¿Sabíais que el oso que aparece en el escudo de la ciudad de Madrid, es en realidad una osa que representa la constelación de la Osa Menor?

El Ayuntamiento de la Villa dice que no hay constancia histórica del genero del plantígrado y por su parte, el ex director general de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento, Juan José Echeverría, asegura que la primera aparición del oso u osa asociada con el concejo de Madrid de la que se tiene constancia, es un “oso pasante” hacia el lado izquierdo, en el siglo XIII.

El oso y el madroño

 El origen parece estar en un pleito iniciado en 1202 con el monasterio de Santa Leocadia por unos terrenos en Toledo, finalizado el cual tras 20 años, se determina que las parcelas sean para el monasterio y los árboles para el concejo de Madrid, por lo que, para que el acuerdo quedara bien sellado y para memoria de todos se acordó que el escudo de la villa llevaría el oso con el añadido de un árbol, y el escudo del cabildo llevaría el mismo animal paciendo en unos pastos. Se modeló de nuevo el escudo al que se le añadió además del árbol una orla azul y sobre ella las siete estrellas de ocho puntas (tres a los lados y una abajo) que antes estaban sobre el lomo del animal. El oso, estaría apoyado con sus patas delanteras en el árbol al para indicar la posesión del mismo en vez de estar pastando en los terrenos. Añade Juan José Echeverría que a principios del Siglo XVI aparecen en el escudo siete estrellas por los siete castillos que rodeaban Madrid o por las siete estrellas de la Osa Mayor. De ahí nace lo de la osa, pero no hay una certeza histórica.

De plata, una osa, de sable apoyada en un madroño de sinople o natural frutado de gules. Bordura de azur cargada de siete estrellas de plataAl timbre, corona real abierta.

Escudo de Madrid en la fuente de la Alcachofa del Retiro

Las estrellas y la osa del escudo de Madrid tienen su origen en las siete estrellas de la constelación de la Osa Menor. Así nos cuenta Juan López de Hoyos, el ilustre preceptor de Cervantes, en su “Declaración de las Armas de Madrid”:

“Tienen las armas de por orla siete estrellas en campo azul, por las que vemos junto al Norte, que llamamos en griego Bootes, y en nuestro castellano, por atajar cosas y fábulas, llaman el Carro, las cuales andan junto a la Ursa, y por ser las armas de Madrid osa, tomó las mismas estrellas que junto a la Ursa, como hemos dicho, andan, por razón de que como en tiempo de don Alfonso VI viniendo a ganar este reino de Toledo, el primer pueblo que ganaron fue Madrid, y para denotar que así como aquellas siete estrellas que andan alrededor del Norte son indicio de la revolución y del gobierno de las orbes celestiales, así Madrid como alcázar y casa real y primeramente ganado, había de ser pueblo de donde los hombres conociesen el gobierno que por la asistencia de los reyes y señores de estos reinos de Madrid había de salir, y también porque este nombre Carpetano, como abajo declaramos, quiere decir Carro, por eso tomó las siete estrellas que en el cielo llamamos Carro”

Escudo de Madrid en la fachada del Palacio Real

Las crónicas hablan de que en el año 1211, el rey Alfonso VIII, rey de Castilla preparó en Madrid una expedición contra la taifa de Murcia. Las huestes del Concejo madrileño ostentaban como enseña el oso prieto en campo de plata. Al año siguiente, en 1212, tuvo lugar la batalla de Las navas de Tolosa. El Concejo de Madrid llevó la vanguardia a las órdenes de Diego López de Haro, señor de Vizcaya. También en esta ocasión ondeó al viento igual enseña. Antonio Álvarez y Baena afirma en su “Compendio histórico de las grandezas de España” del año 1786:

“En el año 1212 no usaba Madrid otras Armas que un Oso. Este tenía dentro de su cuerpo las siete Estrellas, como se comprueba del escudo que todavía ostenta el Ilustre Cabildo Eclesiástico”

Escudo republicano de Madrid

En cuanto al madroño, no se sabe con certeza en qué momento se empezó a asegurar que el árbol del escudo era tal. De hecho, no son pocos los historiadores que afirman dicen que el rey simplemente se pintó un árbol pequeño con frutos rojos para que se distinguieran con claridad. En 1554, el emperador Carlos V distinguió a la ciudad de Madrid con los títulos de coronada e imperial, otorgándole la utilización de la corona real en el escudo. Dicha corona se dibujó sobre la copa del árbol y así estuvo hasta que en el siglo XVII , cuando la corona se cambió a la parte superior del blasón.

Escudo de Madrid en la Fuente de Apolo

En 1859 se estableció el primer escudo de la villa desde la constitución de los ayuntamientos constitucionales. Se componía de dos cuarteles y manteladura. En el cuartel la derecha, sobre campo azur, se encontraba la figura de un grifo de oro. En el de la izquierda, sobre campo de plata, un madroño sinople con frutos de gules y un oso empinado a él, lenguado de gules. En la bordadura del cuartel de azur, se encontraban siete estrellas de oro de cinco puntas. En la manteladura, sobre campo de oro, se encontraba una corona cívica, formada por un trenzado en guirnalda de hojas de roble y una banda carmesí, concedida a la villa de Madrid por las Cortes Españolas en un decreto promulgado el 27 de diciembre de 1822, durante el trienio liberal.

Escudo 8

En el pleno del 28 de abril de 1967, el Ayuntamiento adopto un nuevo escudo. La corona se hizo más grande y las estrellas se distribuían de manera que la séptima se encontraba arriba en lugar de abajo.

“En campo de plata, un madroño de sinople (verde), terrasado de lo mismo, frutado de gules (rojo), y acostado de un oso empinante de sable (negro) y bordura de azur, cargada de siete estrellas de plata; al timbre, corona real antigua”

Escudo corporativo Ayuntamiento de Madrid

Más recientemente, la corporación municipal, dirigida por Alberto Ruiz-Gallardón, adoptó en 2004 un nuevo diseño, como imagen corporativa del ayuntamiento, pero sin sustituir al escudo, con los mismos elementos pero sólo de color azul, incluyendo la leyenda “Madrid”.

Taberna El Madroño 1

 A continuación, un repaso de los sucesivos escudos de la ciudad de Madrid, basándome en la azulejería que podréis ver tras la barra de la taberna El Madroño, situada en el nº 7 de la plaza de Puerta Cerrada. Taberna clásica donde las haya, donde podréis saborear el muy madrileño licor de madroño, una bebida elaborada según una fórmula que los propietarios de la taberna han mantenido en secreto durante años.

Primer escudo.- El primer escudo de Madrid es anterior al año 1200 y representaba un pedernal sumergido en agua, con dos eslabones a los lados entrelazados que frotan una piedra que hacen que de esta salgan chispas. Todo ello estaba rodeado por una cinta azul, en la que podía leerse la  inscripción “Sic gloria labore” y una frase en castellano que decía:

Fui sobre agua edificada, mis muros de fuego son, esta es mi insignia y blasón”

Puerta Cerrada

Leyenda que hace referencia a la gran cantidad de agua existente en el subsuelo de Madrid  así como a  las piedras de sílex con las que estaban construidas las murallas de Madrid, que producían chispas al golpearse con metal y en  las noches en las que el viento soplaba con fuerza, la arena de la ciudad golpeaba contra las murallas haciendo saltar chispas, que hacían parecer que las murallas de la Villa estaban en llamas.

Escudo 1

Segundo escudo.- A partir de 1212 el escudo de Madrid figura un oso, u osa en forma pasante, con siete estrellas en su lomo que representan  la Osa Menor con su correcta posición estando la Estrella Polar en dirección al rabo de la fiera. Este era el estandarte que las Milicias Madrileñas portaron en 1212 en la batalla de las Navas de Tolosa, bajo el mando de Alfonso VIII, rey de Castilla.

Escudo 2

Tercer Escudo.- En 1202, Alfonso VIII concedió los fueros a Madrid por los cuales le permitía disfrutar de las tierras y montes desde Madrid a la sierra y como consecuencia de este  inmediatamente comenzó un pleito entre la Iglesia y el Concejo.La Iglesia, para dejar constancia de su poder frente a los nobles del Concejo de la ciudad, modifica el escudo acuartelándolo y sitúa en el primero y cuarto de ellos un castillo de plata con fondo rojo y en los segundo y tercero una osa pasante paciendo, para indicar claramente y con doble intención reiterada que los pastos y tierras del Castillo de Madrid son de la Iglesia. Tras veinte años de pleito  se acuerda, adjudicar al Concejo los pies de los árboles y la caza , quedando para la Iglesia los pastos y tierras, que circundaban el castillo de Madrid y sus montes.

Escudo 3

Cuarto escudo.- En 1222 y para ratificar el acuerdo por el que tras veinte años de pleito se acuerda adjudicar al Concejo los pies de los árboles y la caza y para la Iglesia los pastos y tierras, que circundaban el castillo de Madrid y sus montes, la Iglesia toma por blasón la Osa pasante y el Concejo la Osa rampante y el madroño, sobre cuyo tronco se apoya el plantígrado.

Escudo 4

Quinto escudo.- En las Cortes celebradas en Valladolid en 1544 el emperador Carlos V concedió a la Villa de Madrid el uso de la corona real, como muestra del agradecimiento del monarca por la curación de las fiebres cuartana que padecía a base de cocciones de hojas de madroño. Como consecuencia de la gratitud real se añadió al escudo de Madrid una corona real encima del arbusto, lo que motivo que a partir de ese momento Madrid fuera “La coronada Villa de Madrid”

Escudo 5

Sexto Escudo.- Durante el siglo XVII la corona paso a estar encima del blasón, aunque al no aumentar su tamaño resultaba claramente desproporcionada en comparación con el escudo. No se  sabe quien modificó el emplazamiento de la corona, aunque algunas teorías al respecto, cuentan con la posibilidad de que fuese algún artesano el que, por decisión propia, colocara la corona en un lugar mas adecuado.

Escudo 6

Séptimo Escudo.- En el año 1842 el Archivero de la Villa acuerda incorporar al blasón un dragón aparecido al realizar obras en la puerta cerrada. Dragón que, según el cronista de la Villa, Ramón Mesonero Romanos, no era mas que una culebrilla que los ciudadanos de Madrid transformaron en dragón  y como tal quedo en el escudo. También se incorporaría una corona cívica en la punta concedida por las Cortes celebradas el 27 de Diciembre de 1822, durante el trienio liberal. Se conservo la corona real concedida por Carlos V pero ya en las proporciones correctas.

Escudo 7

Octavo Escudo.- Durante la II República se mantiene el escudo, cambiándose la corona real por una corona almenada. Tras la Guerra Civil, y aunque se pueden encontrar algunos ejemplos con la corona almenada, se volvería al escudo anterior con corona real hasta la adopción del actual, aprobado en el pleno del Ayuntamiento de Madrid celebrado el 28 de abril de 1967 en la casa de la Villa, donde se acuerda que los elementos fundamentales del escudo de Madrid son el oso y el madroño, las siete estrellas de plata y la corona real, suprimiéndose el dragón y descartando de forma definitiva la corona almenada.

Escudo 9

Y hasta el día de hoy, así escomo podemos ver el escudo de la Villa.

Anuncios

Acerca de Titinet

No voy a cansaros nada mas empezar. Doy por hecho que vuestro interés no radica en mi persona, sino en lo que a partir de ahora podáis leer en este blog que nace hoy. Así que de mis 55 años de vida, os diré simplemente que soy madrileño de nacimiento y de corazón, que estudie Geografía e Historia y que aparte de la debilidad que siento por la ciudad donde nací, mi gran pasión ha sido siempre y lo seguirá siendo, viajar. Mi padre solía decir que "viajar debería de ser una asignatura obligatoria en todos los planes de estudios" y yo, desde muy pequeño comprendí cuanta razón tenia. Viajar te enriquece, te ayuda a ser mas tolerante con otras culturas, con otras religiones y te ayuda a tener una mente mas abierta y receptiva. Viajar te aporta algo que los libros y las horas de estudio, por mucho que te den, jamas podrá ser igual de enriquecedor. A lo largo de mis muy vividos 55 años, he viajado siempre que he podido, y no ha sido poco. He recorrido prácticamente toda Europa y también he tenido ocasión de viajar a Asia, África y América. Pero por mucho que haya viajado, y tengo intención de seguir haciéndolo, mi ciudad siempre sera Madrid y mi sitio siempre estará aquí. En esta ciudad que me vio nacer y que día tras día me ha ido desvelando sus secretos, contándome sus historias, sus momentos de gloria, sus éxitos, pero también sus miserias, sus dramas y sus fracasos. Una ciudad con un pasado y una historia mucho mas extensa e interesante de lo que muchos conocen. Una ciudad abierta a todos, acogedora y cosmopolita. Una ciudad con una riqueza cultural y humana capaces de sorprendernos en muchas ocasiones. Todo esto es para mi Madrid, y este blog pretende contároslo y haceros participes de la historia y las posibilidades que ofrece esta maravillosa ciudad. Espero que lo disfrutéis. Adelante. Poneos cómodos y sed bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Conservación del patrimonio, Curiosidades y Anécdotas, Escultura, Guerra Civil, Historia, Literatura, Monarquía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.