La Quinta de los Molinos, cientos de almendros en flor a tan solo unos minutos del corazón de Madrid.

 De Madrid al cielo, pero antes de que llegue el día del último viaje, los madrileños podemos llegar hasta el paraíso con un simple y rápido viaje en metro. Apenas seis kilómetros y 11 estaciones de la linea 5 del suburbano madrileño separan prácticamente en línea recta, la Quinta de Los Molinos de la Gran Vía. En la calle de Alcalá, a la altura del número 527 se encuentra la estación de metro de Suanzes, con salida en la misma puerta del parque del parque.

Quinta de los Molinos 7 Quinta de los Molinos 8

Quinta de los Molinos 1 Quinta de los Molinos 25

El visitante que acceda desde la calle de Alcalá, el parque tiene otros dos accesos, se encontrara con un hermoso paseo bordeado de plátanos de sombra que nos conduce hasta los numerosos senderos que recorren la finca. El palacete se levanta al fondo del parque con sus arboledas, arroyos, paseos, fuentes, grutas y estanques, a poca distancia de un viejo invernadero hoy día en desuso. El conjunto es realmente magnífico. La Quinta de Los Molinos es un lugar para perderse durante un buen rato y relajarse en un marco incomparable, un auténtico remanso de paz a pocos pasos del ajetreo, el bullicio y el ruido de la gran ciudad, que en este oasis parece realmente lejana.

 Quinta de los Molinos 11 Quinta de los Molinos

 Quinta de los Molinos 19 Quinta de los Molinos 42

La Quinta de los Molinos debe su nombre a la pareja de molinos que se encuentran situados cerca del palacete. Unos molinos, traídos hace mas de cien años desde los Estados Unidos, con la finalidad de extraer el agua de los acuíferos subterráneos que se encuentran en el subsuelo de la quinta y poder así cubrir las necesidades de riego de los numerosos árboles frutales y plantas ornamentales existentes. La finca perteneció a Ildefonso Pérez de Guzmán el Bueno y Gordón, VI conde de Torre Arias y Grande de España. Del conde de Torre Arias la finca pasó a manos del arquitecto alicantino Cesar Corts Botí, tras un acuerdo en el que se contemplaba la cesión de la finca a cambio de la construcción de un palacete para el aristócrata, palacete que estaría situado en la calle del General Martínez Campos de Madrid.

Quinta de los Molinos 29 Quinta de los Molinos 35 

Quinta de los Molinos 40 Quinta de los Molinos 20 

El arquitecto que fue concejal del Ayuntamiento madrileño a principios del siglo XX, diseñó la finca al estilo de los huertos de su Alicante natal, con grandes parcelas dedicadas a los almendros. Poco a poco fue haciéndose con pequeñas fincas colindantes con la propiedad original, hasta conseguir reunir casi setenta hectáreas, una finca a la que quiso imprimir un marcado carácter mediterráneo y agrario. Planto una gran variedad de especies vegetales que se reparten por el parque, los olivos y almendros, probablemente, son los principales protagonistas, pero también hay cipreses, abedules, eucaliptos, platanos, cerezos, mimosas, lilas…

Quinta de los Molinos 10 Quinta de los Molinos 33

Quinta de los Molinos 38 Quinta de los Molinos 37

En la zona más elevada de la finca, construyó en 1925 un palacete donde estableció su residencia habitual, que recuerda al palacio Stoclet de Bruselas, proyectado por Joseph Hoffman, uno de los padres del estilo Secesion nacido en Viena. Es una obra única en Madrid por ese  protorracionalismo secesionista que Cort tradujo y simplifico de forma magistral. En esta misma zona del  la quinta se encuentra la Casa del Reloj y también se puede ver la pista de tenis, una rosaleda, un jardín de estilo inglés, uno de los molinos americanos que dan nombre a la finca, dos estanques gemelos y la estructura del invernadero actualmente vacío. A la muerte del arquitecto, los herederos, a comienzos de los años 80, cedieron 21 hectáreas para el uso de jardines públicos al Ayuntamiento. Una decisión que nos permite disfrutar de este maravilloso lugar, todo un privilegio sin que sea necesario de salir de Madrid.

Quinta de los Molinos 6 Quinta de los Molinos 16

Quinta de los Molinos 23 Quinta de los Molinos 9

Las leyendas urbanas afirman que en la finca hay más de 6.000 almendros, una cantidad sin duda exagerada. Almendros plantados al tresbolillo, una de esas hermosas y sonoras palabras de nuestro rico idioma común, el castellano, que según nos dice el Diccionario de la Real Academia Española consiste en la “colocación de las plantas en filas paralelas, de forma que las de una fila correspondan con los huecos de la fila inmediata, formando de ese modo triángulos equiláteros”. En cualquier caso, el numero de almendros del parque es más que suficiente para, en la época de floración de los almendros, provocar en el paseante una impagable sensación de vida y color, una auténtica explosión que se produce cada año al acercarse la primavera, normalmente en las 2 primeras semanas de marzo, siempre y cuando no se retrase debido a un invierno especialmente crudo.

Quinta de los Molinos 5 Quinta de los Molinos 3

Quinta de los Molinos 34 Quinta de los Molinos 2

Estos árboles, junto con los cerezos, son los primeros en florecer y nos anuncian que por fin ha terminado el invierno. La floración de los almendros es un momento realmente mágico y en este parque de Madrid es tan espectacular y tan tupida, que se puede comparar con la floración de los cerezos que tiene lugar cada año en el cacereño valle de El Jerte. Todo un manto del blanco al rosa pálido, que cubre algunas zonas de este parque madrileño. Si queréis ir a disfrutar de este maravilloso espectáculo de la naturaleza, el mejor momento es al caer la tarde, cuando los últimos rayos de sol se reflejan en sus flores mostrando en toda su belleza sus mil matices de color, aunque en realidad, cualquier momento del día es perfecto para disfrutar de este auténtico espectáculo de la naturaleza.

Quinta de los Molinos 26 Quinta de los Molinos 27

Quinta de los Molinos 17 Quinta de los Molinos 30

La Quinta de los Molinos es uno de los parques madrileños más desconocidos y este es, sin duda, el mejor momento para visitarlo y disfrutar del maravilloso espectáculo de sus almendros en flor, señal de que el invierno se acaba y vuelve a Madrid la primavera con su explosión de vida y color y sus suaves temperaturas, perfectas para pasear. Sin duda un perfecto plan para dejar atrás el duro invierno madrileño y al mismo tiempo seguir descubriendo las mil y una maravillas que nos ofrece Madrid.

Quinta de los Molinos 39 Quinta de los Molinos 12 Quinta de los Molinos 28

Porque en Madrid hay rincones escondidos de esos que a veces, uno querría guardar el secreto de su existencia por una especie de temor a que la multitud los descubra y dejen de tener ese encanto tan especial que los caracteriza. Porque Madrid es mucho más de lo que parece y tiene mucho, muchísimo qué enseñar y ofrecer… Y entre estos lugares esta sin duda la Quinta de los Molinos, un parque situado casi a la vuelta de la esquina, que merece la pena descubrir y disfrutar.

El Capricho

Y si visitar la Quinta de los Molinos no os ha parecido suficiente, algo que sería de extrañar, no muy lejos se encuentra el parque de El Capricho, otra de las joyas casi desconocidas de Madrid. Un precioso jardín que fue propiedad del conde de Barajas, posteriormente palacio y jardín de los duques de Osuna y durante la Guerra Civil, Cuartel General del Frente de Defensa de Madrid.

Pero eso será otro día.

Anuncios

Acerca de Titinet

No voy a cansaros nada mas empezar. Doy por hecho que vuestro interés no radica en mi persona, sino en lo que a partir de ahora podáis leer en este blog que nace hoy. Así que de mis 55 años de vida, os diré simplemente que soy madrileño de nacimiento y de corazón, que estudie Geografía e Historia y que aparte de la debilidad que siento por la ciudad donde nací, mi gran pasión ha sido siempre y lo seguirá siendo, viajar. Mi padre solía decir que "viajar debería de ser una asignatura obligatoria en todos los planes de estudios" y yo, desde muy pequeño comprendí cuanta razón tenia. Viajar te enriquece, te ayuda a ser mas tolerante con otras culturas, con otras religiones y te ayuda a tener una mente mas abierta y receptiva. Viajar te aporta algo que los libros y las horas de estudio, por mucho que te den, jamas podrá ser igual de enriquecedor. A lo largo de mis muy vividos 55 años, he viajado siempre que he podido, y no ha sido poco. He recorrido prácticamente toda Europa y también he tenido ocasión de viajar a Asia, África y América. Pero por mucho que haya viajado, y tengo intención de seguir haciéndolo, mi ciudad siempre sera Madrid y mi sitio siempre estará aquí. En esta ciudad que me vio nacer y que día tras día me ha ido desvelando sus secretos, contándome sus historias, sus momentos de gloria, sus éxitos, pero también sus miserias, sus dramas y sus fracasos. Una ciudad con un pasado y una historia mucho mas extensa e interesante de lo que muchos conocen. Una ciudad abierta a todos, acogedora y cosmopolita. Una ciudad con una riqueza cultural y humana capaces de sorprendernos en muchas ocasiones. Todo esto es para mi Madrid, y este blog pretende contároslo y haceros participes de la historia y las posibilidades que ofrece esta maravillosa ciudad. Espero que lo disfrutéis. Adelante. Poneos cómodos y sed bienvenidos.
Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Conservación del patrimonio, Curiosidades y Anécdotas, Guerra Civil, Historia, Parques y etiquetada . Guarda el enlace permanente.