Madrid, 31 de mayo de 1906. Una boda real que acabó en tragedia.

ABC VIERNES 1 DE JUNIO DE 1906. UNA BOMBA DE DINAMITA CONTRA EL COCHE REAL.

EL ATENTADO

“Llegaba la comitiva en medio de vítores y aclamaciones a la parte de la calle Mayor, frente a la calle de San Nicolás. La carroza se encontraba a la altura del nº 88 de la calle Mayor, cuando se oyó una formidable detonación. Eran las dos y cuarto de la tarde. La gente se arremolinó, loca de terror, sin saber ni darse cuenta de lo que hubiera pasado”

“Los cuatro troncos de caballos tordos claros que arrastraban el carruaje ocupado por los Reyes, espantáronse, emprendiendo veloz carrera y arrastrando algunos pasos al caballo de varas del lado derecho, que cayó estremeciéndose violentamente y arrojando gran cantidad de sangre. El cochero, herido también, cayó al suelo desde lo alto del pescante”

“El general Aznar, que estaba ante la Capitanía general, acudió con su Estado Mayor al lado de la carroza de los Monarcas. Se vio á la Reina Victoria asomarse a la ventanilla derecha, sacar el busto fuera y hacer ademanes para tranquilizar a la multitud aterrada. Por la misma ventanilla, y con evidentes señales de la tremenda impresión que había recibido, se asomo el Rey”

Atentado Alfonso XIII 1 Atentado Alfonso XIII 2

Así comenzaba la crónica del diario ABC del día 1 de junio de 1906, en la que se daba cuenta detallada, del atentado perpetrado el día anterior por el anarquista Mateo Morral contra los reyes, cuando tras su boda, celebrada en la iglesia de San Jerónimo el Real, “Los Jerónimos”, se dirigían en su carruaje hacia el Palacio Real, donde poco después debía celebrarse una cena de gala, que se suspendió, como muestra de respeto a las víctimas.

Boda Real 1 Alfonso XIII y Dª Victoria Eugenia

La Calle Mayor era, hasta la construcción de la Gran Vía, el principal eje de comunicación este-oeste de la capital, paso obligado de las celebraciones más importantes que tenían lugar en la Corte. Y el día de la boda de D. Alfonso XIII con Dº Victoria Eugenia de Battemberg, el 31 de mayo de 1906, no iba a ser una excepción y la comitiva real la recorrió, en su camino de regreso desde Los Jerónimos hasta el Palacio Real. La calle Mayor estaba engalanada y abarrotada de madrileños y forasteros llegados de toda España, esperando alegres y festivos el paso de los reyes. Pero en un balcón del último piso del nº 88 (actual 84) de la citada calle, se estaba fraguando la tragedia. El anarquista Mateo Morral estaba a punto de cometer el atentado contra los Reyes.

Bomba Orsini 2

La misma mañana del 31 de mayo, Mateo Morral lo preparó todo. Una bomba de fabricación casera, conocida bomba de Orsini, conocida por haberse usado anteriormente contra Napoleón III, el 14 de enero de 1858 y en el atentado del Teatro del Liceo de Barcelona, el 7 de noviembre de 1893, sería el instrumento sembrador de muerte elegido por el anarquista. Pío Baroja nos cuenta que el artefacto había llegado a Madrid diez días antes procedente de París, envuelto en una bandera francesa, siendo el militar y ministro de la Guerra durante la Primera República, Nicolás Estévanez, quien se la entrego a Morral.

Todo estaba listo, todo previsto. Pero…

El anarquista introdujo la bomba en un ramo de flores, se asomó al balcón y al paso de la comitiva real, arrojo el ramo. Y entonces, en su macabro y siniestro descenso hacia la carroza real, el ramo se encontró con los cables del tranvía, que desviaron su trayectoria. La bomba no provocó ni un rasguño a los reyes, pero el resultado fue aun más trágico, si cabe: la bomba, al desviarse, explotó entre la multitud que aclamaba a los Reyes a su paso, provocando la muerte de 24 personas e hiriendo a más de cien.

Atentado Alfonso XIII 3 Atentado Alfonso XIII 4

Mateo Morral, aprovechando la enorme confusión del momento, se dio a la fuga mezclándose entre la aterrorizada multitud, con la ayuda de José Naskens, director de “El Motín”, un periódico anarquista que se caracterizaba por sus constantes e iracundos ataques a la monarquía y la iglesia. Desde Torrejón de Ardoz, hasta donde llega en su huida, tiene planeado llegar en tren hasta Barcelona, para desde la Ciudad Condal pasar a Francia, pero el 2 de junio todo se le pone en contra al anarquista y asesino, al ser reconocido por varias personas en un ventorrillo, próximo a Torrejón de Ardoz.

Final de Mateo Morral Cadaver de Mateo Morral

Avisado un guarda jurado de la zona, Fructuoso Vega, éste le conminó a acompañarle voluntariamente. Mateo Morral, se entregó pacíficamente, pero cuando era conducido por el guarda al cuartelillo de la Guardia Civil, Morral le robó el arma y le mató de un tiro para, a continuación, suicidarse disparándose en el pecho.

Monumento 1 Monumento 2

En el lugar del atentado se inauguro en 1908 un monumento conmemorativo, promovido por  la duquesa de la Conquista y realizado por el escultor Aniceto Marinas, según un proyecto del arquitecto Enrique María Repullés y Vargas. Estaba formado por un grupo de tres columnas en representación del pueblo, el ejército y la aristocracia. En lo alto, una imagen de  la Virgen del Amor Hermoso, que representaba el día en que ocurrió el atentado y en la base, varias  lápidas con los nombres de los fallecidos y la figura de un ángel custodio.

Monumento 4 Monumento 4

Un monumento que sería desmantelado durante la Segunda República, momento en el que el Ayuntamiento de Madrid cambió el nombre de la calle Mayor por el de calle de Mateo Morral. Ya se sabe, esas cosas de la izquierda más radical, cosas de esta España en la que nos ha tocado vivir. Años después, en 1963, un nuevo monumento a las víctimas del atentado, esta vez mucho más humilde, obra del escultor Coullaut Valera, se instaló en el mismo lugar, en la calle Mayor, delante de la Iglesia Arzobispal Castrense y frente a Casa Ciriaco.

ATENTADO REY ABRIL 1913-3

Este no fue el único atentado sufrido por el monarca. Unos años mas tarde, el 13 de abril de 1913 en plena calle Alcalá, a tan sólo unos metros del Casino de Madrid, el monarca sufrió otro atentado que nos relata de esta forma el diario liberal, El Imparcial:

“El rey que regresaba de la brillante fiesta militar, seguido de su Estado Mayor. El monarca marchaba al paso de su caballo y entre cuatro jefes de su Cuarto militar. Los vivas al rey valiente se sucedían ensordecedores, partiendo con entusiasmo de las compactas filas de espectadores que bordeaban los paseos. A la una y treinta y cinco minutos el monarca entraba en la calle Alcalá.De pronto cuando el Rey cruzaba por delante de la casa número 48 de la citada calle, un individuo que se hallaba entre la gente que ocupaba la acera, se adelantó rapidísimamente y, dirigiéndose hacia la rienda izquierda de la cabalgadura real, disparó dos tiros de revólver sobre D. Alfonso. Pocos momentos después, cuando el público comenzaba a arremolinarse y los generales y jefes que acompañaban al soberano le rodeaban, sonó un tercer disparo. La impresión y el pánico que en los primeros momentos se produjeron fueron enormes. Los agentes de la Policía, la Escolta Real y muchas personas del público se lanzaron sobre el agresor y rodearon a S.M. a quien todos preguntaban si estaba herido. El soberano, dando pruebas de una pasmosa serenidad, procuraba tranquilizar a cuantas personas había cerca de él, diciéndoles que estaba ileso”

Atentado abril 1913 - 3  Atentado abril 1913 - 2

El autor del atentado, Rafael Sancho Alegre fue juzgado y condenado a muerte el 9 de julio de 1913, pero el 3 de septiembre de ese mismo año, fue indultado por el propio rey, quien conmuto la pena capital por cadena perpetua.

Balcón Mayor 84

Y una curiosidad: en el balcón de la calle Mayor desde el que Mateo Morral arrojo la bomba, siempre hay un ramo de flores.

Anuncios

Acerca de Titinet

No voy a cansaros nada mas empezar. Doy por hecho que vuestro interés no radica en mi persona, sino en lo que a partir de ahora podáis leer en este blog que nace hoy. Así que de mis 55 años de vida, os diré simplemente que soy madrileño de nacimiento y de corazón, que estudie Geografía e Historia y que aparte de la debilidad que siento por la ciudad donde nací, mi gran pasión ha sido siempre y lo seguirá siendo, viajar. Mi padre solía decir que "viajar debería de ser una asignatura obligatoria en todos los planes de estudios" y yo, desde muy pequeño comprendí cuanta razón tenia. Viajar te enriquece, te ayuda a ser mas tolerante con otras culturas, con otras religiones y te ayuda a tener una mente mas abierta y receptiva. Viajar te aporta algo que los libros y las horas de estudio, por mucho que te den, jamas podrá ser igual de enriquecedor. A lo largo de mis muy vividos 55 años, he viajado siempre que he podido, y no ha sido poco. He recorrido prácticamente toda Europa y también he tenido ocasión de viajar a Asia, África y América. Pero por mucho que haya viajado, y tengo intención de seguir haciéndolo, mi ciudad siempre sera Madrid y mi sitio siempre estará aquí. En esta ciudad que me vio nacer y que día tras día me ha ido desvelando sus secretos, contándome sus historias, sus momentos de gloria, sus éxitos, pero también sus miserias, sus dramas y sus fracasos. Una ciudad con un pasado y una historia mucho mas extensa e interesante de lo que muchos conocen. Una ciudad abierta a todos, acogedora y cosmopolita. Una ciudad con una riqueza cultural y humana capaces de sorprendernos en muchas ocasiones. Todo esto es para mi Madrid, y este blog pretende contároslo y haceros participes de la historia y las posibilidades que ofrece esta maravillosa ciudad. Espero que lo disfrutéis. Adelante. Poneos cómodos y sed bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Curiosidades y Anécdotas, Escultura, Fotografía, Historia, Madrid de los Austrias, Monarquía y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.