¿Sabíais que el oso que aparece en el escudo de la ciudad de Madrid, es en realidad una osa que representa la constelación de la Osa Menor?

El Ayuntamiento de la Villa dice que no hay constancia histórica del genero del plantígrado y por su parte, el ex director general de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento, Juan José Echeverría, asegura que la primera aparición del oso u osa asociada con el concejo de Madrid de la que se tiene constancia, es un “oso pasante” hacia el lado izquierdo, en el siglo XIII.

El oso y el madroño

 El origen parece estar en un pleito iniciado en 1202 con el monasterio de Santa Leocadia por unos terrenos en Toledo, finalizado el cual tras 20 años, se determina que las parcelas sean para el monasterio y los árboles para el concejo de Madrid, por lo que, para que el acuerdo quedara bien sellado y para memoria de todos se acordó que el escudo de la villa llevaría el oso con el añadido de un árbol, y el escudo del cabildo llevaría el mismo animal paciendo en unos pastos. Se modeló de nuevo el escudo al que se le añadió además del árbol una orla azul y sobre ella las siete estrellas de ocho puntas (tres a los lados y una abajo) que antes estaban sobre el lomo del animal. El oso, estaría apoyado con sus patas delanteras en el árbol al para indicar la posesión del mismo en vez de estar pastando en los terrenos. Añade Juan José Echeverría que a principios del Siglo XVI aparecen en el escudo siete estrellas por los siete castillos que rodeaban Madrid o por las siete estrellas de la Osa Mayor. De ahí nace lo de la osa, pero no hay una certeza histórica.

De plata, una osa, de sable apoyada en un madroño de sinople o natural frutado de gules. Bordura de azur cargada de siete estrellas de plataAl timbre, corona real abierta.

Escudo de Madrid en la fuente de la Alcachofa del Retiro

Las estrellas y la osa del escudo de Madrid tienen su origen en las siete estrellas de la constelación de la Osa Menor. Así nos cuenta Juan López de Hoyos, el ilustre preceptor de Cervantes, en su “Declaración de las Armas de Madrid”:

“Tienen las armas de por orla siete estrellas en campo azul, por las que vemos junto al Norte, que llamamos en griego Bootes, y en nuestro castellano, por atajar cosas y fábulas, llaman el Carro, las cuales andan junto a la Ursa, y por ser las armas de Madrid osa, tomó las mismas estrellas que junto a la Ursa, como hemos dicho, andan, por razón de que como en tiempo de don Alfonso VI viniendo a ganar este reino de Toledo, el primer pueblo que ganaron fue Madrid, y para denotar que así como aquellas siete estrellas que andan alrededor del Norte son indicio de la revolución y del gobierno de las orbes celestiales, así Madrid como alcázar y casa real y primeramente ganado, había de ser pueblo de donde los hombres conociesen el gobierno que por la asistencia de los reyes y señores de estos reinos de Madrid había de salir, y también porque este nombre Carpetano, como abajo declaramos, quiere decir Carro, por eso tomó las siete estrellas que en el cielo llamamos Carro”

Escudo de Madrid en la fachada del Palacio Real

Las crónicas hablan de que en el año 1211, el rey Alfonso VIII, rey de Castilla preparó en Madrid una expedición contra la taifa de Murcia. Las huestes del Concejo madrileño ostentaban como enseña el oso prieto en campo de plata. Al año siguiente, en 1212, tuvo lugar la batalla de Las navas de Tolosa. El Concejo de Madrid llevó la vanguardia a las órdenes de Diego López de Haro, señor de Vizcaya. También en esta ocasión ondeó al viento igual enseña. Antonio Álvarez y Baena afirma en su “Compendio histórico de las grandezas de España” del año 1786:

“En el año 1212 no usaba Madrid otras Armas que un Oso. Este tenía dentro de su cuerpo las siete Estrellas, como se comprueba del escudo que todavía ostenta el Ilustre Cabildo Eclesiástico” Sigue leyendo

El Madrid de Valle-Inclán. La ruta de Max estrella.

 Hoy os propongo realizar un recorrido por el Madrid de “Luces de Bohemia. Esperpento”, una de las obras más mordaces de D. Ramón María del Valle-Inclán. Esta obra fue escrita por D. Ramón María del Valle-Inclán y publicada por entregas en 1920, para ser luego revisada y reeditada en 1924. Las sucesivas censuras harían que no se estrenara en España hasta 1970. “Luces de Bohemia. Esperpento” se desarrolla en quince escenas: en las doce primeras, a lo largo de una tarde y noche, el periodista ciego y fracasado Max Estrella y su amigo, el canalla Latino de Hispalis, inician un peregrinaje por las calles de Madrid, hasta la muerte del protagonista al amanecer; en las tres últimas, a lo largo de la mañana, tienen lugar el velatorio, entierro con su final tabernario. Algunas lápidas conmemorativas colocadas en las paredes de ciertos edificios nos van recordando a lo largo del recorrido los sucesivos episodios de la obra.

Valle-Inclán 1

Este recorrido se realiza todos los años en lo que se llama “La Noche de Max Estrella” a fines de abril en Madrid, una manifestación cultural y lúdica, creada a imagen del dublinense “Bloomsday”, por iniciativa del escritor Ignacio Amestoy Eguiguren, bajo el patrocinio del Círculo de Bellas Artes de Madrid y convocada por la Irreal academia del Esperpento. La Noche de Max Estrella recorre un itinerario vespertino y nocturno por algunas calles, plazas, plazuelas y callejones del centro Madrid, rindiendo homenaje a D. Ramón María del Valle-Inclán y a los personajes de su obra “Luces de Bohemia. Esperpento”.

Valle-Inclán 3 Luces de Bohemia

El recorrido rescata lugares, ambientes y escenas que de una u otra manera aparecen en la conocida obra de Valle-Inclán y debe su nombre al protagonista principal de la obra. La I Noche de Max Estrella se celebró a lo largo de la tarde y noche del 23 de abril de 1998. Posteriormente, y con la institucionalización de La Noche de los Teatros en el año 2007, la celebración de La Noche de Max Estrella, se incorpora en la programación de la misma, y a partir de la X edición se celebra a lo largo de la tarde noche del día 26 de marzo, víspera del Día Mundial del Teatro, junto con numerosos y variados espectáculos programados tanto en salas de teatro como en calles y plazas del centro de Madrid. Sigue leyendo

La arquitectura perdida de Madrid. Nada esta a salvo de la piqueta – 1ª parte

Edificios del Madrid más antiguo clásico, pero también del más moderno y vanguardista: iglesias, palacetes, edificios industriales, mercados, cines, bancos… obras maestras que desgraciadamente se perdieron y son un ejemplo de la vulnerabilidad del patrimonio arquitectónico de nuestra ciudad. Una arquitectura de la que por desgracia, sólo nos quedan fotografías en blanco y negro.

Bulevar de Sagasta

Dejadez, problemas administrativos, falta de visión o simple especulación… Muchas son las causas que han provocado que decenas de edificios históricos de nuestro país, auténticas joyas arquitectónicas, hayan caído incompresiblemente víctimas de la piqueta. Casi ninguna ciudad de nuestra geografía se libra de estos atentados contra el buen gusto, que tuvo su punto álgido en las décadas de los 60 y los 70.

Templete de la Red de San Luis

Son tantas las perdidas, que resulta difícil llevar a cabo una clasificación medianamente coherente, de modo que los iré subiendo a medida que vaya obteniendo la información correspondiente. En Madrid, estos han sido algunos de los casos más significativos.

Y como por algún edificio hay que comenzar, aquí os dejo cinco de una larga lista de perdidas irreparables.

 La Iglesia de Santa María de la Almudena (S.XI-1868).

Iglesia de Santa Maria de la Almudena

Quienes derribaron el que era, probablemente, el templo más antiguo de Madrid sabían lo que hacían. Santa María de la Almudena creció desde la base de una antigua mezquita de aquel Magerit primigenio. Al menos desde el siglo XI estuvo allí creciendo, modificando su traza, remozándose, ampliándose y dando cobijo a los feligreses madrileños desde que Madrid es Madrid. Nadie como Mesoneros Romanos describió el ambiente costumbrista de la capital y fue en su tiempo cuando surgió la «necesidad» de acabar con el Madrid medieval para convertirlo en una ciudad «moderna». Fue él precisamente uno de los que sugirió que la derribasen en su «Proyecto de Mejoras Generales de Madrid», presentado al Ayuntamiento en 1846. El objetivo era trazar una gran calle que prolongara Mayor hasta laCuesta de la Vega. «Para este grandioso proyecto hay que sacrificar no sólo el edificio de la Armería, sino la parroquia de Santa María, que, aunque pequeña y de ningún valor, es la más antigua de Madrid», dijo. Así se hizo en 1869, demoliéndola a golpe de pico y pala y, con ella, una joya arquitectónica de ocho siglos.

 Otros edificios religiosos tristemente desaparecidos.

Iglesia del Buen Suceso 3

 A la iglesia de Santa María de la Almudena se suman otros edificios religiosos importantes como el Convento de Santo Domingo el Real (1212), uno de los primeros conventos de Madrid, derribado para despejar la plaza que lleva su nombre entre 1868 y 1870. La iglesia de San Juan Bautista (s. XII), célebre por albergar los restos mortales de Velázquez desde 1660, fue también derribada en 1811 por José I Bonaparte para ampliar la plaza. Asimismo corrieron la misma suerte el Colegio de las Niñas de Leganés (1630), derribado para hacer la Gran Vía; el Convento del Espíritu Santo (1684-1841), donde está el Congreso de los Diputados, la Iglesia de San Norberto y Vulgo de los Mostenses (1611-1808), donde se ubica hoy el mercado que lleva su nombre, el convento de San Pascual (1683-1861), en el Paseo de Recoletos, la parroquia de Santa Cruz (s. XIV-1868) y el Convento de Santo Tomás de Aquino (1583-1876), ambas en el solar de la actual Iglesia de la Santa Cruz, las dos iglesias del Buen Suceso (1483-1837), el convento de San Felipe El Real (1547-1838) con sus famosas gradas, el convento de Nuestra Señora de las Victorias (1561-1836), ambos derribados antes de la gran reforma de la Puerta del Sol en 1854, entre otros. Sigue leyendo

El mejor chino de Madrid está en el barrio de Usera, pero no es el único.

Comer en restaurantes de postín está muy bien, lo reconozco. Pero seguramente nada iguala el placer de hacerlo en un lugar barato, sin pretensiones y hacerlo como un rey. Esto es lo que vais a poder comprobar, y disfrutar, cuando acudáis al Royal Cantonés.

Royal Cantones 7

Este restaurante chino, está situado en Usera, un barrio popular del sur de Madrid. Un poco alejado de todo, el restaurante Royal cantonés es una de esas pequeñas joyas que los amantes de la auténtica cocina china no deben perderse. Desde que abrió sus puertas el año 2009, se ha mantenido fiel a una consigna: dar a conocer la auténtica cocina cantonesa y lograr que los paladares españoles, anestesiados por décadas de tristes imitaciones, la descubran tal y como es realmente y aprendan a apreciarla. Sigue leyendo

Madrid desde las alturas. Los mejores miradores y terrazas de la capital de España – 2ª Parte.

Hoy os propongo continuar recorriendo las mejores terrazas de Madrid, ya sea simplemente para disfrutar de las maravillosas vistas de nuestra ciudad, ya sea para comer, cenar o tomar una copa huyendo de los calores del verano madrileño y disfrutando de las alturas y su aire mas fresco. Hoy os pido que me acompañéis en un recorrido por las 10 siguientes de mi lista. Espero que disfrutéis.

11. La Terraza del Casino.

La Terraza del Casino 2 ?????????????????

La Terraza del Casino 1 ???????????????????

Casi tocando con la Puerta del Sol, se encuentra una de las mejores terrazas de laciudad. Se trata de la Terraza del Casino de Madrid (Alcalá, 15). Y al frente de su restaurante nos encontramos a restaurante de Paco Roncero, máximo representante de las vanguardias culinarias nacionales. Esta exclusiva terraza que corona el Casino de Madrid, con unas vistas privilegiadas del centro y de las  cuadrigas que coronan la antigua sede del BBVA situada enfrente, sólo sirve un menú degustación especial con platos innovadores y sofisticados elaborados a base de nitrógeno líquido esferificaciones y otros inventos del genial chef. Aquí no sólo podrás ver las estrellas sino que podrás comértelas porque el restaurante cuenta con dos estrellas Michelín. Precio medio: 135 €. Cerrado sábados mediodía, domingos y festivos. Metro: Sevilla o Sol.

12. El Cielo del Urban y La Terraza del Hotel Urban.

Urban 3

Urban 1 Urban 2

Muy cerca, en el lujoso y vanguardista Hotel Urban (Carrera de San Jerónimo, 34), se encuentra una de las terrazas más lujosas de la ciudad. Destinada a un público sibarita que huye de lo convencional. Dos espacios a nuestra disposición: por un lado, El Cielo del Urban, un espacio de estética industrial, con techos de cristal y hierro, que sirve un elaborado menú degustación y por otro, La Terraza, minimalista y al aire libre, con una carta de platos informales (sushi, jamón ibérico…) y de cócteles y una piscina con tumbonas blancas que se cierra al caer la noche. A ciertas horas las colas son eternas, pero merece la pena intentar subir ya que desde arriba podremos contemplar una de las mejores vistas del Madrid de los Austrias. Precio medio: 50 €. Abierto hasta las 4 de la mañana. Metro: Sevilla o Sol. Sigue leyendo

La Quinta de los Molinos, cientos de almendros en flor a tan solo unos minutos del corazón de Madrid.

 De Madrid al cielo, pero antes de que llegue el día del último viaje, los madrileños podemos llegar hasta el paraíso con un simple y rápido viaje en metro. Apenas seis kilómetros y 11 estaciones de la linea 5 del suburbano madrileño separan prácticamente en línea recta, la Quinta de Los Molinos de la Gran Vía. En la calle de Alcalá, a la altura del número 527 se encuentra la estación de metro de Suanzes, con salida en la misma puerta del parque del parque.

Quinta de los Molinos 7 Quinta de los Molinos 8

Quinta de los Molinos 1 Quinta de los Molinos 25

El visitante que acceda desde la calle de Alcalá, el parque tiene otros dos accesos, se encontrara con un hermoso paseo bordeado de plátanos de sombra que nos conduce hasta los numerosos senderos que recorren la finca. El palacete se levanta al fondo del parque con sus arboledas, arroyos, paseos, fuentes, grutas y estanques, a poca distancia de un viejo invernadero hoy día en desuso. El conjunto es realmente magnífico. La Quinta de Los Molinos es un lugar para perderse durante un buen rato y relajarse en un marco incomparable, un auténtico remanso de paz a pocos pasos del ajetreo, el bullicio y el ruido de la gran ciudad, que en este oasis parece realmente lejana.

 Quinta de los Molinos 11 Quinta de los Molinos

 Quinta de los Molinos 19 Quinta de los Molinos 42 Sigue leyendo

Vallecas descubre su pasado barroco en la capilla de Nuestra Señora del Rosario.

 

La iglesia parroquial de San Pedro ad Víncula de Vallecas se construyó según un proyecto de Juan de Herrera lo largo del siglo XVI, conservando como elemento más antiguo gran parte de la original torre mudéjar, posteriormente reformada por Ventura Rodríguez en el siglo XVIII.

El cuerpo de la iglesia mantiene elementos góticos, renacentistas y barrocos y cuenta con varias capillas de gran valor arquitectónico adosadas al templo que se construyeron a lo largo de los siglos XVII y XVIII. Tiene planta basilical de tres naves con cinco tramos y un presbiterio cuadrado. Los pilares, que dividen las naves, son de fábrica del siglo XVII. La nave central se cubre con bóveda de cañón ligeramente rebajada y con molduras geométricas; las naves laterales, con bóveda de arista. Crucería de combados en el crucero y brazos del crucero con bóveda de cañón y con lunetos. Coro en alto a los pies ocupando el ancho de las tres naves. El templo está declarado Bien de Interés Cultural, la máxima protección que contempla la legislación vigente.

Con motivo de las obras de restauración y conservación que el gobierno regional está realizando en la iglesia desde 2012, se ha logrado recuperar la arquitectura interior del templo proyectada hacia 1670, han salido a la luz restos de bóvedas y pinturas de la primera mitad del siglo XVII que hasta ahora se encontraban ocultos en la capilla de Nuestra Señora del Rosario. El estudio de los huecos de la fachada condujo a los investigadores y restauradores al convencimiento de que tras los muros se ocultaba una capilla anterior. Las nuevas catas y demoliciones realizadas tras llegar a esta conclusión han permitido descubrir restos de bóvedas y pinturas de la primera mitad del siglo XVII, así como un arco o ventana de conexión con la iglesia en estilo herreriano. En la actualidad, se intenta confirmar la identidad, tanto del arquitecto y como del autor de la decoración de esta capilla.

Se trata de una capilla-camarín, situada junto a la cabecera de la iglesia, dedicada a la Virgen del Rosario. Una capilla que, a lo largo de los años, ha sido utilizada como sacristía o como capilla del Santísimo. Este tipo de construcción está considerada como una de las aportaciones más originales de la arquitectura barroca española. La capilla de Nuestra Señora del Rosario es el resultado de diversas fases, tanto constructivas como decorativas: una primera fase se habría llevado a cabo durante el primer tercio del siglo XVII, cuando, una vez concluidas las obras de la iglesia, se levantó un camarín de planta cuadrangular cubierto con una bóveda de aristas, con una pequeña puerta adintelada ubicada en el muro norte que permitía la comunicación con el presbiterio y un arco abierto en el muro oeste para colocar la imagen de la Virgen. La bóveda y el arco presentan una decoración vegetal y geométrica a base de azules, verdes, ocres y dorados. En una segunda fase, hacia 1651, se amplió la capilla, dividiéndose el espacio interior en dos, uno cuadrangular cubierto por la cúpula y otro rectangular, más pequeño, con bóveda de cañón, destruyéndose parte de la primitiva bóveda de aristas, quedando el resto oculto. Por último, entre finales del siglo XVII y principios del XVIII la capilla es redecorada de nuevo, en esta ocasión con pinturas atribuidas hasta el momento, al pintor madrileño Juan Vicente Ribera, basándose en la similitud estilística que presenta la decoración, con la capilla de las Santas Formas de  Alcalá de Henares, obra de este artista.

Un hallazgo de gran importancia, por tratarse de uno de los primeros ejemplos de camarín barroco de España, así como de uno de los conjuntos decorativos más interesantes de la región madrileña.