras serían abandonadas hasta 1716, año en que Pedro de Ribera, por entonces en los comienzos de su prometedora carrera como arquitecto, se hizo cargo del proyecto respetando lo que hasta entonces se había construido, aunque aportando su toque personal redecorando la puerta y los ventanales de la fachada inacabada. La diferencia entre los ventanales de Herrera y los de Ribera se puede apreciar fácilmente si comparamos la sencilla ventana central situada sobre la puerta del templo con el resto, adornadas con elementos clásicos del universo decorativo de la obra de Ribera: decoración vegetal, copetes, veneras, molduras partidas y en movimiento, así como las características cubiertas bulbosas.

?????????? ?????????? ??????????

Ribera se encarga de la construcción de la portada barroca, realizada por Francisco Carretero sobre la que podemos ver un mágnifico escudo real obra de Jacobo Vázquez y dentro de una hornacina una imagen del siglo XVIII de San Benito, fundador de la orden Benedictina. Pero sin duda, la gran aportación de Ribera a santa María la real de Montserrat fue la torre profusamente decorada con los ornamentos habituales en las obras de Ribera. Por encima de la base cuenta con cuatro ventanas con arco de medio punto una en cada lado y esta rematada por un chapitel bulboso de inspiración oriental recubierto de pizarra y rematado por la bola del mundo y la cruz.

Montserrat - Interior 3 Montserrat - Interior 7

En lo que respecta al interior del templo, Ribera articuló la nave central mediante pilastras de capitel compuesto, arcos de medio punto y balcones cerrados por rejas, abriendo las capillas laterales hacia la nave central, casi transformándolas en otras naves que cubrió con bóvedas cañón. La nave central dispone de grandes arcos de medio punto de gran altura, lo que permitió a Ribera abrir una serie de óculos que proporcionan al interior del templo una cantidad luz poco habitual. Pedro de Ribera también diseñó la preciosa cantoría de niños, con una entrada disimulada por un cuerpo cilíndrico a través del cual se accede a este coro.

San Antonio de Padua 2 Santa Teresa San José

Entre las obras de arte que podemos en el interior de la iglesia, merece la pena destacar las capillas de San José y San Antonio de Padua  con dos tallas realizadas en 1929 por Roberto Font; la capilla de Santa Teresa de Jesús, con la preciosa talla de José Barbero de 1989 y el cuadro San Benito rodeado por sus monjes; la capilla del Santísimo Sacramento donde podemos contemplar un sagrario de plata cuyas formas están inspiradas en la torre exterior de Ribera; el altar mayor con la talla de la Virgen de Montserrat, original del portugués Pereira del siglo XVII y tallas de los fundadores de la orden Benedictina, San Benito y Santa Escolástica.

Santo Cristo de Burgos 4

Por último, merece mención especial la capilla del Santo Cristo de Burgos, con una copia de la talla original procedente del convento burgalés de los Agustinos Ermitaños, desamortizado en el siglo XIX. Allí estuvo la talla hasta el año 1808, cuando el marqués de Avendaña, temiendo el saqueo de las tropas napoleónicas, ordenó su traslado provisional a la iglesia de San Nicolás para pasar después a la catedral de la ciudad castellana, donde se encuentra en la actualidad. Se trata de una talla del siglo XIV que representa a Cristo crucificado. De tamaño casi natural, toda la figura esta cubierta de cuero en el que se abren las llagas y heridas, articulaciones internas de las piezas de madera, una larga melena de pelo natural, enagüillas o faldones que le cubren las piernas y los huevos de avestruz a los pies traídos desde Africa y donados por un rico comerciante local. Una imagen que Benito Pérez Galdós menciona en su novela Miau, donde nos cuenta el temor que provocaba esta imagen con su melena de pelo natural en Luisito Cadalso, el protagonista de la obra.

Santo Cristo de Burgos Santo Cristo de Burgos 5

“A Montserrat encontrábalo frio y desnudo; los santos estaban mal trajeados; el culto le parecía pobre, y, además de esto, había en la capilla de la derecha, conforme entramos, un Cristo grande, moreno, lleno de manchurrones de sangre, con enaguas y una melena natural tan larga como el pelo de una mujer, la cual efigie le causaba tanto miedo, que nunca se atrevía a mirarla sino a distancia, y ni que le dieran lo que le dieran entraba en su capilla”. (Benito Pérez Galdós – Miau)

Las pinturas de las bóvedas, con escenas de la vida de San Benito, fueron realizadas a comienzos del siglo XVIII por Pedro de Calabria, que también pinto los escudos situados debajo del coro y un cuadro de San Basilio, hoy perdido.

La moneda del Cesar - Antonio Arias Fernandez

En una de sus capillas se custodiaba un crucifijo tallado en madera obra de Alonso Cano, trasladado durante la invasión napoleónica a la Academia de Bellas Artes de San Fernando, que en 1891 lo cedió a los capuchinos de Lecároz en Navarra. También contaba con un cuadro de Antonio Arias Fernández donado por los duques de Monteleón y titulado La moneda del Cesar, que representa a los fariseos en el momento de presentar a Jesús el denario y que actualmente se encuentra en el Museo del Prado.

Montserrat - Interior 1 Montserrat - Interior 2 Montserrat - Interior 5

El templo, tal y como podemos verlo a día de hoy, sólo cuenta con la nave y sus capillas y su cerramiento actual se realizó en 1986, tras un profundo proceso de restauración y rehabilitación dirigido por los arquitectos Antón Capitel, Antonio Riviere y Consuelo Martorell. En la actualidad pertenece a la orden Benedictina de Santo Domingo de Silos, con el estatus de priorato.

Vicisitudes, anécdotas y curiosidades de un monumento con mala fortuna

Montserrat 5

La Desamortización terminó con la vida monástica del convento en 1836, tras la firma el 25 de julio de 1835 por Isabel II de un decreto que obligaba a clausurar todas las instituciones religiosas con menos de doce miembros. Así, el convento Benedictino de Montserrat fue cerrado junto a otros mil conventos y monasterios de toda España, pasando a ser desde 1837 una prisión para mujeres que sería popularmente conocida como La Casa Galera, aunque la iglesia siguió funcionando como tal. En 1851 parte del monasterio y la iglesia fueron cedidas a Sor Patrocinio y sus monjas concepcionistas, que serían expulsadas en 1868. En 1918 la iglesia fue cedida a los monjes benedictinos de Santo Domingo de Silos. El 1 de agosto de 1922 siete monjes de Silos pudieron abrir al culto la nave norte de la iglesia y en 1928 la totalidad de la iglesia tras la restauración del edificio llevada a cabo por el arquitecto Carlos Gato Soldevilla.

Martires de Silos

 La guerra civil de 1936 interrumpió bruscamente la vida de la comunidad. España entera se vio invadida por una ola de odio que adquirió caracteres de persecución religiosa; sacerdotes, religiosos y monjas fueron expulsados de sus casas, encarcelados y en muchos casos asesinados por su sola pertenencia a la Iglesia católica, al igual que ocurrió con muchos laicos. El Frente Popular convirtió la iglesia en salón de baile. Tres monjes fueron llevados a la cárcel modelo, luego a Alicante y salvaron su vida. Otros cuatro monjes fueron martirizados. Finalizada la Guerra Civil en 1939, seis monjes ocuparon de nuevo parte del monasterio y en 1953 se les entregó también el resto del mismo que había sido ocupado por la cárcel de mujeres.

Luis Bartolomé de Salazar y Castro

Entre las curiosidades hay que destacar que en este templo fue sepultado el literato y Comendador de Calatrava, Luis Bartolomé de Salazar y Castro, cuyo archivo formado por 49 volúmenes con 78.584 entradas incluye testamentos, fundaciones de mayorazgos, capitulaciones matrimoniales, probanzas ante órdenes militares, actuaciones gubernamentales, relaciones internacionales de los reinos de Castilla y Aragón, fueros y privilegios del Reino de Valencia y crónicas e historia de los Reyes de España desde la Edad Media hasta 1734, fecha de su fallecimiento. El archivo se conservó en el monasterio hasta la Desamortización de 1835, fecha en que fueron trasladados a la Real Academia de la Historia, y también merece la pena citar que antiguamente, antes de la construcción de la torre existía un pequeño campanario, conocido popularmente como montserratico, donde todos los días del año al anochecer se hacia repicar sus campanas por el alma de Felipe IV, al ser esta la hora en que se les comunicó a los frailes benedictinos la muerte de su benefactor.

Aun inacabada, Santa María la Real de Montserrat es uno de los mejores ejemplos del barroco madrileño y una de las obras mas destacadas de Pedro de Ribera, el arquitecto que trato de llevar a buen puerto las obras de construcción del templo. No fue posible.

Anuncios

Acerca de Titinet

No voy a cansaros nada mas empezar. Doy por hecho que vuestro interés no radica en mi persona, sino en lo que a partir de ahora podáis leer en este blog que nace hoy. Así que de mis 55 años de vida, os diré simplemente que soy madrileño de nacimiento y de corazón, que estudie Geografía e Historia y que aparte de la debilidad que siento por la ciudad donde nací, mi gran pasión ha sido siempre y lo seguirá siendo, viajar. Mi padre solía decir que "viajar debería de ser una asignatura obligatoria en todos los planes de estudios" y yo, desde muy pequeño comprendí cuanta razón tenia. Viajar te enriquece, te ayuda a ser mas tolerante con otras culturas, con otras religiones y te ayuda a tener una mente mas abierta y receptiva. Viajar te aporta algo que los libros y las horas de estudio, por mucho que te den, jamas podrá ser igual de enriquecedor. A lo largo de mis muy vividos 55 años, he viajado siempre que he podido, y no ha sido poco. He recorrido prácticamente toda Europa y también he tenido ocasión de viajar a Asia, África y América. Pero por mucho que haya viajado, y tengo intención de seguir haciéndolo, mi ciudad siempre sera Madrid y mi sitio siempre estará aquí. En esta ciudad que me vio nacer y que día tras día me ha ido desvelando sus secretos, contándome sus historias, sus momentos de gloria, sus éxitos, pero también sus miserias, sus dramas y sus fracasos. Una ciudad con un pasado y una historia mucho mas extensa e interesante de lo que muchos conocen. Una ciudad abierta a todos, acogedora y cosmopolita. Una ciudad con una riqueza cultural y humana capaces de sorprendernos en muchas ocasiones. Todo esto es para mi Madrid, y este blog pretende contároslo y haceros participes de la historia y las posibilidades que ofrece esta maravillosa ciudad. Espero que lo disfrutéis. Adelante. Poneos cómodos y sed bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Conservación del patrimonio, Curiosidades y Anécdotas, Escultura, Guerra Civil, Historia, Monarquía, Pintura y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.