El Madrid más misterioso tiene sabor a Mahou.

Este verano, Mahou nos propone una cita con el Madrid más misterioso y desconocido. Los únicos requisitos son querer conocer un poco más acerca de la historia, a veces sorprendente, de nuestro querido Madrid y tener ganas de disfrutar de una Mahou bien fresquita ¿Os animáis?

El Jardín del Angel

El Jardín del Ángel, aunque parezca el titulo de una novela de Carlos Ruiz Zafón ambientada en Barcelona, está en Madrid, justo donde comienza la calle de las Huertas, junto a la plaza del Angel. Pero este autentico oasis de verdor, antes que floristería y jardín, fue el camposanto – si, habéis leído bien – de la vecina iglesia de San Sebastián. Por allí pasaban a diario Lope de Vega, Tirso de Molina, Cervantes, Quevedo, Calderón de la Barca, Gongora… o Luis Candelas, el famoso bandolero vecino del cercano barrio de Lavapiés. Nos encontramos, por tanto, ante un lugar lleno de historia y misterio en el que Mahou nos ofrece la posibilidad, hasta que acabe este verano del 2014, de disfrutar de una Mahou en uno de los espacios más misteriosos de  todo Madrid.

Mahou 5 Estrellas

Y ahora, antes de continuar, me voy a la nevera a por una Mahou 5 Estrellas y enseguida os cuento la historia de Mahou, de la Iglesia de San Sebastián, su camposanto y lo que en él sucedió, el Jardín del Ángel y algunas curiosidades y anécdotas que a buen seguro, no dejaran de sorprenderos.

Mahou, la mas madrileña y castiza de las cervezas.

Hijos de Casimiro Mahou

Sigue leyendo

El Real Monasterio de la Encarnación y el milagro de la sangre de San Pantaleón

Madrid guarda innumerables leyendas, secretos y misterios, pero sin duda, uno de los más curiosos es el que cada 26 de julio, víspera del martirio de San Pantaleón tiene lugar en el Real Monasterio de la Encarnación.

Real Monasterio de la Encarnación El Real Monasterio de la Encarnación en 1915

 En este monasterio se conserva en el interior de una ampolla de cristal la sangre de San Pantaleón, un mártir cristiano del siglo III. Durante todo el año la sangre se conserva en estado sólido en el interior de la ampolla que la contiene, pero cada 26 de julio, víspera del día en el que San Pantaleón fue martirizado, da comienzo un misterioso proceso que hace que esté completamente líquida el día 27, fecha en la que el santo fue decapitado. Si esto ocurre, se asegura que podemos estar tranquilos, si no fuese así y la sangre permaneciera en estado sólido sería un mal augurio, un aviso de que una gran desgracia se avecina, como efectivamente ocurrió en alguna ocasión.

 Un poco de historia

Felipe III por Pedro Antonio Vidal - Museo del Prado Margarita de Austria por Juan Pantoja de la Cruz - Museo del Prado

La reina Margarita de Austria, esposa de Felipe III, fundó este monasterio en 1611 movida por el fervor religioso que le inspiró la Madre Mariana de San José, a la que había conocido en Valladolid cuando la corte se trasladó a esa ciudad castellana. Sin embargo, la reina no pudo ver terminada la obra ya que fallecería poco después, el 3 de octubre de 1611, a consecuencia de complicaciones en el parto del último de los ocho vástagos que tuvo con el rey Felipe III. Sería por tanto el monarca quien, honrando la memoria de su difunta esposa, llevaría a buen término la fundación conforme a las directrices marcadas por la reina. Para ello se creó una fundación que se dedicaría al culto del Santísimo Sacramento, dentro de las pautas que marcó el Concilio de Trento mediante la aprobación de bulas y breves otorgados por los Papas, cuyo objetivo era establecer comunidades contemplativas que aseguraran sufragios perpetuos en beneficio de los monarcas fundadores y sus descendientes. Sigue leyendo

El Madrid medieval: el barrio de la Morería.

Pasear por el barrio de la Morería supone recorrer las calles donde inicialmente vivieron los mozárabes y posteriormente, tras la reconquista de Mayrit por Alfonso VI en 1083, los mudéjares. Conviene aclarar que los mozárabes eran aquellos que siendo cristianos vivían en territorios ocupados por el Islam, mientras los mudéjares eran aquellos musulmanes que decidían permanecer en las ciudades reconquistadas para la cristiandad.

La Latina (80)

Barrio de la Morería, / patinado de poesía y ungido de tradición; / con sus casucas judaicas, / con sus leyendas arcaicas / y su honda desolación. / Rinconcito madrileño, / que yace en profundo sueño / de los siglos a través; / en cuya paz solitaria/ cantaba la legendaria / campana de San Andrés”

(Emilio Carrere – Diario Madrid, 1944)

Sigue leyendo

Casa Lucas. La verdadera “joya” de la Cava Baja

Queridos lectores, me vais a permitir que vuelva a hablar de esta pequeña taberna sobre la que ya escribí unas lineas en el post dedicado a la ruta de las croquetas. Ni Casa Lucio, ni Los Huevos de Lucio, ni El Mentidero de la Villa, ni Julián de Tolosa, ni La Posada del León de Oro, ni la del Dragón. La auténtica joya gastronómica de la siempre bulliciosa y animada Cava Baja esta en su número 30 y se llama Casa Lucas.

Casa LucasCasa Lucas

Esta taberna con tan solo 6 mesas y una pequeña barra a la entrada, es la perfecta demostración de que no hacen falta grandes medios, ni un ejercito de camareros o un gran local, para ser los mejores de la zona, tan solo es necesario hacer las cosas bien, con dedicación y amor por el trabajo bien hecho, un toque, no excesivo, de originalidad en sus recetas, unas materias primas excelentes y unos camareros siempre con ese punto de equilibrio perfecto entre, amabilidad, simpatía y eficacia. Sigue leyendo

Sabatini y la Casa de Campo. Un encargo Real

Francesco Sabatini llegó a Madrid el año 1760 y desde esta fecha hasta su fallecimiento en 1797, el genial arquitecto desarrollo gran parte de su trabajo en Madrid, donde proyecto entre otros uno de los símbolos de la capital: la Puerta de Alcalá.

Puerta de Alcalá 1

Pero Sabatini, no solo era arquitecto, era también ingeniero militar y su obra incluye todo tipo de proyectos, desde planes urbanísticos hasta palacios, pasando por todo tipo de edificios de uso civil, hospitales, conventos, puentes o carreteras y caminos. Sirvan como ejemplo, su importante aportación a las obras de construcción del Palacio Real, la Casa de la Aduana, la fachada de la Real Basílica de San Francisco el Grande, las reformas de los palacios del Pardo y de Aranjuez, el Hospital General o las puertas de San Vicente y la ya citada de Alcalá.

Francesco Sabatini Sigue leyendo

El Hotel Palace. Historia, curiosidades y anécdotas de un establecimiento centenario.

En los hoteles siempre ocurren cosas, hechos curiosos, anécdotas, que despiertan la curiosidad de los ciudadanos. Quien estuvo alojado y en que habitaciones, que acontecimientos tuvieron lugar y porque, en sus salones, o incluso dramas personales debidos a guerras, incendios o derrumbamientos. El madrileño Hotel Palace es uno de esos hoteles con muchas historias que contar. 

Hotel Palace Hotel Palace Madrid 1912

Por sus salones y habitaciones han pasado personajes  tan carismáticos como García Lorca, Unamuno, Einstein, Buñuel, Picasso, Dalí que se alojaba en la suite 136 con su inseparable Gala, Hemingway, Pavarotti, Borges, Zuloaga, Camba, Blasco Ibáñez,  Maria Curie, Nijinsky, Diaghilev, Stravinsky, Kokoschka, Einstein, los toreros Juan Belmonte, El Gallo y Manolete, Orson Welles, Rod Stewart… una lista realmente interminable.

NijinskySergei DiaghilevIgnacio ZuloagaManoleteVicente Blasco IbañezMiguel de UnamunoAlbert EinstenPicassoOrson WellesMarie CurieMichel JacksonRod Stewart

También el Rey del Pop, Michael Jackson,  paso por el Palace y como anecdota curiosa pidió que en sus habitaciones se instalase una tarima para poder practicar sus pasos de baile. Además, el cantante se trajo su propio chef que se encargaba de prepararle sus menús especiales. Ya se sabe, exigencias y manías de los famosos, como cuando Salvador Dalí pintó algunas habitaciones del hotel. Un arte realmente efímero, ya que cada vez que el genio de Cadaqués daba rienda suelta a su espíritu creador, la camarera de pisos los borraba. ¿Os imagináis lo que valdrían ahora?

Un hotel con mucha historia

Se puede afirmar sin temor a equivocarse, que mientras el hotel Ritz fue siempre el hotel de la realeza y la aristocracia, el Hotel Palace era el hotel de los intelectuales y los artistas, como iremos viendo a continuación.

 Plano de Texeira mostrando la zona donde se construyo el Hotel Palace

Sigue leyendo

El convento de San Placido, su iglesia y los escandalosos sucesos que entre sus muros acontecieron

La iglesia del convento de San Plácido es, junto con San Antonio de los Alemanes, una de las joyas más desconocidas del barroco madrileño.

En la calle de San Roque, a un lado, como escondida, no queriendo hacer notar su existencia, se halla la iglesia del convento de monjas de San Plácido, una de las más bellas de Madrid, enriquecida por los lienzos de Claudio Coello, las esculturas de Pereira y Gregorio Hernández y, antiguamente, por el famoso Cristo de Velázquez, que de allí salió para darse a conocer al mundo en el Museo del Prado”  (Fernando Chueca Goitia – Arquitecto, ensayista y miembro de las Reales Academias de Bellas Artes de San Fernando y de la Historia)

La fundación del convento de San Placido

Felipe IV por Velázquez (1623)

Fue un 21 de noviembre de 1623, cuando se puso en la calle de San Roque la primera piedra del convento de la Encarnación Benita, que posteriormente fue conocido con el nombre de San Placido. Tan solo un año mas tarde una treintena de mujeres, entre ellas alguna dama de la Corte, ingresaban en él cumpliendo la estricta regla de San Benito con todo rigor. Antes de la edificación del convento de San Placido, que contó con la protección de Felipe IV y del arzobispo de Santiago D. Luis Fernández de Córdova, en este mismo lugar se alzaba una pequeña capilla dependiente del abadengo benedictino de San Martín en la plaza de las Descalzas.

Plano de Madrid con la situacón exacta del Convento de san Placido

El origen del monasterio de Benedictinas de San Plácido se remonta a la primera mitad del siglo XVII, en 1623, cuando,  gracias a Dª. Teresa del Valle de la Cerda, y D. Jerónimo Villanueva, protonotario de Aragón y ministro de Felipe IV, un poderoso caballero que había estado prometido con Dª. Teresa, antes de que vistiera los hábitos en ese mismo convento, del que llegó a ser abadesa, se adquiere para uso conventual parte de la manzana de casas entre las calles de la Luna, San Roque, Pez y de la Madera, siendo a mediados del siglo XVII, cuando comienzan las obras de construcción de la iglesia.

La Iglesia de San Plácido

“Hay en Madrid una iglesia,
que de San Plácido llaman,
y al lado un pobre convento
de muy mezquina fachada.
Allí dejadas del mundo,
cifrando en Dios su esperanza
dejó en un tiempo la corte
sus más elegantes damas”

Sigue leyendo