O vendemos puentes o compramos rio. 1ª parte: los puentes históricos sobre el Manzanares

Son 33 los pasos que permiten a los madrileños, bien sea a pie, en coche o en tren, cruzar el Manzanares en su tranquilo discurrir mientras cruza de norte a sur la capital. Sin duda, muchos puentes para tan poco río. Resulta aun mas sorprendente esta cifra si la comparamos con ciudades como Londres, París, Budapest, Nueva York, Tokio o El Cairo, por citar algunas ciudades con ríos de verdad. Porque no nos engañemos, nuestro entrañable Manzanares es un río de andar por casa, casi de juguete, como de maqueta ferroviaria. Un aprendiz de río, del que se llego a decir que era navegable a caballo. De modo que, sinceramente, no creo estar exagerando cuando digo que, o vendemos puentes o compramos río.

“Duélete de esa puente, Manzanares/mira que dice por ahí la gente/que no eres río para media puente/y que ella es puente para muchos mares./Hoy, arrogante, te ha brotado a pares/húmedas crestas tu soberbia frente,/y ayer me dijo humilde tu corriente/que eran en marzo los caniculares” (Luis de Góngora)De todos ellos, hoy me voy a centrar en los puentes históricos, dejando para mas adelante los de nueva construcción, los creados para el proyecto Madrid Río.

Puente de San Fernando

Puente de San Fernando

Se encuentra próximo al Hipódromo de la Zarzuela, escondido entre la A-6, la M-30 y el nudo de Puerta de Hierro. Fue construido en el siglo XVIII, durante el reinado de Fernando VI, en piedra de granito, sobre seis arcos de medio punto, para salvar el río Manzanares y permitir el acceso hacia la Casa de Campo.

Puente de San Fernando - Santa Barbara y San Fernando

Presenta diferentes elementos ornamentales, entre los que destacan las estatuas de San Fernando, que le presta su nombre, y de Santa Bárbara, instaladas a ambos lados sobre el pretil. Estas esculturas fueron erigidas en honor de Fernando VI y de su esposa, Bárbara de Braganza. Hasta finales de los años 70 el puente servía de enlace entre la M-30 y la A-6, soportando un intenso tráfico rodado. En la actualidad forma parte del Anillo Verde Ciclista.

Puente de los Franceses

Puente de los Franceses 1

Este histórico viaducto ferroviario debe su nombre a la nacionalidad de los ingenieros que lo construyeron, pasada la segunda mitad del siglo XIX. Las obras duraron dos años, desde 1860 hasta 1862. Consta de cinco ojos, tres de ellos bañados por el cauce del río Manzanares, y está construido en ladrillo rojo y granito. Antiguamente, circulaban por el los trenes expresos que tenían su origen o final en la Estación del Norte, actualmente Príncipe Pío.

Puente de los Franceses

Durante la guerra Civil, el puente marcaba la frontera entre los territorios controlados por cada uno de los bandos, por lo que debido a los continuos bombardeos tuvo que ser reparado en varias ocasiones.

Puente de Los Franceses

Incluso en aquellos años dramáticos, el puente de los Franceses tuvo su canción. En las “Coplas de la defensa de Madrid”, los republicanos utilizaron la música del poema de Federico García Lorca “Los cuatro muleros” para rendir homenaje a la resistencia del puente.

“Puente de los Franceses/Puente de los Franceses/Puente de los Franceses/Mamita mía, nadie te pasa, nadie te pasa/Porque los milicianos/Porque los milicianos/Porque los milicianos/Mamita mía ¡qué bien te guardan, qué bien te guardan!/Por la Casa de Campo/Por la Casa de Campo/Por la Casa de Campo/Mamita mía y el Manzanares y el Manzanares/Quieren pasar los moros/Quieren pasar los moros/Quieren pasar los moros/Mamita mía y no pasa nadie y no pasa nadie/Madrid ¡qué bien resiste/Madrid ¡qué bien resiste/Madrid ¡qué bien resiste/Mamita mía, los bombardeos, los bombardeos/De las bombas se ríen/De las bombas se ríen/De las bombas se ríen/Mamita mía, los Madrileños, los Madrileños” (Coplas de la defensa de Madrid)

Puente de la Reina Victoria

Rio Manzanares 3

El Puente de la Reina Victoria, es una construcción de principios del siglo XX, con cierto aire modernista, que muy próxima a otro anterior, conocido como el Puente Verde de la Florida, por el color de sus barandillas, al que prácticamente sustituyo y condeno. Sus autores fueron José Eugenio Ribera Dutaste y Julio Martínez-Zapata Rodríguez, quienes realizaron el proyecto en 1907. Tras dos años de obras, el 13 de junio de 1909, festividad de San Antonio de Padua, fue inaugurado por D. Alfonso XIII y Dª. Victoria Eugenia.

Puente de la Reina Victoria

Se sostiene sobre dos bóvedas elípticas paralelas, realizadas en hormigón armado, que se unen al tablero mediante ejes verticales, que dejan al descubierto los diferentes vanos, lo que da al puente una gran ligereza. El aire modernista que presenta al observador, viene dado por sus elementos ornamentales, cuatro jarrones y ocho farolas de hierro con osos rampantes, en clara referencia al escudo de Madrid, obra de Francisco Iglesias. El pretil esta formado por una balaustrada realizada en piedra y hierro.

Puente de la reina Victoria - Farola Puente de la Reina Victoria - Farolas Puente de la reina Victoria - Jarrón

Como curiosidad, mencionar que durante la II República, se llamó Puente de Galicia, para una vez finalizada la Guerra Civil, recuperar su nombre original.

Puente del Rey

Puente del Rey

El Puente del Rey, heredero de un proyecto de Juan de Villanueva, un encargo de José I Bonaparte, para poder acceder con mayor facilidad a la Casa de Campo, se construyo finalmente en 1816, durante el reinado de Fernando VII, según un proyecto de Isidoro González Velázquez de 1815. Formaba parte de un conjunto monumental con la Puerta del Rey y el Campo del Moro, que enlazaba directamente con el Palacio Real. La Casa de Campo era en aquella época un coto privado de caza propiedad de la corona, por lo que se construyó un puente de apenas cinco metros de anchura con seis arcos, realizado en granito con elementos decorativos en piedra caliza de Colmenar de Oreja.

Puente del Rey - Frente Sur

Con las sucesivas obras de canalización y saneamiento del Manzanares, el puente perdió dos de sus arcos y durante la II República fue ensanchado de 4,7 metros a 25 metros por el ingeniero José María Cano con el propósito de facilitar el tráfico de vehículos desde Príncipe Pío hacia la Avenida de Portugal. Desde 2007 su uso es exclusivamente peatonal y forma parte de Madrid Rio, como acceso a la Huerta de la Partida, un vergel de 38.000 m² que, en el siglo XVI, abastecía al Palacio de los  Vargas.

Puente del Rey

Tal y como lo podemos ver en la actualidad, el Puente del Rey presenta cuatro arcos de medio punto rebajados, apoyados en pilas protegidas por seis tajamares triangulares, tres por cada lado, coronados con sombreretes gallonados, piramidales los situados en su cara norte, y cónicos los que miran al sur.

Puente de Segovia

Puente de Segovia - Lavaderos

Es el puente más antiguo de Madrid sobre el Manzanares y en su época uno de los más importantes accesos a la capital desde el camino de Segovia. Su construcción se inició en 1574 por orden de Felipe II, estando a cargo de las obras el Maestro Mayor de Obras de S.M. Gaspar de Vega, que llevaria a cabo los trabajos iniciales hasta su muerte en 1577. A partir e este momento, con el puente aún en los cimientos, Juan de Herrera se haría cargo de la construcción aportando numerosas modificaciones al proyecto inicial, para proyectar el primer puente moderno con la rasante horizontal. El Puente de Segovia, construido con sillares almohadillados de granito, se nos presenta con nueve ojos en arco de medio punto, con pilares custodiados por tajamares con remates cónicos.

Puente de Segovia -  Bolas

 El arco de mayor luz es el central, para ir decreciendo de forma gradual y simétrica hacia ambos extremos. Está coronado por un sencillo antepecho, sobre el que se sitúan unos adornos esféricos de granito, en la vertical de cada uno de los pilares. En 1648, una puerta ornamental, obra de Teodoro Ardemans, se situó en uno de sus extremos con objeto de darle mayor monumentalidad, un añadido que sería eliminado años después.

Puente de Segovia - Guerra Civil

En noviembre de 1936, al comienzo de la Guerra Civil, fue volado por orden del gobierno de la II República, para evitar la entrada en Madrid de las tropas franquistas, al mando del general Yagüe, siendo reconstruido tras el final de la guerra, aunque con algunos cambios respecto al diseño original.

Puente de Segovia

Entre los cambios y modificaciones que ha debido sopotar el puente de Segovia a lo largo de su historia, las mas importantes de todas, han sido: la ampliación de la anchura del tablero desde los 8,65 metros iniciales hasta los 31 que presenta en la actualidad y la restitución de los alzados originales de Juan de Herrera, desenterrando pilares y añadiendo nuevas embocaduras laterales.

Puente de San Isidro

Puente de San Isidro Puente de San Isidro

Situado donde desde el siglo XVI estuvo el Pontón de San isidro, el Puente de San Isidro une los distritos de Carabanchel y Arganzuela a escasa distancia del estadio del Atlético de Madrid, el Vicente Calderón. Fue proyectado en 1969 y tiene una longitud de 289 metros con una anchura de 26 metros, con un tramo central de 43,5 metros de luz, que se van reduciendo progresivamente hacia los extremos. Une el paseo de Los Pontones, en la ribera izquierda del Manzanares, con el paseo de la Ermita del Santo, en la ribera derecha. Fue abierto al tráfico en 1974.

Puente de Toledo

Puente de Toledo 2

El Puente de Toledo, un magnífico ejemplo del estilo churrigueresco, fue construido entre los años 1719 y 1732, según un proyecto del arquitecto Pedro de Ribera para unir ambas riberas del río Manzanares, enlazando en la actualidad la glorieta de Pirámides, en la orilla izquierda, con la glorieta del Marqués de Vadillo en la derecha. Fue Felipe IV fue quien encargo en el siglo XVII, la construcción de un puente que sirviera para acceder al Camino Real de Toledo y para ello, encargo un primer proyecto a Juan Gómez de Mora, aunque finalmente sería construido por José de Villarreal entre 1649 y 1660.

Puente Toledana

Era conocido como Puente Toledana, hasta que una crecida del río, increíble pero cierto, lo destruyó. En 1671 se inicio la construcción de un nuevo puente que se vendría de nuevo abajo a causa de una nueva riada en 1680, cuando estaba aun muy reciente la finalizacion de las obras. Los encargados de esta segunda reconstrucción fueron José del Olmo y José de Arroyo, aunque en 1684 Teodoro Ardemans se haría cargo de las obras. Pedro de Ribera fue el encargado de realizar el puente actual en el año 1715, pero el proyecto quedo en suspenso hasta 1718, cuando el corregidor Francisco Antonio de Salcedo y Aguirre, marqués de Vadillo, decidió poner en marcha unas obras que comenzaron en 1719 y concluyeron en 1732.

Puente de Toledo - San Isidro Puente de Toledo - Santa María de la Cabeza

El puente consta de una sección central con un tablero de casi 5 metros de ancho, formada por nueve arcos de medio punto con  contrafuertes y tambores que se rematan en balconcillos. En la zona central dos hornacinas churriguerescas y en su interior, las estatuas de los patrones de Madrid, San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza, esculturas realizadas en 1723 en piedra caliza por Juan Alonso Villabrille y Ron y Luis Salvador Carmona. En cada extremo del tablero dos rampas facilitan el acceso desde ambas orillas, contando la ribera izquierda correspondiente a la glorieta de Pirámides con otras dos rampas perpendiculares al puente, que daban acceso a los lavaderos y huertas situados antiguamente en las riberas del Manzanares.

Puente de Toledo

Desde 1956 el Puente de Toledo es Monumento Histórico Artístico y desde 1992, Bien de Interés Cultural

Puente de Praga

 Puente de Praga

El Puente de Praga cruza el río Manzanares uniendo el paseo de Santa María de la Cabeza en el distrito de Arganzuela con el inicio de la carretera de Toledo en Carabanchel. Debe su nombre al hecho de que en sus inmediaciones se encontraba una iglesia dedicada al Niño Jesus de Praga, lo que no impidió que, cuando fue inaugurado en 1952, fuera bautizado como Puente de los Héroes del Alcázar de Toledo, para finalmente, en 2009, pasar a ser el Puente de Praga, el nombre con el que todos los madrileños lo conocían.

Puente de Praga - Madrid Rio

Con motivo de las obras de soterramiento de la M-30, el puente fue desmontado, para ser montado de nuevo y reinagurado en 2010. Consta de cuatro tramos rectos, con 45 metros de luz, realizados a base de vigas longitudinales (ocho por tramo) prefabricadas en la misma orilla del Manzanares.

El desaparecido Puente Verde de la Florida

Puente Verde de La Florida (2)

Esta puente, obra de Pedro de Ribera, estaba situado muy cerca del lugar donde en la actualidad se encuentra el Puente de la Reina Victoria. Su construcción se inicio  en 1728, un año después de que el mismo Pedro de Ribera finalizara las obras del Puente de Toledo. No obstante, se trataba de una obra menor, realizada en madera sobre pilones de piedra y contaba con once arcos. Su función inicial era la de conectar el Camino Real de El Pardo con el Camino de Aravaca, pero a partir del siglo XIX, su uso estuvo relacionado de un modo especial con los lavaderos situados en ambas riberas del Manzanares.

Puente Verde 2

Tras la inauguración del puente de la Reina Victoria en 1909, el Puente Verde de la Florida perdió su utilidad casi por completo, a pesar de lo cual parece ser que, pese a la riada de 1906 que lo destruyo en parte,  sobrevivió hasta 1926, cuando unas obras de ordenación del cauce del Manzanares trajeron consigo su derribo, así como la eliminación de algunos lavaderos ya en desuso.

Puente de Puerta de Hierro 2º Puente de la Princesa

Entre los puentes históricos, estarían también incluidos los sucesivos Puentes de la Princesa, sobre los que ya he escrito en la entrada dedicada a Antonio Palacios, la Pasarela Histórica de Arganzuela, el Puente Ferroviario del Nudo Sur, o el Puente de Puerta de Hierro, la mayoría de ellos, o bien desaparecidos o tan modificados y reformados, que resultan prácticamente irreconocibles.

Anuncios

Acerca de Titinet

No voy a cansaros nada mas empezar. Doy por hecho que vuestro interés no radica en mi persona, sino en lo que a partir de ahora podáis leer en este blog que nace hoy. Así que de mis 55 años de vida, os diré simplemente que soy madrileño de nacimiento y de corazón, que estudie Geografía e Historia y que aparte de la debilidad que siento por la ciudad donde nací, mi gran pasión ha sido siempre y lo seguirá siendo, viajar. Mi padre solía decir que "viajar debería de ser una asignatura obligatoria en todos los planes de estudios" y yo, desde muy pequeño comprendí cuanta razón tenia. Viajar te enriquece, te ayuda a ser mas tolerante con otras culturas, con otras religiones y te ayuda a tener una mente mas abierta y receptiva. Viajar te aporta algo que los libros y las horas de estudio, por mucho que te den, jamas podrá ser igual de enriquecedor. A lo largo de mis muy vividos 55 años, he viajado siempre que he podido, y no ha sido poco. He recorrido prácticamente toda Europa y también he tenido ocasión de viajar a Asia, África y América. Pero por mucho que haya viajado, y tengo intención de seguir haciéndolo, mi ciudad siempre sera Madrid y mi sitio siempre estará aquí. En esta ciudad que me vio nacer y que día tras día me ha ido desvelando sus secretos, contándome sus historias, sus momentos de gloria, sus éxitos, pero también sus miserias, sus dramas y sus fracasos. Una ciudad con un pasado y una historia mucho mas extensa e interesante de lo que muchos conocen. Una ciudad abierta a todos, acogedora y cosmopolita. Una ciudad con una riqueza cultural y humana capaces de sorprendernos en muchas ocasiones. Todo esto es para mi Madrid, y este blog pretende contároslo y haceros participes de la historia y las posibilidades que ofrece esta maravillosa ciudad. Espero que lo disfrutéis. Adelante. Poneos cómodos y sed bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Conservación del patrimonio, Curiosidades y Anécdotas, Escultura, Guerra Civil, Historia, Monarquía, Parques, Rutas, Siglo de Oro y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.