La arquitectura perdida de Madrid: “Piscinas La Isla”, un barco varado en el Manzanares.

Cuando en los años 30 el calor apretaba de lo lindo en los veranos de Madrid, ni el más moderno y eficaz aire acondicionado de la época, era capaz de refrigerar los cines y teatros de la capital. Y así, “La Playa de Madrid” y las “Piscinas La Isla” se convirtieron en los lugares de recreo del caluroso estío madrileño para las clases más acomodadas.

La Isla 3

El Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1930, trajo consigo algunas mejoras para el rio Manzanares  que  ya estaba canalizado desde principios de siglo, junto al que se crearían algunas zonas para bañistas. La primera canalización del Manzanares dejo una única isla en el centro del río, un pequeño terreno tierra de nadie, de forma alargada y que servía de punto intermedio para cruzar el poco caudaloso rio por medio de dos pasarelas metálicas. Este terreno fue el elegido para construir una de las obras más significativas de la arquitectura racionalista en España que doto a Madrid con un barco varado en las aguas de su río, con dos piscinas en su interior. Un fantástico regalo para los calurosos veranos madrileños.

La Isla 8

El proyecto, obra del gran arquitecto Luis Gutiérrez Soto fue realizado con inusitada rapidez ya que desde los primeros años 30, la isla contaba con refuerzos de hormigón y fabrica de ladrillo en sus orillas que facilitaron en gran medida realizar los trabajos de edificación.

La Isla 14

En la planta semisótano, que quedaba bajo el nivel del agua, se situaron la sala de maquinas y los tres vasos con los que contarían las Piscinas La Isla, dos al aire libre a proa y popa de la nave y otro central cubierto. El agua para el llenado se extraía directamente del rio y se sometía a un proceso de filtrado y clorado. La piscina cubierta estaba climatizada mediante un potente sistema de calefacción.

La Isla 11 La Isla 7

Como si se tratara de un auténtico navío el edificio había sido orientado rio abajo, con el puente de mando orientado hacia el sur. A través de cualquiera de las dos pasarelas se accedía a un amplio vestíbulo en el que se encontraban los mostradores de recepción y la cafetería y desde donde se accedía a la piscina de proa de forma irregular debido a la curva que describía en aquel tramo el cauce del rio y a la cubierta. Por dos pasillos laterales que corrían paralelos al recinto cubierto era posible acceder hasta la piscina de popa que era más grande y de forma rectangular con una gran  zona ajardinada lo que la convertía en la preferida por las familias.

La Isla 6 La Isla 1

Las Piscinas La Isla comenzaron su singladura en 1932, logrando rápidamente una gran afluencia de público en la época estival, dejando su uso en el invierno para el Club Canoe y el restaurante y sala de fiestas.

La Isla 10 La Isla 12

Durante la Guerra Civil tiene lugar uno de los episodios más dramáticos de la historia de este edificio, al ser alcanzado por un obús que destruye parte del puente de mando. Pero, pese a los grandes daños sufridos, el edificio se reconstruyo para volver  a funcionar tras la contienda con el mismo uso, aunque eso si, llamándose a partir de ese momento, Obra sindical, Piscinas la Isla.

La Isla 5 ???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

En 1947 las incesantes lluvias hacen que, extrañamente, se desborde el río Manzanares y la isla se hunde parcialmente ante la mirada atónita de los madrileños. Por suerte no hubo que lamentar víctimas y pese a las cuantiosas pérdidas y los graves daños materiales sufridos a causa de esta segunda catástrofe, el recinto volvió a abrir durante algunos años más.

La Isla 13

Finalmente, el 1 de febrero de 1954 se clausuran definitivamente las Piscinas La Isla que fueron capaces de sobrevivir a los bombardeos y las inundaciones pero que naufragaron definitivamente ante el siempre imparable progreso.

Ese mismo año 1954, nuevas obras en el cauce del río, hacen que la Isla del Manzanares se hunda para siempre.

Anuncios

Acerca de Titinet

No voy a cansaros nada mas empezar. Doy por hecho que vuestro interés no radica en mi persona, sino en lo que a partir de ahora podáis leer en este blog que nace hoy. Así que de mis 55 años de vida, os diré simplemente que soy madrileño de nacimiento y de corazón, que estudie Geografía e Historia y que aparte de la debilidad que siento por la ciudad donde nací, mi gran pasión ha sido siempre y lo seguirá siendo, viajar. Mi padre solía decir que "viajar debería de ser una asignatura obligatoria en todos los planes de estudios" y yo, desde muy pequeño comprendí cuanta razón tenia. Viajar te enriquece, te ayuda a ser mas tolerante con otras culturas, con otras religiones y te ayuda a tener una mente mas abierta y receptiva. Viajar te aporta algo que los libros y las horas de estudio, por mucho que te den, jamas podrá ser igual de enriquecedor. A lo largo de mis muy vividos 55 años, he viajado siempre que he podido, y no ha sido poco. He recorrido prácticamente toda Europa y también he tenido ocasión de viajar a Asia, África y América. Pero por mucho que haya viajado, y tengo intención de seguir haciéndolo, mi ciudad siempre sera Madrid y mi sitio siempre estará aquí. En esta ciudad que me vio nacer y que día tras día me ha ido desvelando sus secretos, contándome sus historias, sus momentos de gloria, sus éxitos, pero también sus miserias, sus dramas y sus fracasos. Una ciudad con un pasado y una historia mucho mas extensa e interesante de lo que muchos conocen. Una ciudad abierta a todos, acogedora y cosmopolita. Una ciudad con una riqueza cultural y humana capaces de sorprendernos en muchas ocasiones. Todo esto es para mi Madrid, y este blog pretende contároslo y haceros participes de la historia y las posibilidades que ofrece esta maravillosa ciudad. Espero que lo disfrutéis. Adelante. Poneos cómodos y sed bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Conservación del patrimonio, Curiosidades y Anécdotas, Guerra Civil, Historia. Guarda el enlace permanente.